Sigfried RJ Eisenmeier es nuestro invitado a la presente entrega de “Las caras de quienes construyen movilidad en América Latina”.

Sigfried es alemán, residenciado en México, y se autodefine como científico social, con amplia experiencia en temas de tecnología, movilidad urbana, ciudades inteligentes y políticas públicas. Este joven profesional, es egresado de la maestría de Development Studies en la Universidad de Oxford. Tiene experiencia profesional en asuntos gubernamentales, desarrollo internacional, políticas públicas y cooperación internacional, centrándose en la intersección entre tecnología, política y sociedad. Ha trabajado en movilidad y transporte urbano, accesibilidad y multimodalidad, además de las muy famosas “Smart Cities”, aprovechado la tecnología para crear valor para la sociedad.

Nuestro invitado de hoy, se encuentra desempeñándose como Gerente de Políticas Públicas y Asuntos Gubernamentales, para la empresa transnacional de transporte por plataforma DiDi, en México, encargado del encausamiento de los datos y la tecnología para la mejora de la calidad de vida de las personas. Durante su prolífica carrera laboral, ha estado ejerciendo cargos de importancia en fundaciones y agencias de cooperación internacional, al igual que de voluntariado, que le ha permitido conocer realidades en distintos países de América Latina y Europa. Entre los proyectos de los que ha asumido responsabilidad directa y que es reciente aplicación –además muy en tendencia-, está el Smart Transportation, que usa la data de los vehículos conectados a la plataforma de DiDi para monitorear el tráfico en tiempo real en las ciudades. Esta información se presenta a través de un tablero de control visual e interactivo al cual le dan acceso a las autoridades. En una segunda etapa, el proyecto buscará optimizar los semáforos para reducir los niveles de congestión. Actualmente, este proyecto se está implementando en Guadalajara, México, donde DiDi monitorea 320 intersecciones en tiempo real, así como en Puebla, México, donde se monitorean 170 intersecciones. Las optimizaciones han generado buenos resultados: en Guadalajara, redujeron el tiempo de retraso, dependiendo del horario, de 14% a 29% en la Av. Hidalgo, siendo un resultado consistente en el tiempo y, tomando en cuenta las restricciones relacionadas al covid-19. Haciendo un ejercicio de proyección, estos resultados tienen el potencial de traducirse en importantes impactos para la sociedad: 1.100 horas ahorradas al día o 403.020 horas ahorradas al año y, asumiendo un valor del tiempo (promedio) de 65 pesos mexicanos por hora (unos 3,25 dólares americanos) que establece el Instituto Mexicano de Transporte, se pueden llegar a ahorrar 72.000 pesos al día o 24,4 millones de pesos al año. De igual manera, esta reducción de congestión se estima haya coadyuvado a evitar 70 toneladas de emisiones con efecto invernadero al año.

Por todo lo narrado, me complace traerles esta interesante entrevista, siendo que Sigfried, por sus actuaciones a través de hechos tangibles, aporta a la transformación positiva de las localidades en las que ha tenido oportunidad de laborar y, por ello lo considero una persona clave para el desarrollo de la movilidad segura y sustentable Latinoamérica y otros lugares del mundo. Es un honor poder traerles la opinión especializada de este profesional, que transcribo en lo adelante de este artículo.

Siendo Ud. un profesional joven con vasta experiencia, que lo ha llevado a ejercer profesional y filantrópicamente en distintos países de Latinoamérica y Europa, siempre en favor de la movilidad y el desarrollo urbano, el uso de datos para la investigación y la parte académica, ¿qué opinión le merece el momento que viven las ciudades mexicanas con la crisis actual exacerbada con la pandemia del coronavirus?

Aquí estoy pensando en dos cosas: derechos y oportunidades. Las ciudades son lugares donde las personas deben tener acceso a ejercer sus derechos (salud, seguridad, educación) y a las oportunidades que ofrecen las mismas. Los dos aspectos no se pueden realizar sin acceso. Y para tener acceso, las personas necesitan moverse. La pandemia ha reducido esta movilidad para bien y para mal. En este sentido, las ciudades mexicanas y del mundo están pasando por una transformación por la pandemia. Modos de transporte como la bicicleta se están volviendo más importantes. Al mismo tiempo, la seguridad sanitaria es una preocupación muy grande de las personas y los modos existentes tienen que adaptar sus procesos de operación para tomarlo en cuenta.

Dado su conocimiento de la región, ¿cómo visualiza las ciudades en Latinoamérica, luego de pasado este período de turbulencia al que hemos estado sometidos? ¿Conoce de planes en algún país, debidamente estructurados para ello, para evitar la improvisación, luego de superada la contingencia?

Todos los actores (sector público, sector privado, sector civil) han tenido que adaptarse durante la pandemia. Un aprendizaje principal para mí ha sido el uso de la data y de la tecnología para analizar, monitorear y también para trabajar de manera descentralizada. Esta habilidad de adaptación y el uso de tecnología, nos va a permitir estar más preparados en el futuro. Un ejemplo son las herramientas como el proyecto de Smart Transportation de DiDi. Esta herramienta les permite a las autoridades monitorear los niveles de actividad urbana – tanto en tiempo real como comparando diferentes momentos en el pasado -. Herramientas como esta son claves para la creación de políticas públicas basadas en evidencia.

Ahora bien, estando usted desempeñándose laboralmente desde hace aproximadamente dos años en una importante empresa de transportación apoyado con plataforma móvil, con presencia global, y estando basado en México, ¿cómo ha venido a integrarse el transporte individual motorizado al ecosistema urbano que se tenía previo al boom de este tipo de servicios privados, tanto de pasajeros como de encomiendas?, ¿no contribuye ello en aumentar la cantidad de vehículos que hacen uso de las vialidades ya congestionadas per se?

Aquí lo que hemos visto es que las empresas de redes de transporte forman parte de un ecosistema de movilidad. Por ejemplo, un tema central es la complementariedad y la multimodalidad entre diferentes modos de transporte. Analizamos los viajes de DiDi en la Ciudad de México y vimos que el 8% de todos los viajes inician o finalizan en una estación del sistema de transporte público masivo (metro o metrobús). Adicionalmente, 25% de estos viajes complementarios, inician o finalizan en la primera o última estación de una línea de transporte. Esto muestra que DiDi complementa el transporte público masivo y que ofrece un servicio de movilidad en las áreas donde este tipo de transporte tiene poco alcance. Y por otro lado, DiDi tiene el proyecto de Smart Transportation que es una herramienta que busca reducir la congestión vial, a través del uso de la tecnología y el análisis del Big Data…eso por el lado analítico. Y por el lado personal, muchos de mis amigos, incluyéndome, ya no tenemos coche. Ahorro dinero, espacio, emisiones y preocupaciones al no tener un carro. Uso los ERTs y los otros modos de transporte que nos ofrece la Ciudad de México dependiendo de mis necesidades. Y esto para mi es una gran ventaja de un ecosistema de movilidad que incluye a los ERTs.

Para minimizar los efectos adversos de la transportación con combustibles fósiles, que de alguna manera los servicios por plataforma explotan, ¿no sería una buena idea convertir este tipo de servicios a las llamadas flotas ACE (autónomos, compartidos y eléctricos)? Y si es así, ¿para cuándo cree que suceda, incluida la implementación en Latinoamérica?

Esto es una pregunta muy importante. Aquí es clave reconocer la etapa en la cual estamos en México y en Latinoamérica. Aún faltará mucho hasta tener flotas ACE, pero en lo que podemos avanzar es en cada aspecto en lo individual. Por la parte de movilidad eléctrica, hemos visto avances importantes. DiDi tiene la flotilla de vehículos eléctricos más grande del mundo, con 1 millón de unidades. En México, tenemos aproximadamente 1.600 eléctricos e híbridos que han apoyado a generar una reducción potencial de 557.000 kilogramos de emisiones de gases de efecto invernadero. Ofrecemos incentivos como una tasa de servicio reducida para los socios conductores que registran un vehículo eléctrico para sus servicios. Los vehículos eléctricos en DiDi tienen 0% de tasa de servicio y se integran para viajes en los servicios de la plataforma. Por la parte de viajes compartidos, también hemos visto avances muy importantes. Estudios muestran que los viajes compartidos tienen un efecto positivo en las ciudades -por ejemplo-, se reducen los kilómetros viajados por vehículo (“Vehicle Km traveled”, VKT). Es decir, dado que los viajes son compartidos, el uso de los vehículos es más eficiente. Y esto también se traduce en una reducción importante de emisiones de efecto invernadero. Entonces, podemos ver que si bien es cierto que aún no hay flotas ACE en México, hay avances importantes de manera independiente, y concretamente en DiDi la disposición por contribuir en la materia.

Hablando de electromovilidad, ha sido muy controvertido el tema especialmente en México, pues hay grandes esfuerzos por parte de un sector que aspira que esto más temprano que tarde sea una realidad, pero ciertamente desde el gobierno federal ha habido señales no tan claras en ese sentido. ¿Cree que en México debe apostarse más por esta megatendencia?

La electromovilidad tiene que formar parte de un esfuerzo integral para reducir la emisión de gases de efecto invernadero en todo el mundo. También en México necesitamos avanzar más en esta dirección. Todavía hay una serie de retos a resolver, pero como mencionaba en la respuesta anterior, ya ha habido avances que dan fe para el futuro. En el caso de DiDi tenemos fuertes compromisos y acciones en esta línea para ir apoyando la transición a un futuro de movilidad eléctrica.

DiDi en otros mercados, distintos al latinoamericano con excepción de México, ya ha comenzado a trabajar con vehículos eléctricos. Cuéntenos de esa experiencia y cómo ha contribuido ello con la descarbonización del transporte en esos países.

En China, DiDi tiene más de 1 millón de vehículos eléctricos e híbridos, lo cual es una flotilla enorme. Algo interesante es que el esfuerzo no solo se limita a tener los vehículos eléctricos, sino también incluye la infraestructura complementaria que se necesita. En China, DiDi construyó una red de carga para vehículos eléctricos que corresponde a más que 30% del mercado de cargas. En México, DiDi tiene  aproximadamente 1,600 eléctricos e híbridos que han apoyado a generar una reducción potencial de 557.000 kilogramos de emisiones de gases de efecto invernadero. Ofrecemos incentivos como una tasa de servicio reducida para los socios conductores quienes registran un vehículo eléctrico. Los vehículos eléctricos en DiDi tienen 0% de tasa de servicio y se integran para viajes en los servicios de la plataforma.

¿En qué se diferencia Didi de otros servicios de plataforma móvil?

Hay varios diferenciadores:

  • Un distintivo de DiDi es la importancia que le damos al tema de la seguridad. Recientemente anunciamos una inversión de 160 millones de pesos en México en esta materia durante el 2020. Esto ayudó a reducir la tasa de incidentes en un 40%. De todos los viajes en la plataforma, afortunadamente el 99.9% termina sin ningún reporte de seguridad ciudadana, pero seguimos haciendo esfuerzos para que no haya incidentes.
  • Otro distintivo, es nuestro programa de Smart Transportation que le ofrecemos a las autoridades mexicanas y con el que apoyamos a reducir la congestión y el impacto ambiental del transporte urbano.
  • Adicionalmente, DiDi ofrece una tasa de servicio más competitiva a los conductores. En ese sentido, se vuelve una opción más atractiva para los socios conductores, mientras se dan tarifas más accesibles a los pasajeros.
  • Y finalmente, en DiDi tenemos en la colaboración uno de nuestros grandes valores: con autoridades, gobiernos, tomadores de decisiones y especialistas, buscamos siempre un enfoque ganar-ganar con transparencia e integridad.

¿En empresas como en la que Usted labora, se trabaja pensando en la responsabilidad social?, y si es así, ¿de qué forma?

  • La sostenibilidad nos acompaña cada día. Un ejemplo es el programa de “DiDi Hero” que lanzamos durante la pandemia y a través del cual hemos ofrecido 7 millones de viajes gratuitos o con descuentos a todo el personal de salud, incluyendo el personal administrativo y de limpieza de centros de salud públicos o privados.
  • Otro ejemplo, es el apoyo que dimos después del reciente incidente de la línea 12 del metro de la Ciudad de México, donde dimos un descuento de 50% para viajes que inician o finalizan en la línea 12, para apoyar la movilidad en esta zona. Este apoyo muestra de un lado la capacidad de una rápida adaptación a una situación desafortunada y de otro lado, la importancia de la sostenibilidad en DiDi.
  • Pero más allá de esto, la sostenibilidad es una dimensión que nos acompaña en todos nuestros esfuerzos y programas. Por ejemplo, el caso de Smart Transportation busca crear valor para las autoridades y apoya a mejorar la movilidad en las ciudades y finalmente también ayuda a mejorar la calidad de vida en las urbes.

Desde su punto de vista, ¿cuál sería la forma correcta que debería seguirse para que la política pública en las ciudades, sea capaz de incluir de manera formal en el abanico de servicios de transporte público, a los servicios de plataforma móvil? ¿Cómo regularse? ¿Quizás aplicando el principio de Mobility as a Service –MaaS-?

La clave está en que las empresas de redes de transporte deben integrarse y complementar un ecosistema de movilidad. Esa es la mejor manera para aprovechar los beneficios que ofrecen las ERTs. Y un aspecto clave allí, es la multimodalidad. En colaboración con las autoridades, se deben crear políticas públicas que faciliten la multimodalidad, es decir, la combinación de diferentes modos de transporte dependiendo de las necesidades de los usuarios. Y esto puede incluir diferentes aspectos, como por ejemplo integrar la información (horarios, costos, frecuencia) sobre diferentes modos de transporte para planear un viaje; áreas designadas de pick-up y drop-off para asegurar un transbordo seguro hasta la integración de pagos. Como mencionaba anteriormente, esta demanda de la complementariedad y la multimodalidad, ya existe de manera orgánica. Trabajando en esfuerzos en conjunto, la multimodalidad se podrá incrementar fácilmente.

¿Cómo se vincula el transporte no motorizado o la micromovilidad, a los servicios de plataforma móvil? ¿Pudiéramos hablar de integración entre modos?

Siguiendo esta línea de la integración, esto sería un escenario ideal para el futuro…sí.

Hay algunas investigaciones en ciudades del mundo, que hacen ver que, al momento de formalizarse los servicios de plataforma móvil, se afecta notablemente a la modalidad de Taxis, llegando incluso en algunos lugares a desaparecer o convertirse en modos que prácticamente nadie quiere usar y por ende, se desmejora su flota, la calidad de servicio, entre otros factores. ¿Es posible que cohabiten ambas modalidades y de qué manera?

Un valor importante de DiDi es la colaboración ganar-ganar. Y este valor lo estamos viviendo en la práctica en diferentes lugares en la república donde ofrecemos la plataforma de DiDi para incluir a los taxis. En México, en las ciudades de Cuernavaca, Oaxaca y Cancún hemos lanzado DiDi Taxi, mostrando que no solo es posible que cohabiten ambas modalidades, sino que la tecnología les ayuda a los taxistas a mejorar su seguridad y a tener mayor demanda. La recepción en estas ciudades ha sido muy buena y eso algo que también se está replicando en Colombia, Chile, Brasil y Argentina.

Hemos hablado mucho de estos servicios en su vocación más común que es la de transportación de pasajeros, pero ¿cómo ha venido a insertarse también los servicios de delivery de comida, encomiendas y demás? ¿qué proporción del negocio completo, corresponde a transporte púbico y cuánto a reparto, al menos en México?

Durante la pandemia hemos visto la importancia de servicios de reparto de comida a través de la tecnología como “DiDi Food”. En 2020, DiDi Food creció a más de 30 ciudades. DiDi Food ha sido clave para los restaurantes para que puedan seguir operando durante la pandemia. Esto aplica particularmente para las MiPyMEs.

¿Qué externalidades ha tenido el uso de estos servicios en el sector de consumo de alimentos (supermercados y similares) y de restaurantes?

Hemos visto una serie de externalidades positivas. Las dos más importantes son recuperación económica y digitalización. Un reciente estudio del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) muestra que de 2013 a 2020, gracias a las plataformas de entrega a domicilio, el sector restaurante ha crecido entre un 28 y 33%. De esta manera, las plataformas de reparto son claves para la recuperación económica del país (México).

De igual manera, hemos visto que las plataformas de entrega juegan un papel importante en la digitalización del sector restaurantero. 80% de los restaurantes en DiDi Food son MiPyMEs y 40% de los restaurantes en DiDi Food se registraron la primera vez en una plataforma. Esto muestra que las plataformas contribuyen a la digitalización de este importante sector en la economía mexicana.

Reconociendo que existe un rezago en la introducción de medidas de carácter estructural para la seguridad vial en el desarrollo de infraestructura de movilidad en las ciudades mexicanas, ¿cómo pudiera abordarse ese desarrollo para que se convierta algo sostenible en el tiempo, aprovechando la plataforma que brindaría la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial? ¿cuáles vendrían a ser las acciones prioritarias que, a su juicio, tendrían que aplicarse de forma inmediata?

La seguridad vial es un tema muy importante. Hemos desarrollado una guía en conjunto con el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) de México, para informarle a los repartidores sobre los temas más importantes con respecto a la seguridad vial.  Adicionalmente, en todos los países donde operamos, DiDi asegura que los vehículos cumplan con los requisitos establecidos por la normatividad en materia de transporte aplicable a nivel local. Lo mismo en el caso de conductores, donde se verifica que los conductores cumplan con los documentos establecidos para efectos de registro, que incluyen un proceso estricto de seguridad por parte de la plataforma.

¿Es la seguridad vial un principio considerado en los servicios de plataforma móvil?, y si es así, ¿qué medidas aplicas y qué resultados han obtenido?

Si, lo es. Como comentaba antes, en la parte del reparto de comida hemos hecho colaboraciones con expertos en la materia para preparar materiales y guías que informan a los repartidores.  Adicionalmente, buscamos cómo podemos apoyar la creación de infraestructura vial y la creación de políticas públicas a través de data análisis. Esto incluye tanto los datos de los repartidores como de los vehículos conectados a DiDi. Un ejemplo son las trayectorias que realizan los repartidores en sus diferentes modos de transporte (en bicicleta, en moto y caminando). Esta información se ha compartido con autoridades como la Secretaría de Movilidad en la Ciudad de México para informar la creación de políticas públicas que buscan aumentar la seguridad vial.  De igual manera, el proyecto de Smart Transportation provee información clave para las autoridades -tanto en tiempo real como información histórica- sobre el comportamiento del tránsito y los niveles de congestión. Esta información también puede ser usada como insumo para la creación de políticas públicas basadas en evidencia.

Hay un tema muy importante que ha sido relevante en estos últimos tiempos: covid-19. ¿Cómo se asumió desde Didi esta pandemia? ¿Les ha afectado o los ha catapultado?

La pandemia cambió la forma de hacer las cosas. Lanzamos el servicio de “DiDi Hero” a través del cual hemos ofrecido 7 millones de viajes gratuitos o con descuentos para el personal de salud. También, lanzamos “DiDi Protect”, un servicio con mayores estándares de higiene y “DiDi Vacúnate” que ofrece descuento para viajes desde y hacia los centros de vacunación. Este servicio es parte de un fondo global de 10 millones de dólares para apoyar los esfuerzos de vacunación de los países en los que opera nuestra app. En México, eso se traducirá en 25 millones de pesos destinados a DiDi Vacúnate.

Ud. que ha tenido la oportunidad de vivir países europeos, como Alemania –del cual es originario- y Reino Unido, ¿qué diferencias pudiera resaltar respecto a la movilidad en esos países respecto a las características que se tienen en esa materia en países latinoamericanos como México y Perú, donde también ha residido? ¿Qué ejemplos pudiéramos trasladar de manera más fácil a nuestra realidad latinoamericana?

Para nosotros es muy importante continuamente aprender de otros países y de otros esquemas de movilidad para traer las buenas prácticas de aquellos en las que estamos presentes y hacer más eficiente la tecnología de DiDi.

¿Cuál sería para Usted la mejor referencia en la gestión de la movilidad urbana en México y por qué?

Lo que hemos visto es que las ciudades que buscan innovar, que buscan impulsar la creación de un ecosistema de movilidad que integra diferentes modos de transporte, son las que más éxito han tenido. Estos esfuerzos permiten ofrecer un portafolio de diferentes servicios de movilidad y les dan la oportunidad a los ciudadanos de elegir el modo transporte más adecuado para sus necesidades.

Nombre los cinco proyectos de movilidad urbana más destacables en el mundo, de experiencias que Ud. conozca, que han logrado implementarse con logros tangibles, y las razones por los cuales los elegiría

  • Aquí me gustaría resaltar dos proyectos que llaman mucho mi atención. Uno es el crecimiento de las ciclovías. La movilidad activa es clave para lograr una sustentabilidad en las ciudades y me da mucho gusto ver una serie de esfuerzos que buscan fortalecer la bicicleta. Sin duda, la ciclovía de la avenida Insurgentes en la Ciudad de México forma parte de esto.
  • Un segundo proyecto de movilidad urbana que tiene mucho potencial, es lo que se conoce como “on-demand transit” – un modo de transporte colectivo bajo demanda que complementa el transporte público masivo en zonas y horarios donde/cuando no es viable/rentable ofrecer un transporte público masivo -. Basándose en la tecnología, este modo puede ser un complemento seguro, eficiente y conveniente para los usuarios. Un ejemplo de este modo es MOIA en Hamburgo, Alemania. Yo mismo crecí en una zona rural donde la oferta del transporte público es muy limitada. Entonces, creo que estos complementos son una forma efectiva para conectar a más personas con el transporte público.

En cuanto a las megatendencias de la movilidad que en este momento están en el tapete (• Internet of things (IoT) & Blockchain • Big Data • Open data platform • Driving  automation and autonomous vehicles • Developing technologies for planning trips,  car sharing, or modal exchange through web or mobile platforms • Artificial  Intelligence, Machine Learning, Deep Learning • Smart Mobility & Smart Cities • Hyper connectivity and Hyper visión), ¿cuáles ve son las que tienen mayor viabilidad de aplicación en este momento en México?

Para mí serían sin duda: “Smart Mobility” y “Smart Cities” y el uso de Big Data: Como te comentaba anteriormente, son tendencias que ya se están implementando hoy en día en México.

Hablemos de la inseguridad personal, ¿cómo repercute ello en los servicios de plataforma móvil?

En DiDi, la seguridad de conductores y pasajeros es la prioridad número uno. De manera continua evaluamos nuevas funciones y procesos que mejoren la experiencia en cada viaje. DiDi implementa una serie de medidas de seguridad antes, durante y después del viaje para garantizársela a los usuarios. Algunas de estas acciones son:

  • Verificación de usuarios con reconocimiento facial.
  • Anonimización de teléfonos.
  • Compartir viaje hasta con 5 contactos de confianza que verán en tiempo real el recorrido.
  • Monitoreo del viaje en tiempo real para detectar paradas imprevistas, muy largas o con trayecto repentinamente extendido, con alertas a Soporte DiDi.
  • Grabación de audio durante el viaje.
  • Cobertura adicional al seguro del vehículo.
  • Soporte DiDi disponible 24/7 para atender las solicitudes de los usuarios por teléfono, correo o app.
  • Acceso al botón de emergencia con línea directa al 911.

Adicionalmente, DiDi está conectado a los sistemas del El Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5) del Estado de Jalisco y del Estado de México, donde operamos. Esta colaboración con las autoridades, nos permite brindar mayor seguridad a usuarios de la app con prevención, monitoreo en tiempo real y reacción inmediata ante incidentes. Estos esfuerzos están representados por el hecho de que DiDi invirtió 160 millones de pesos en México en materia de seguridad durante el 2020, como antes decía. Esto ayudó a reducir la tasa de incidentes en 40%. De todos los viajes en la plataforma, 99,9% termina sin ningún reporte de seguridad.

Y en ese mismo orden de ideas, hablemos de incidentes de acoso a mujeres y/o niños en el transporte de plataforma, ¿qué mecanismos tienen para controlar estos incidentes?

Aquí aplican las mismas medidas de seguridad que mencionaba. Adicionalmente, DiDi tiene una estrategia de género que incluye diferentes líneas de acción. Algunas son:

  • “DiDi Mujer”, una función que permite a las conductoras tomar viajes exclusivamente con pasajeras mujeres. La tasa de conductoras en DiDi es baja (4.8%) pero desde la implementación de DiDi Mujer, se ha visto un incremento del 28% en el registro de conductoras y esperamos que más mujeres vean la app como una opción para generar ingresos.
  • A través del análisis de la data de los viajes podemos investigar los patrones de los usuarios en ciertos lugares y durante ciertos horarios. Esta información se puede compartir con las autoridades como insumo para la creación de políticas públicas que buscan aumentar la seguridad de las mujeres en el transporte. Un ejemplo de esto son los “Puntos Púrpura” en Guadalajara, que son una estrategia integral del Gobierno de Jalisco para lograr una vida sin violencia y ofrecer mayor seguridad a las mujeres al momento de tomar viaje vía plataforma.
  • DiDi colabora con expertos en materia de género como el Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación (Conapred), para elaborar manuales para la comunidad de DiDi que buscan educar y evitar la discriminación.

Siendo consciente de su rol en la sociedad latinoamericana e incluso europea, como actor relevante en la movilidad urbana, ¿cuál considera puede ser su aporte en este momento? ¿Qué le falta por explorar y cuál cumbre conquistar?

La clave está en asegurar que los desarrollos tecnológicos que se están haciendo hoy en día se implementen de una manera que ayude a mejorar la calidad de vida de las personas. Los desarrollos son impresionantes y los impactos serán altos. Si logramos tomar en cuenta los diferentes sectores de la sociedad (privado, público, civil), podremos encontrar la forma para crear mejores ciudades y mejores condiciones para sus habitantes. Esto incluye los temas de movilidad, de seguridad, de equidad de género, la parte medioambiental y también, el aporte de las plataformas para la recuperación económica de los países.

Concluye esta interesante y esclarecedora entrevista con Sigfried, de la cual confieso he aprendido mucho más de lo que está detrás del móvil o la computadora, para aportar en materia de movilidad, aún y cuando el panorama no sea necesariamente el más idóneo, considerando la congestión, la contaminación y las consecuencias de la pandemia, pero queda claro que la multimodalidad es una meta para poder satisfacer las necesidades de quienes nos movemos en las ciudades, y ello no es posible sin el uso de datos, que son el oro de nuestros tiempos. Agradezco mucho el tiempo y disposición de nuestro invitado, pero aún más su aporte técnico que nos ha brindado. Espero haberles contribuido, ¡hasta la próxima entrega!

@juzcategui29

UrbanoCity -la ventana en positivo de las ciudades- (Twitter: @Urbano_City, Facebook: UC – Urbano City e Instagram: @UrbanoCity)

 

 


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!