La universidad ha sido abandonada a su suerte, se le han negado los recursos requeridos para potenciarse y contribuir a la reactivación del país. Con el agravante de que toda su comunidad (estudiantes, obreros, administrativos y docentes) ha sido duramente golpeada, constantemente maltratada y hasta despreciada. Sus trabajadores están pasando por un terrible estado de pobreza y miseria que les impide vivir dignamente y cumplir con la misión establecida en la carta magna y la Ley de Universidades (y que por el contrario les obliga a emigrar o dedicarse a otro oficio en perjuicio de la misma universidad y Venezuela).Ver: Instituciones universitarias (06-02-2019) https://bit.ly/35pCqWX

“…El sueldo no garantiza la vida del trabajador y ahora también se pretende que el docente soporte también toda la infraestructura tecnológica y su capacitación para cumplir con la modalidad educativa…Las estructuras del gobierno nacional y las propias autoridades de la universidad recurren al sentimiento del ‘amor por la universidad’, lo que conlleva a una manipulación psicológica que pareciera tener como objetivo crear culpa en la conciencia de los profesores… Se recurre así al último sacrificio para ‘salvar la universidad’, a que los profesores lleguen caminando a la institución, a que pierdan más masa corporal… que anden en harapos o más grave aún para la institución, que tengan que trabajar en otro sitio o… vendiendo cosas para poder pagar el amor por la universidad y así ésta siga viva. Desde hace muchos años los profesores pagamos por ir a trabajar a nuestra propia universidad…” (Comunicado de Apunet, 09-09-2020) Ver: https://bit.ly/2FgJlqw

“…Los trabajadores no tenemos ni la más mínima condición para reincorporarnos a las actividades; en primer lugar recibimos en bolívares devaluados, un salario de hambre, que solo permite al mes la compra de 3 productos de la cesta básica, tanto los trabajadores activos como los jubilados no tenemos HCM, ni siquiera para un caso de emergencia, mucho menos para cubrir los gastos de medicamentos, hospitalización, cirugía y maternidad, ni gastos funerarios; varios miembros de nuestra comunidad han fallecido durante esta pandemia, en una situación precaria; no podemos, aun con todo el sentido de pertenencia que tenemos para con nuestra Universidad, seguir sacrificando la salud y la vida de los trabajadores…” (Comunicado de la Aeaunet, 10-09-2020) Ver: https://bit.ly/3k5TZ27

“En este momento, las clases presenciales están descartadas. Para proteger la vida de estudiantes y profesores, empleados y obreros, solamente se iniciará la modalidad presencial en el caso de los cursos que no puedan ser impartidos a distancia, y luego del descenso sostenido y significativo, validado por expertos de la curva de contagio de la covid-19…” (Comunicado de la Fapuv, 09-09-2020) Ver: https://bit.ly/2RaWwfc

Dejando a un lado la practica consuetudinaria del gobierno nacional de politizar y criminalizar todo aquel o aquello que se le opone, definitivamente debe asumir con absoluta franqueza la metanoia o corrección fraterna debida que reclama la realidad misma de la nación venezolana (lo mismo aplica para una gran mayoría de opositores al oficialismo).

Consiguientemente, en plena armonía con sendos comunicados reseñados en los párrafos anteriores  por parte de dirigentes gremiales universitarios (Aeaunet, Apunet y fapuv), valga retrotraer al respecto algunas consideraciones y proposiciones formuladas:

Comunicación al presidente Trump (09-10-2019). Ver: https://bit.ly/3hgViK0

La crítica situación que padecemos en Venezuela debido a una gestión de gobierno contradictoria y alejada del proceder pragmático, dejó de ser contingencia para transformarse en una cuestión de supervivencia, producto del afianzamiento sostenido y sistemático de la emergencia compleja nacional, con afectación directa en la dimensión humana, particularmente a lo que refiere a la destrucción o ruptura del sistema de salud y a la persistencia del poder adquisitivo negativo. En síntesis, es un hecho público y notorio el estado de quiebra, descapitalización patrimonial y pobreza crítica en que se encuentra el venezolano.

Muestra de ello el desabastecimiento de alimentos (casi 100%), de medicinas e insumos médicos (superan el 90%) que agravaban los niveles críticos en desnutrición y casos de fatalidad humana por falta de atención médica calificada y colapso del sistema de salud nacional. Con el agravante de la masiva emigración a otros países de jóvenes talentosos y personal formado-capacitado.

Consecuentemente, a tenor de lo anteriormente planteado y formulado se establecen más que interrogantes tres premisas fundamentales sobre la gravedad de la situación:

I) En nuestro país se juega un ajedrez geopolítico mundial, pero si nos negamos a comprender lo que está ocurriendo y se mantiene el mismo patrón de conducta, insistiendo en la cultura de la conflictividad e intolerancia, la fuerza de las armas, la irracionalidad de la violencia y el discurso pendenciero, la situación actual tenderá a empeorarse, y lamentablemente la “maldición del petróleo” se consumará definitivamente. Todo ello con el agravamiento de los desequilibrios macroeconómicos y los daños colaterales que se derivan.

II) Las sanciones económicas y financieras a la riqueza nacional, el bloqueo comercial, el aislamiento internacional o “asfixia” inmisericorde de cualquier tipo (alimentos, medicinas, electricidad, gas, telecomunicaciones, etc.), a quien perjudican real y directamente es a la nación entera.

III) Mientras siguen algunos actores con su conflictividad política irracional, sea propicio y pertinente que se tengan en cuenta algunos factores de la matriz “coup”:

a) Elecciones:según la lógica política (pero falacia constitucional) que asumieron como verdadera un cierto número de ciudadanos, presidentes de países, así como representantes de instituciones nacionales e internacionales, en el lapso de los 30 días pautados por el artículo 233 de la carta magna, tenía que haberse convocado a elecciones en un tiempo perentorio para elegir al presidente de la República (por ejemplo, a finales de 2019). Lo que hubiese significado que en este momento la gran mayoría de la sociedad venezolana y la comunidad internacional  estuviéramos realizando los esfuerzos pacíficos, diplomáticos e institucionales para conformar un Consejo Nacional Electoral renovado y encaminados en un proyecto y cronograma electoral  con altos niveles de transparencia y credibilidad.

b) Sanciones: Del informe Economic Sanctions as Collective Punishment: The Case of Venezuela(Weisbrot, M.  and Sach, J.  April 2019), publicado por el Centro para la Investigación Económica y Política, se deduce que por cada día que transcurre mueren alrededor de 56 venezolanos como consecuencia directa de las  sanciones y bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por el  gobierno de Estados Unidos a Venezuela. Referencia:“Graves daños al pueblo venezolano” https://bit.ly/2YeZukq

c) Desdolarización: El petróleo es uno de los mercados más importantes del planeta y al menos en 80% de las transacciones a nivel mundial se emplea la divisa de Estados Unidos. Consecuentemente, se adelanta un proceso de “desdolarización”, lo que significa en la práctica una pérdida de espacio monetario del “petrodólar” y la economía estadounidense: 1) China es la mayor demandante o importador de petróleo a nivel mundial. Ha mantenido un incremento sistemático de sus reservas estratégicas de petróleo (plan de acumulación), al mismo tiempo que está implementando un renovado  sistema de pago que deja al margen el dólar. 2) Rusia desarrolla una premeditada estrategia de reducir la dependencia del dólar al vender progresivamente sus valores del tesoro de Estados Unidos y acrecentar el nivel del “activo refugio” que representa el oro (compra récord en 2018 de 274 toneladas).

d) Crisis: Estamos en la antesala de una crisis global sin precedentes caracterizada por la violación o desconocimiento en plena flagrancia e impunidad del derecho constitucional e internacional, el agravamiento de la guerra comercial o arancelaria entre China y Estados Unidos, el resurgimiento de la guerra fría entre Estados Unidos y Rusia, y la disfuncionalidad o colapso del sistema económico mundial: i) recesión técnica  y  desaceleración económica, ii) países sobreendeudados y venta masiva de deuda, iii) desinversión, cierre de empresas, aumento del desempleo y altos niveles de inflación, iv) protestas sociales, etc.

e) Perversidad:En el ámbito nacional venezolano, continuar con un modelo de economía política equivocado y basado en los sistemas de precios controlados o diferenciados que han dado vida y reproducción al “juego perverso de la inflación y devaluación” (palpado en el peso “always” más que en el Dólar Today) que siguen destruyendo  la economía real, y lo peor, haber eliminado la meritocracia y degradado a niveles decadentes de miseria a la población venezolana en su conjunto, y entre ellas la “desaparición” progresiva de la universidad, su autonomía y toda su comunidad.

NNV-Universitaria (25-07-2020). Ver: https://bit.ly/32kmFi5

Entonces, la “nueva normalidad de la vida universitaria” (NNV-Universitaria) o antes  que pretender  reiniciar la actividad docente en función de procesos educativos bajo la modalidad virtual, se debe  esclarecer o clarificar las condiciones básicas sobre las cuales se sustentará lo “sembrado”:

Uno: Reconstrucción de las infraestructura universitaria (mínimo 5.000 millones de dólares) partiendo de la formulación, evaluación y ejecución  de un “Plan Integral” (PIRU).

Dos: Estructura salarial indexada partiendo de un salario mínimo vital equivalente a 1.500 dólares.

Tres: Contar con un modelo de educación virtual a distancia (EVAD) a desarrollarse  por etapas. Referencia 2: https://bit.ly/3f2Wrnr

Cuatro: Conflictividad política irracional cero, en el sentido de que los representantes gremiales y sindicales, al igual que las autoridades universitarias, basen su accionar en los postulados de la política universitaria y no en la política partidista, pero también que el gobierno nacional deje a un lado el empeño de considerar a las universidades como enemigas políticas y  cumpla con la obligación constitucional de apoyar y aportar los recursos a favor de la gestión institucional universitaria.

Cinco: Cumplir a cabalidad la “parábola del sembrador”, es decir, hacer prevalecer la palabra viva y sagrada de Dios, fuente de sabiduría y de verdad. Todo el conocimiento científico y el poder político no tienen fundamento sin el aprendizaje significativo proveniente del Evangelio.  Referencia 3: https://bit.ly/3jAAf7v

Cerrazón (05-09-2020). Ver: https://bit.ly/3ipwsck

Es oportuno y pertinente recalcar algunos aspectos relacionados con la Circular Unet número 11 del 31-08-2020:

  1. i) El plan operativo propuesto por las autoridades académicas de la universidad que “oriente a los profesores a prepararse e informarse  sobre las tecnologías digitales disponibles para la enseñanza”.
  2. ii) Los mecanismos e instrumentos prácticos de motivación e incentivos para la toda la comunidad universitaria: salarios, HCM, becas, salida de campo e industriales, etc.

iii) El memorándum de intención por parte de todos los responsables de la institución, de hacer prevalecer la política universitaria y deslindarse o desligarse de la dependencia de los lineamientos de la política partidista.

  1. iv) Un pronunciamiento científico institucional acerca de la crisis sanitaria mundial: causas, consecuencias y “nueva normalidad”
  2. v) El plan de acción ejecutivo con el gobierno nacional en la procura de la reconstrucción, recuperación y reactivación de la infraestructura universitaria.

Fuente: “Perspectiva Económica y Académica Contemporánea”. UNET. Años: 2018 al 2020.

[email protected]

@tipsaldia


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo