Considerando que los estereotipos son conceptos distorsionados de la realidad, entonces se puede decir que consisten en esos puntos de vista muy particulares donde se pierde la objetividad. Se trata de una perspectiva moldeada en el ser humano partiendo de sus propios prejuicios e ideas desdibujadas, influenciadas por especulaciones existentes en el entorno. En este sentido, cabe destacar que el hombre dispone de libertad para decidir no apegarse a esos pensamientos.

Se hace oportuno realizar una reflexión para analizar qué referencias tenemos mal arraigadas, y así, hacer algo al respecto evitando caer en prejuicios ya generalizados. Además, es relevante dejar de asumir conclusiones no fundamentadas o anticipadas, sin basamentos. Del mismo modo, darle una oportunidad a través del razonamiento, para saber por cuenta propia la realidad con respecto a esos conceptos y especulaciones. Debemos recordar que las primeras impresiones generalmente son muy poco precisas.

Por otro lado, hay que hacer un esfuerzo por ser más humildes y prudentes en cuanto a lo que pensamos, ya que, por experiencia propia, hemos vivido situaciones previas que nos han llevado a apresurarnos y tener una percepción errónea. Estas vivencias deben servir de lección para cambiar nuestra forma de pensar o actitud, con respecto a opiniones que teníamos mal fundamentadas.

También, es importante tomar en cuenta la empatía que necesitamos desarrollar para aceptarnos a nosotros mismos y a los demás. Por otra parte, con el fin de darnos una oportunidad, es relevante conocer cómo somos en verdad, entender la realidad de los otros y así corregir cualquier comportamiento poco receptivo que demostremos y que no nos permite salirnos del punto de vista que tenemos preestablecido, del patrón arraigado en nosotros.

Igualmente, es recomendable reconocer cuáles son los prejuicios presentes en nuestro interior ya instaurados, que fortalecen en nosotros esos estereotipos negativos resultado de esas creencias, con el fin de hacer un esfuerzo por transformarlos. Muchas veces solemos reservarnos lo que sentimos para evitar enfrentarnos a nuestros sentimientos. Esto, nos cierra la posibilidad de cambiar y rectificar los conceptos limitantes preexistentes.

Así mismo, con el fin de lograr apertura en nuestra forma de pensar, es oportuno generar la flexibilidad mental necesaria para consolidar cambios en la actitud que manifestemos, lo cual, evidentemente, influye en las ideas implantadas. Abrir la mente permite encontrar otras alternativas para combatir los estereotipos y así superar los prejuicios.

Es importante analizar las señales que estamos emitiendo hacia la sociedad, basadas en pensamientos y patrones mal fundamentados por falta de conocimiento, así como recordarnos a nosotros mismos la necesidad de transformar estos criterios.

 


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo