Un hombre no está acabado cuando es derrotado. Está acabado cuando abandona”. (Richard Nixon)

Una de las claves de éxito de cualquier estrategia política es debilitar siempre la cohesión del bloque del adversario mientras se amplía y fortifica la cohesión del bloque propio. Esto lo conoce muy bien –y lo practica a diario- la oligarquía gobernante en Venezuela. Pero en el caso del inmenso país que se opone a la dictadura, dada su naturaleza vasta, heterogénea y disímil, este fortalecimiento pasa por una tarea esencial e ineludible que es el diseño y construcción de instancias efectivas de unidad.

La unidad efectiva de todos quienes aspiran a la liberación democrática de Venezuela es -y hay que decirlo sin ambages- una condición indispensable para alcanzar y hacer viable una transición democrática en nuestro país. Mientras más unidad de ideas y acción, más fuerza tendremos y más preparados estaremos para hacer realidad la Venezuela que soñamos. De hecho, la única política con posibilidad de éxito frente a una dictadura es la política unitaria. El problema es cómo lograr la unidad superior de un país donde casi todos queremos lo mismo, pero hay tantas diferencias en el enfoque de cómo alcanzar el objetivo y al mismo tiempo tanta desconfianza entre quienes persiguen lo mismo.

Es aquí donde es importante definir a qué nos referimos como unidad superior de la nación. Esta no se decreta, ni mucho menos se impone. La unidad superior de la nación incluye por concepto diversas modalidades de lucha social y de acción pública, lo que a su vez supone la coexistencia, integración y articulación de organizaciones y sectores (politicos y sociales) que, aunque diferentes en su naturaleza y especificidad, comparten un mismo objetivo. En el enorme país democrático venezolano, a pesar de su inevitable y al mismo tiempo deseable diversidad, el “qué buscamos” es el mismo -superar a la dictadura madurista como única forma de resolver la espantosa crisis humanitaria y plural que padece el pais- aunque persista la discusión sobre las formas más eficaces de lograrlo.

La unidad implica entonces ceder en busca de los mínimos consensos necesarios. La unidad es de todos pero solo es posible si nadie puede decir que su perfil y su propuesta debe ser exactamente igual a la de alguno de los factores que la componen. Uno de los enemigos de la unidad es pretender que los demás asuman y se adhieran a la propuesta propia. La unidad, como al final beneficia a todos, supone también una mínima renuncia de todos quienes la construyen.

La unidad tampoco es uniformidad. De hecho, la unidad superior se logra a través de un proceso de construcción progresiva que se inicia con la identificación de los mínimos comunes denominadores que nos unen. Por eso es tan necesario evitar autodestruirnos mientras buscamos ponernos cada vez más de acuerdo y avanzamos en esa construcción progresiva. Decía Isaac Newton que  “la unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo”. Por ello la unidad superior, para ser viable y efectiva, exige un  respeto estricto a la naturaleza y especificidades de cada sector. De hecho, la verdadera unidad estimula la fortaleza interna y la acción de cada sector político y social que la conforma, porque se nutre y alimenta de ellas.

La semana pasada los principales partidos políticos de la oposición democrática anunciaron haber alcanzado un acuerdo interno en torno a 4 claros objetivos de lucha. Pero además manifestaron estar decididos a arreciar los esfuerzos por construir la unidad superior de la nación, y que para ello esperan ir logrando progresivamente más y mejores niveles de articulación con la sociedad civil y sus sectores organizados. Este anuncio de los partidos sin duda representa un paso importante en este proceso de construcción de la unidad. Pero no es suficiente. De hecho al día siguiente, al saludar el anuncio de los partidos, el Frente Amplio Venezuela Libre anunció por su parte que está pronto a iniciar en todos los estados del país un ciclo de encuentros regionales con organizaciones y sectores sociales a fin de identificar los consensos mínimos estratégicos que nos unen a todos, más allá de la heterogeneidad, diferencias y especificidad de cada uno. Los insumos que generarán estos encuentros sectoriales regionales seguramente servirán también para enriquecer el esfuerzo de avanzar hacia la unidad efectiva de la nación en procura de la liberación democrática de Venezuela. Ambos anuncios constituyen buenas noticias en el laborioso, complicado pero necesario proceso de construcción progresiva de la unidad superior de la nación.

La Unidad es un activo fundamental en la lucha contra la dictadura, y todo lo que la debilita termina fortaleciendo al régimen. Por eso el objetivo de la oligarquía –y de sus aliados, algunos de ellos muy bien disfrazados– es acabar con ella. Se haría un grave daño a la lucha del país si permitimos que la Unidad detenga su proceso de edificación gradual porque privilegiemos nuestras posturas parciales o porque nos seduzcan nuestras desconfianzas mutuas. Eso es hacerle el juego a la dictadura. Hagamos lo posible por evitarlo. Por eso, éste es el momento de reforzar lo que nos une y no lo que nos divide. Porque, o enfrentamos todos juntos a los causantes de esta tragedia, o sufriremos todos juntos las consecuencias de no haberlo hecho.

@angeloropeza182

 

 

 


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo