¿Cuál fue la justificación para anular la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática en 2018? Que los aspirantes representados por el símbolo de la manito pudieran estar incurriendo en una cosa que inventaron los del Consejo Nacional Electoral de entonces: la “doble militancia”. La medida fue levantada para los comicios de este año, con lo que se hace evidente que lo que quisieron entonces fue perjudicar a los candidatos opositores.

No importa lo que se haya hecho, parecen decir ahora los políticos que se oponen al régimen, eso ya quedó en el pasado. Igual que confían ciegamente en que no se volverá a repetir lo del nombramiento de protectores para los estados. Ahora sienten que se trata de una señal que envían los chavistas de que van a respetar lo que expresen los votantes en las urnas el 21 de noviembre. Muchos lo ven como una compuerta que generará una amplia participación en unos comicios que no terminan de cumplir con todas las garantías.

Pero hay que tomar en cuenta que mientras más candidatos se postulen a los puestos regionales, más sensación de éxito y transparencia tendrá el proceso electoral. Y nótese que se habla de “sensación” porque con estos anuncios tan estruendosos por parte del régimen, el efecto que se crea es que se corre el riesgo de olvidar las demás condiciones.

Por ejemplo, hay ya varias quejas de lo que está sucediendo con la actualización del registro electoral y esa es una pieza fundamental para garantizar la equidad en el acto de votación. Lo mejor es que también le pongan el ojo a ese detalle. O lo de los circuitos electorales, que han sido modificados de acuerdo con la conveniencia del régimen, porque la manera como han trazado las líneas incide directamente en los números necesarios para que alguien resulte electo.

El camino está lejos de haber terminado y estamos a solo cuatro meses de la fecha que fijó el CNE para los comicios. Será por eso que organizaciones como Súmate piden que se pasen para diciembre. Por ejemplo, falta que se tome una decisión justa sobre las inhabilitaciones y los presos políticos, porque sin esa condición tampoco se puede hablar de elecciones realmente democráticas. Este problema electoral es un monstruo de mil cabezas y bueno es que la oposición tenga ojos en todas partes para vigilar que se resuelvan y se otorguen las garantías exigidas.

Lo que sí hay que anotar es que al parecer la presión que se ejerce actualmente con reuniones internacionales puede estar haciendo efecto. Quizás los venezolanos esperaban que todos se sentaran a la mesa a tomar café, pero puede ser más bien que estas pequeñas “concesiones” sean ya producto de un trabajo de los facilitadores con el régimen y la oposición. Ojalá sea cierto, pues eso nos permitiría alimentar una pequeña esperanza de que en esta oportunidad sí serán escuchados los clamores de millones de venezolanos que quieren salir de la pesadilla.

Es deseable que la vía electoral pueda permitir al país comenzar una reconstrucción. Ojalá los opositores no se distraigan ahora con postulaciones, como lo están haciendo en el circo rojito, para que atiendan lo que realmente importa. Hay que torcer el rumbo de estos comicios para plantear una solución permanente.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!