Katherine Vasquez Do Couto, especialista es mercadeo de modas y COO de la firma de joyas Mónica Sordo

¿Cuál es la propuesta de las marcas para accesorizar a las mujeres? En la nueva normalidad lo habitual es el contacto visual a través de las pantallas de herramientas inteligentes y como lo que se ve es de la cintura para arriba, quien sepa pescar en río revuelto llevará la delantera.

La industria de la moda se ha visto afectada por la pandemia. Mientras unos pierden, otros ganan. Los accesorios están en alza y los complementos como zarcillos, collares, pulseras y anillos si son originales o vistosos agregan valor a quien las sepa lucir. Recordemos que cuando vestimos irradiamos mensajes que llegan al interlocutor de manera inconsciente.

Katherine Vásquez Do Couto es una caraqueña de 24 años, cuyos conocimientos de la moda están bien fundamentados, no solo porque estudió Diseño y Mercadeo de Moda en el Savannah College of Art and Design  Georgia, sino porque se ha labrado una carrera vertiginosa trabajando desde muy temprana edad con diseñadores de la talla de Constanza Oquendo, Ángel Sánchez y Katty Xiomara. Actualmente, ocupa el cargo de CCO (Chief Operations Officer) de la firma Mónica Sordo.

Katherine comenta que muchas cosas han cambiado en el mundo de la moda. El coronavirus puso todo patas arriba. Mercancía que debió ser exportada o producida quedó fría o tuvo que ser reducida a la mínima expresión. Las pérdidas son millonarias, algunas irrecuperables. El encierro obligatorio ha traído consigo ajustes como el trabajo en casa, lo que ha incidido en nuevos patrones de consumos.

Las tendencias que están a la vista en las joyas y bisutería fina según Katherine Vázquez Do Couto son:

Maximalismo en los accesorios

La ropa cómoda se impuso. Llevar piezas holgadas, fácil de lavar y secar hacen la vida más llevadera. En ese ámbito de sencillez, los complementos adquieren protagonismo. La monumentalidad se impone. En el Fashion Week de París (FWP), el ejemplo de la colección alta costura de Schiaparelli fue una de las propuestas más teatrales. En el caso de Alber Elbaz con su novel firma AZ Factory se apreciaron inmensos collares y zarcillos de perlas.

Mucho color

El primer año de la pandemia ha sido muy duro. Con las vacunas que permitirán controlar la enfermedad, surge la esperanza. Los colores nos alegran la vida, así que tendremos pendientes con altas dosis de color, así que más allá del clásico uso de metales dorado y plateado, bienvenido tan prometedor arcoiris. Por ejemplo, en las pasarelas del FWP vimos el turquesa en Valentino, el verde en Erdem y el rosa fucsia en Chanel.

Los eslabones

Las cadenas en forma de eslabón se imponen, entre más grandes mejor. Una influencia que surgió de la calle (street style) muy de los años 80, ha sido retomada como símbolo de estatus por los reguetoneros, claro está, si son de oro y con brillantes mejor. Varias casas como Givenchy, Sacai, Victoria Beckham y Louis Vuitton han sacado sus versiones, llevándose el palmarés la de tamaño XL.

Formas figurativas

Vemos iconos de las casas de moda convertise en accesorios. Por ejemplo, la firma Jacquemus convirtió en colgante a Chiquito, la carterita minimúrrica que tanto furor ha causado,  Maison Margiela ha reacreado las botas de MM6 en sus accesorios y las estrellas de Versace se aprecian en unos enormes prendedores.

 


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo