En Venezuela el hambre ha sido dolarizada por parte de una tiranía comunista que secuestró a nuestro país, banda delincuencial que ha sido sancionada por el gobierno de Estados Unidos. Ante esta inminente realidad, al ver que no podían invertir en ese “imperio” que según ellos combaten y que tampoco pueden seguir dándose la vida de lujos en la mayoría de países europeos, decidieron optar por abrir espacios en el país para darle movimiento a todo ese dinero saqueado y producto del narcotráfico.

Debemos entender que esta medida no obedece a que han entendido que el socialismo estatista y controlador no funciona; no, ideológicamente siguen pensando igual o peor, es una izquierda radical comunista que odia el libre mercado y el capitalismo como salida a la miseria. El hambre continúa y la persecución contra los pequeños comercios que aún persisten en el país. Nada ha cambiado, debemos hacer hincapié en ello.

Los “bodegones” que han aparecido con el nombre de “emprendimientos” ha sido una forma de lavar dinero con la que muestran al mundo otra realidad en Venezuela: todo se está normalizando y existe comida en los locales. Es el espejismo de la miseria, la publicidad de los Castro. Un país donde el sueldo mínimo es apenas 6,7 dólares mensuales, con productos de primera necesidad que superan los 20 dólares. Es una estafa de la tiranía comunista, pues la realidad es que 90% de los ciudadanos está pasando hambre y vive en la peor pobreza nunca antes vista en el país.

Seguimos siendo un país donde se han robado centenares de tierras productivas, donde las principales empresas productoras se han ido del país, es un país convertido en un cementerio, en un desierto, un país que ha sido arrasado por el tsunami que lleva por nombre socialismo del siglo XXI. Desde luego que una salida para superar este caos inflacionario y estabilizar la economía es la dolarización. Para llegar a ese punto se debe hacer grandes reformas, comenzando por la salida del sistema de raíz.

Lo que está planteado en esta Venezuela controlada por las peores mafias del mundo es simplemente quedarse en el poder y para conseguirlo no les importó permitir el ingreso de la moneda estadounidense con el fin de convertir el país en una inmensa lavadora. Al ciudadano común solo le permitirán cierta cantidad de dinero, mientras que ellos sí podrán movilizar grandes fortunas, que como bien sabemos es dinero obtenido del narcotráfico y del saqueo más grande la historia de la humanidad.

Quienes pretenden desde la “oposición” hacernos creer que la situación ha mejorado porque el régimen ha retrocedido por las sanciones, son aquellos que hoy plantean una salida electoral como un “nuevo” CNE y con las mafias en el poder. Los venezolanos debemos entender que no habrá ninguna mejoría hasta tanto nuestro país no sea libre del sometimiento de los Castro, hasta que el sistema socialista no sea erradicado del poder y aniquilado de la sociedad. Lo que estamos viviendo es la dolarización del hambre, son dólares del saqueo, dólares del hambre, dólares de los fusilados, dólares de los refugiados, es la dolarización de la miseria.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo