Las realidades económicas en deterioro, los agravios públicos por la corrupción y las rivalidades entre hermanos salen a la luz cuando el covid-19 devasta el reino.

Rey Abdullah de Jordania

Durante décadas, el reino de Jordania ha sido uno de los aliados estadounidenses más cercanos y confiables en el Medio Oriente. El establecimiento político estadounidense y sus aliados occidentales han visto a Jordania como un bastión de estabilidad y moderación en una región históricamente conflictiva. Sin embargo, las percepciones en Washington y en otras capitales aliadas no siempre se ajustan a las realidades sobre el terreno en otros lugares.

La familia real de Jordania se enfrenta claramente a su crisis interna más grave en décadas. Las rivalidades entre los medio hermanos el rey Abdullah y el príncipe Hamza se originan, y posiblemente son anteriores, cuando en 2004 el rey reemplazó a Hamza como príncipe heredero con su propio hijo, Hussein. Desde entonces Hamza, el otrora heredero aparente, ha sido marginado.

Sin embargo, detrás de las intrigas palaciegas hay serios factores existenciales, incluida la situación económica en rápido deterioro del reino y los crecientes agravios públicos, particularmente por la corrupción, que se han estado gestando durante años. El statu quo se ha visto exacerbado y acelerado exponencialmente por la pandemia global del covid-19.

La crisis actual claramente no fue un intento de golpe de Estado, sino un esfuerzo liderado por el príncipe Hamza, con el apoyo de otros, para aumentar su posición pública e influencia como la voz de facto del reino para la reforma, particularmente contra la corrupción endémica. Sin embargo, seguirá siendo objeto de debate si esto se debió más a un sentido de ganancia personal y al ajuste de cuentas, o al servicio público a la nación, o posiblemente una combinación de ambos factores.

Al ser detenido, el príncipe Hamza emitió un comunicado público: “El sistema gobernante ha decidido que sus intereses personales, intereses económicos, que su corrupción es más importante que la vida, la dignidad y el futuro de las 10 millones de personas que viven aquí”.

En esencia, Hamza quería convertirse en el punto focal para la expresión y exposición de los agravios populares en Jordania que atraería a muchos ciudadanos comunes que se sentían privados de sus derechos y desencadenaría un debate público más amplio sobre el futuro político y económico de la nación. Políticamente, podría justificar su posición como una necesidad para el bien del país y una respuesta al creciente descontento público.

Para el rey Abdullah esto fue más que una disputa familiar interna, se trató de un intento de toma de poder.  Es decir, un desafío directo y abierto para socavar su autoridad, legitimidad y credibilidad en casa, en la región e internacionalmente.  De ahí la decisión del rey de confrontar de inmediato a su medio hermano y neutralizarlo rápidamente.

Para dar sus frutos, la iniciativa del príncipe Hamza habría implicado organizarse políticamente, movilizar a la opinión pública y aprovechar una base de apoyo entre una amplia muestra representativa de jordanos y, en particular, entre las tribus, que históricamente han sido la columna vertebral de la monarquía.

Además, es probable que el príncipe Hamza ya haya tomado la iniciativa al celebrar reuniones y consultas preliminares con elementos tribales agraviados y otras facciones en los escalones superiores de la sociedad jordana, y posiblemente más allá.

En una conferencia de prensa, esto fue a lo que probablemente se refería el ministro de Relaciones Exteriores de Jordania, Ayman Safadi, como “movimientos” y “complots” que socavan la estabilidad y la seguridad del reino.

El rey Abdullah parece haber logrado su objetivo clave de neutralizar al príncipe Hamza, al menos a corto plazo.  Sin embargo, la amenaza constante de inestabilidad y malestar público en Jordania sigue siendo real a largo plazo. Si el rey Abdullah no aborda adecuadamente los crecientes agravios públicos en su búsqueda por modernizar el reino con el tiempo, los resultados podrían resultar desastrosos para Jordania, el Medio Oriente en general y los intereses occidentales en la región.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo