La masonería es un tema fascinante para muchos en el mundo profano, con algunos conceptos errados y otros muy vagos. Aunque parezca extraño, para muchos masones también la masonería no es comprensible. Desde 1717, comienza la era moderna o especulativa, con errores en su comprensión, e incluso los primeros líderes fueron masones con pensamientos religiosos, dogmáticos y prejuiciosos; los landmarks es un producto de esto y origen de divisiones.

Nuestra augusta institución no es dogmática, es libre y practicante de las virtudes. Aunque la masonería está basada en la razón, es una institución iniciática, dedicada al sendero espiritual, que es muy diferente a la religión, que están basadas en el dogma y la fe.

El masón no cree, comprende. Pero así somos los masones: extraños para muchos, dementes para otros y en el mundo intelectual somos fascinantes. Se pregunta el mundo profano: ¿lo irracional contradice a lo racional? Para los masones no, porque todo el universo se analiza desde el punto de vista de la razón y de lo científico, pero cuando nos indagamos: ¿de dónde venimos, qué hacemos aquí y hacia dónde vamos?, comienza lo que llamamos el sendero iniciático, que solo se comprende en nuestro ser interior, donde habita el origen de todo por el todo. Por lo tanto, no se contradice la razón y lo espiritual. En otras palabras: debe haber un equilibrio entre el cerebro y el corazón.

Entre otros errores de comprensión sobre la masonería, que es una institución en la que el hombre y la mujer se perfeccionan, sobre todo en el campo moral. Aunque nuestros símbolos nos instruyen también en lo moral, no es lo fundamental, por lo siguiente: cuando un profano es aceptado ser iniciado en nuestros augustos misterios, es porque se le reconoce que es una persona Libre y de buenas costumbres. Para corregirse moralmente o ser una buena persona, están las religiones.

En una institución como la masonería, el que es malo de corazón, resalta demasiado, y los hay bastantes. Hay un refrán que dice: “Caras vemos, corazones no sabemos”, por este motivo dentro de nuestra institución estas personas causan problemas, descontentos e incluso divisiones. Pero ¿la masonería tiene cabida en estos tiempos en la humanidad? Es posible que esta pregunta se haya realizado en todos los tiempos pasados, somos una institución milenaria. La masonería como institución, basada en la razón, se adapta en todo tiempo, porque en el sendero iniciático no es necesario, el mundo espiritual  fue, es y será siempre, está más allá de lo físico, espacio y el tiempo.

Grandes maestros como Jesús, Buda, Mahoma, etc., líderes espirituales, de sus prédicas se formaron religiones, tergiversando sus enseñanzas y hacen parte del pensamiento masónico. En lo relacionado con la razón, se destacaron grandes maestros del pensamiento como: Platón, Sócrates, Solón, Arquímedes, Heráclito, Epicuro, Sófocles, Diógenes, Pitágoras,  etc., los cuales son bases para la teoría del conocimiento. Al masón lo caracteriza ser un investigador, lector y muchos escriben sus comprensiones como los QQ.HH. Rene Guenon, Fermín Vale Amesti, Blavaski, Annie Bisant, y muchos otros que nos nutren con sus conocimientos.

El masón tiene un proceso de estudio individual dentro de la institución, donde son guiados por maestros. No tenemos textos oficiales, solo los rituales que nos une espiritualmente e indica la forma de cómo  reunirnos. La masonería siempre es actualizada porque enseña a ser seres humanos libres, no sometidos a dogmas, y esto nos aleja de algunas religiones. Una cosa es creer y otra es comprender, aquí está el meollo con la religión.

En los tiempos modernos vemos cómo la ideología es reemplazada por las ideas financieras, el cuidado extremo del cuerpo físico, cirugías estéticas, etc. El ser humano se volcó a lo material contrariando las directrices espirituales de los maestros Jesús y Buda, que predicaron el desprendimiento y la austeridad. En el mundo moderno el ser humano vale más por lo que tiene y no por su estado elevado de conciencia, es un ser sin vida espiritual. El ser humano es dual: espíritu y cuerpo, y lo espiritual es lo que lo lleva a buscar esa relación que tiene con lo divino que lo lleva a la verdad  y a ser libre. La masonería es para abrir conciencia y considera que hay algo más trascendente, más allá de lo físico. La masonería siempre estará presente en el tiempo en este plano.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo