Manifestación del jueves 5 de diciembre en París

Hoy es martes 10 de diciembre y van cinco días de paralización del transporte y otros servicios públicos. Terminando de escribir estas notas leo los titulares de Le Figaro y otros medios: “Gran bloqueo”, “Millones de franceses desesperados”, “Récord de embotellamientos”, “Martes negro” y refiriéndose a las conversaciones iniciadas ayer por las dos partes en conflicto, este otro lo explica muy bien: “Un délicat exercice d’équilibristes”. Battra, battra pas en retraite? ¿Luchar, luchar sin ceder?, es otro de los titulares significativos debido a la interrogación que transmite. Lo cierto es que Macron se enfrenta a un conflicto social de gran amplitud similar, por no decir idéntico al que confrontó el gobierno de Chirac en 1995, después de anunciar la reforma de las pensiones. En ese entonces sucedió lo mismo y por coincidencia en la misma fecha, la CGT junto a decenas de sindicatos convocaron a una huelga general paralizando el país durante un mes, hasta que consiguieron anular la reforma. Pero antes de continuar, pasemos revista a las causas de esta crisis.

Después de 18 meses de consulta con todos los sectores sociales, el gobierno de Macron, invocando la bandera de la égalité, se propone abolir los exclusivos privilegios que disfrutan algunos sectores como el de los empleados ferroviarios. Sin esperar el anuncio oficial de dichas reformas anunciado para mañana miércoles 11 y sin mediar discusión previa, los sindicatos ferroviarios, de rancia tradición comunistas convocaron desde el 5 de diciembre a una huelga general a la que se han sumado los transportes públicos, enfermeras, desempleados, ambientalistas, variopintas organizaciones de extrema izquierda junto con los falsos “chalecos amarillos” y los vándalos anarquistas que los acompañan, destrozando e incendiando todo a su paso. El comunismo siempre ha manipulado y reinado sobre el caos.

Este bordel o bololó, como exclaman los franceses de a pie que no pueden desplazarse a sus obligaciones cotidianas, comenzó con el anuncio del primer ministro, Edouard Phillippe, de “abolir los regímenes especiales” y hacer que el sistema de pensiones sea más justo, siguiendo el principio de que “las contribuciones impositivas otorgan los mismos derechos para todos”. Pero los sindicatos RATP, USCNF, NSA, CGT y CFE-CGC hicieron un llamado a la huelga general para frenar la reforma, decididos a mantener sus privilegios. Los ferroviarios disfrutan de las pensiones más altas de Francia, con la ventaja adicional de un retiro más anticipado que cualquier otro ciudadano. Estos privilegios fueron adoptados cuando las locomotoras de acero fundido eran alimentadas con carbón y el duro trabajo de plantar los rieles se hacía a pico y pala bajo el sol. Hoy los trenes se conducen con el dedo índice pulsando tableros digitales en cómodas cabinas con aire acondicionado y hay todo un moderno sistema de implantación mecánica de los nuevos rieles.

En la RATP, 42.000 empleados con estatus pueden irse a los 57 años y en casos especiales a los 52 años, frente a 63 años en el sector privado y más de 61 años en el público. Además de la salida anticipada, el plan proporciona para los nuevos jubilados en 2017 una pensión bruta que asciende a 3.705 euros por mes para el RATP, frente a 2.206 euros para un funcionario. En comparación con los demás ciudadanos, los pensionistas de RATP tienen una pensión 24% más alta. Un sistema muy ventajoso, subvencionado por los contribuyentes que paradójicamente obtienen menos beneficios de sus pensiones, deben trabajar 10 años más que ellos y en muchos casos ejercen profesiones más arriesgadas que manejar un tren de última generación.

Pero, a los comunistas, una vez que están en el poder, sea de una nación o de un sindicato, no les interesa la Égalité (ni la Fraternité, ni la Liberté) sino los privilegios de su nomenklatura. La izquierda en Francia ha demostrado su incapacidad de reinventarse, de entender que el martillo y la hoz ya no se utilizarán en la utópica lucha de clases; no ha sido capaz de adaptar sus principios a las nuevas circunstancias que exigen un Estado promotor, en vez de un Estado benefactor, tampoco aportan ninguna visión novedosa en lo político, en lo económico y ni siquiera en lo social, que ha sido su bandera histórica. La izquierda francesa sigue anclada a viejos y agotados paradigmas. De allí que no les queda otra cosa que volver al milenarismo comunista e intenten producir el colapso o effondrement de Francia.

Los radicales en acción en pleno corazón de París

La sociedad líquida francesa

Otra coincidencia con la huelga general de los noventa es que los analistas y presentadores en los medios utilizan hoy las mismas frases de 1995: “Fractura social” y “descontento generalizado”. Sobre esto, tanto en Francia como en otros países, se han hecho visible una diversidad de segmentos sociales que no se sienten representados políticamente, son minorías que se sienten discriminadas como fue el caso de los “Gillets jaunes” que originalmente eran los productores agrarios y la clase media de la periferia de París, cuyas justas demandas no habían sido tomados en cuenta por el gobierno, ni por los partidos y menos por la izquierda. Como lo expresa Mauricio Zieleniec (Bauman y la grieta social, 2019), son “nichos de lucha” y son tantos los sectores reclamantes que ni políticos ni sindicatos los hegemonizan. Reclaman todo tipo de derechos. Son protestas populares sin claros liderazgos y con diversas reclamaciones: las de género, seguridad, aborto, matrimonio homosexual, combustibles, ambientalistas, animalistas, etc. “La sociedad a medida que se diversifica en distintos objetivos, va perdiendo su unidad histórica y gana el individualismo como deseo y forma de enfrentar la superación deseada”. El populismo de izquierda y de derecha intentan captar estos nichos, mientras estalla el descontento junto a más inesperadas reivindicaciones. “Los reclamos de derechos son reclamos solamente, no especifican construcción ética y sostenibilidad de lo solicitado. La sociedad acaba siendo cada vez más líquida o menos sólida, solo se reclama, no se solidifican valores sociales colectivos en las luchas. Los incendios sociales y la desintegración de valores nos rodean”.

Pienso que a Macron le ha tocado vivir esta realidad exacerbada y atizada hoy por una izquierda vacía de principios que ahora pretende liderar el “descontento líquido”. La situación política y social de Francia en crisis requiere de estadistas y no de populistas. Es una verdadera prueba de fuego.

La dama inmóvil

Contrario a la famosa aria de Verdi, La donna è mobile, la realidad según Chantal Delsol es que “Francia se encuentra inmóvil en el reloj de la historia”. Esta analista, directora de la encuesta internacional La démocratie dans l’adversité, no duda en expresar su inquietud sobre la parálisis que corroe a Francia desde el 5 de diciembre, expresando que “las huelgas de hoy son las mismas que se desarrollan desde hace veinticuatro años contra la misma reforma y mantienen al país inmóvil. En este teatro y durante décadas, cada gobierno de turno ha legado al siguiente la responsabilidad de implementar las necesarias reformas, mientras las finanzas del país se desangran y se profundizan sus deudas, así, las mismas huelgas y consignas y parálisis del país se repiten indefinidamente” (Paralysie du pays: guérirons-nous un jour du mal français?, Le Figaro, 6.12.2019).

Lo curioso –expresa Delsol– es que Francia está menos afectada por la crisis que muchos otros de sus vecinos: “Su esperanza de vida se encuentra entre las mejores de los países desarrollados. Se dedica a la salud, pensiones, beneficios sociales, siempre uno de los tres PIB más altos. Las desigualdades son más bajas en Francia que en la media europea al romper todos los récords de redistribución social. Sus ciudadanos son atendidos por la seguridad social y educados gratuitamente, entre otros beneficios, lo cual es una excepción pura en el mundo del siglo XXI. Pero los franceses son infelices. Una doxa letal hizo creer a los ciudadanos, falsamente, que la ‘Autoridad Suprema’ asumiría en su lugar todas las consecuencias de su libertad. Lo cual es imposible y no existe en el mundo real” (Idem).

Los medios, en especial la TV, transmite en directo el caos y la desesperación de la gente sin transporte. Sin duda alguna, los sindicatos terminarán por paralizar el país buscando su colapso, ya están convocando a los gremios que faltan por unirse a la huelga con intimidación y la violencia contra aquellos que no están de acuerdo, como las agresiones de ayer contra conductores de tranvía que no se habían plegado al llamado sindical o a las estaciones de autobuses que prestan el servicio mínimo previsto en estos casos.

Para salir del inmovilismo, Francia debe sacudirse del chantaje histórico al que la tiene sometida esa izquierda que se cree poseedora de una verdad mesiánica y que, cuando no logra imponer sus ideas y mantener sus privilegios, amenaza con hacer colapsar al país. Para terminar con estos apuntes, pienso que estoy de acuerdo con Frédéric Dabi, analista político y director de la encuestadora IFOP : “Todo este circo se hubiera evitado con una mejor comunicación”.

[email protected]

www.edgarcherubini.com

@edgarcherubini


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo