Hace cinco años, el 7 de enero de 2015, un comando terrorista irrumpió en la sala de redacción del semanario Charlie Hebdo, donde se encontraban reunidos su director, Stéphane Charbonnier, con la plantilla de redactores y los destacados caricaturistas Cabu y Wolinski. Todos fueron masacrados al grito de “Allahu akbar” (Allah es el más grande), proferido entre ráfagas de kaláshnikovs.

El editorial de L’Echo, al día siguiente del atentado, tituló así: “No solo ha sido herida mortalmente la libertad de prensa sino los valores de la República”. Thierry Desjardins, director adjunto de Le Figaro escribió al día siguiente del atentado: “Los islamistas pretenden destruir la civilización occidental, la democracia, los derechos del hombre, la igualdad entre hombres y mujeres, el progreso como nosotros lo concebimos”.

Francia no termina de comprender que la concepción de la yihad o guerra santa contra los infieles, que pretende la creación de un califato mundial, está multiplicando sus asaltos en su guerra a muerte contra Occidente. El islam fundamentalista no acepta críticas y considera enemigo e infiel a todo aquel que piense diferente a sus dogmas.

Charlie Hebdo ya había sido víctima de atentados y hostigamientos, entre otros el incendio de su sede, debido a que desde 1970 ha mantenido una línea editorial caracterizada por un humor incisivo y una crítica mordaz hacia cada gobierno de turno, políticos, empresarios, la Iglesia, los judíos y en especial el islam radical, siendo sus icónicas caricaturas fuente de comentario en todos los bistrots de Francia. Sus denuncias sobre corrupción han contado siempre con fuentes bien documentadas, por lo que presidentes, empresarios y políticos le temen.

Entre las caricaturas sobre el islam que supuestamente provocaron el ataque de ese día, se destacaba una en la que Mahoma, arrodillado y maniatado, está a punto de ser degollado por un encapuchado, a quien el profeta le dice: “Yo soy el profeta, idiota!”, a lo que el verdugo responde: “¡Jódete, infiel!”, queriendo expresar con esto la psicopatía de los yihadistas de ISIS, quienes incluyen entre sus enemigos no solo a judíos y cristianos, sino a musulmanes chiitas y sectas que no aceptan la Sharia o Ley Islámica.

Una caricatura, más allá́ del humor, sea este cínico o irreverente, es en el fondo una reflexión inteligente sobre el acontecer de nuestra sociedad. El caricaturista, dotado de una visión aguda e incisiva, es el traductor de los sentimientos de impotencia y, a veces, de indignación de los lectores víctimas de los abusos del poder o ante cualquier hecho o noticia que les cause desasosiego. Eso no tiene cabida en la dogmática moral musulmana y sus equivalentes en Occidente del fascismo y el comunismo, en fin, de todos los totalitarismos que tratan de imponer una visión unilateral y reduccionista al resto de la sociedad, acompañada por un lenguaje que se afirma en el resentimiento, el odio y la violencia contra aquellos que no comparten su visión del mundo. Es parte de una psicopatía política que busca destruir el derecho y la libertad de pensamiento, negando la construcción de la verdad social, que en democracia es el producto del conjunto de subjetividades que la conforman. Es por eso por lo que André Glucksmann se refiere al “terror como la última ratio de cualquier estrategia totalitaria”.

Volviendo a la terrible efeméride, reproduzco un extracto del editorial del diario El País con el que se pronunció ese día sobre el ataque contra Charlie Hebdo: “Sin libertad de expresión no hay democracia, los fanáticos, los bárbaros que han atacado a Charlie Hebdo, son, simplemente, enemigos de la democracia, es decir, de nuestra civilización”.

Pienso que, frente al mal y el silencio que este trata de imponer, el individuo es impulsado a afirmar su humanidad y su dignidad armado de palabras (…y de caricaturas), como un dictado infalible de su propia supervivencia espiritual, moral y cultural, con las que ejerce plenamente su libertad.

 

[email protected]

www.edgarcherubini.com

@edgarcherubini


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo