En el país de la incertidumbre, una de las muy pocas cosas seguras es que la pavorosa crisis social que padecemos se va a agudizar. Y, para colmo, tal agravamiento ocurre sin que la mayoría de la población perciba cuál puede ser una salida creíble y viable a su tragedia.

Según las mediciones recientes de opinión pública, los venezolanos entienden que mientras Maduro permanezca aferrado al poder, los problemas del país no tendrán solución. Él y su régimen son los obstáculos que nos impiden comenzar a resolver la compleja emergencia humanitaria que ellos mismos han producido. Eso pareciera estar muy claro para la mayoría. Donde no hay claridad es en la percepción de cuál es entonces la solución.

Ciertamente existen algunas formas que en teoría pueden dar al traste con el régimen de Maduro, desde supuestas intervenciones militares extranjeras hasta insurrecciones armadas internas o la fractura de la base militar de apoyo del sistema. Sin embargo, todas estas son “rutas” que los civiles no controlamos ni en su génesis, ni en su desarrollo ni en sus consecuencias. Por tanto, aunque en el mundo de lo hipotético todo es posible, lo inteligente (y ojalá así ocurra) es no seguir atendiendo a discusiones sobre esas “vías” que en la práctica solo producen confusión y parálisis. Además, una cosa es un “desenlace” y otra distinta una “solución”. Y el país ha sufrido ya bastante para solo obtener desenlaces, que quizás nos alejen de las verdaderas soluciones.

Solo hay una ruta para salir de la dictadura que verdaderamente está en nuestras manos, y es la presión cívica sostenida, democrática, creciente, masiva, que en conjunción con la presión de la comunidad internacional, genere las condiciones donde resulte inviable para el régimen no negociar la transición.

En este punto, hay que estar muy claros. Ante la temible y segura exacerbación de la crisis que se nos viene, la única alternativa seria es la conformación de un gobierno equilibrado, de transición, democrático, con la participación de todos los sectores, para detener el desastre e impedir que el país se nos muera. Un gobierno que atienda con seriedad y conocimiento los problemas de hambre, salud y pobreza, y que nos permita tener agua, luz, comida, gasolina y paz.

El liderazgo político democrático ha lanzado la propuesta de un Gobierno de Emergencia Nacional. Esa iniciativa, cuyo punto de partida es la constitución de un Consejo de Estado formado por siete miembros, tres del sector opositor democrático y tres nombrados por el actual régimen (con la condición de no estar incursos en violaciones de los derechos humanos ni en delitos como corrupción y narcotráfico), más uno escogido de mutuo acuerdo, es una propuesta seria, equilibrada, de integración, a diferencia de una declaración de guerra o de una amenaza estéril de aniquilación total.

Esta propuesta de un Gobierno de Emergencia Nacional no es solo la única oferta sensata actualmente sobre la mesa, sino que además goza del apoyo internacional, prevé garantías para todos los sectores, y es la salida más viable en un ambiente de ya pocas posibilidades reales. Adicionalmente, hay un aspecto crucial que se debe considerar: en un escenario altamente probable donde el agravamiento de la crisis social haga la situación de ingobernabilidad insostenible, esta propuesta puede funcionar como una especie de “puente de plata” para personajes de la dictadura que les permita una salida de relativo bajo costo comparativo con relación a la opción de resistir hasta inmolarse.

El reto de la dirigencia política y social es tratar de alinear al país con esta propuesta, darla a conocer en todos los ambientes, colocar al Gobierno de Emergencia Nacional en el centro de la discusión y “nacionalizarla”, esto es, hacerla de todos propia y convertirla en demanda nacional. Es una propuesta para salvar vidas, para impedir que más venezolanos sigan muriendo.

Por supuesto, no se trata de lanzar la propuesta y esperar ahora ingenuamente que la dictadura la acoja. Ello nunca va a ocurrir si no va antecedido –de nuevo– por una presión social sistemática, masiva y continua, desde todos los frentes y cada uno desde su espacio de influencia, hasta provocar las condiciones y circunstancias que obliguen a la dictadura a aceptarla como una especie de “mal menor” para ella. Nadie puede ser tan crédulo como para esperar que el régimen piense en el país. Para ellos, estar en el poder es un negocio y Venezuela es el botín. Se trata es de generar el escenario social donde aceptar la propuesta de un Gobierno de Emergencia Nacional sea para el régimen, pensando en su propio beneficio, su salida de menor costo.

@angeloropeza182


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo