El papa: líder de Irak respalda la coexistencia con cristianos

Dio una muestra más de que va leyendo bien los “signos de los tiempos”. Los años no le han pasado por encima, los ha sabido driblar, al fin y al cabo es futbolero como todo argentino, lástima que no sea del Boca Junior, mi equipo de allá. No ha mermado, por tanto, su empeño para terciar en esta época tan complicada. Tampoco lo han logrado las críticas, en no pocas ocasiones lanzadas desde su mismo lado, envueltas en soberbia, con pretensiones de ortodoxia. Y, menos aún, los frecuentes chismes, según se le llamaba antes a los “fake news”. Visto que recientemente se celebró el Día Internacional de la Mujer, cabe mencionar, a título de simple ejemplo de lo que señalo, la forma cómo le han reprochado su inconformidad con la exclusión femenina en diversos ámbitos de la actividad eclesiástica, suerte de veto apuntado desde hace rato en la lista de los “pendiente por pagar” de la institución.

Fratelli tutti

La semana anterior, en medio de la pandemia, el papa Francisco viajó a Irak, en donde permaneció tres días y visitó seis ciudades. Tomó la decisión, a pesar de que dicho país continúa siendo, según los politólogos, un escenario para el ajuste de cuentas globales y regionales, ubicado en medio de la confrontación entre Estados Unidos e Irán, cuyos enfrentamientos recientes se han desarrollado en suelo iraquí. Y a pesar de que se trata de una sociedad punteada por violentos conflictos sectarios, a menudo basados en un fundamentalismo que entraba la convivencia entre grupos étnicos y religiosos, con ideas, creencias y culturas diversas.

En el aeropuerto lo recibió una delegación oficial y luego se trasladó al palacio presidencial con el fin de entrevistarse con el jefe del Estado, Barham Salih, En sus palabras de bienvenida este le indicó que su “…encuentro llevaba un mensaje para el mundo y representaba un paso para la fraternidad”. Aseguró que “Oriente no puede imaginarse sin los cristianos” y lamentó que “muchos de ellos se hayan visto forzados a abandonar su territorio por la violencia en las últimas décadas”.

Así mismo, tuvo una reunión con el gran ayatolá Alí Sistani, la máxima autoridad del islam chiita que, se espera, marcará las futuras relaciones de esa religión con la Iglesia Católica.

Los analistas piensan que las conversaciones realizadas a propósito de la breve gira papal significaron un gran respaldo a la institucionalidad de un país que es clave para la estabilidad de una región tan llena de problemas, muchos de ellos generados a raíz de la invasión estadounidense de 2003. Por otro lado, tiende importantes puentes con la rama chiita del islam y reclama la defensa de todas las minorías, incluyendo no solo a la cristiana, sino a todos los iraquíes, cualesquiera sean sus convicciones.

Nadie debe quedar excluido de la cultura del encuentro y del diálogo, manifestó Francisco.  “Hay que aprovechar la ocasión para rezar junto a los creyentes de otras confesiones religiosas, en particular los musulmanes, a fin de reconstruir la concordia más allá de las facciones y las etnias”.

Las religiones, cada una respondiendo a sus fundamentos, van dejando permanentemente mensajes de solidaridad, de respeto, de fraternidad y de perdón. Constantemente predican que el otro ser humano es un prójimo, lo que no pocas veces se olvida, incluso entre los que más las practican.

Este viaje es un revés para la intransigencia en sus diversos empaques. Y para la guerra, por supuesto, tal como el Papa lo escribe en su encíclica Hermanos todos, calificándola como “…un fracaso de la política y de la humanidad, una rendición vergonzosa, una derrota frente a las fuerzas del mal”.

“La Casa Común”

Esta metáfora, que le dio nombre a otra encíclica escrita por Francisco hace algunos años, no solo tiene el marco de la crisis ecológica, sino que, además, tiene pleno significado en todos los espacios por donde transcurre la vida humana. Su presencia en Irak, además de lo señalado en estas líneas, representa, pues, una apelación que va que más allá de la mera coexistencia mundial. Hay que entenderla como la exigencia de darle al mundo “… un sentido común de humanidad”. Ojalá que este largo viaje desde Roma hasta Bagdad influya para que los terrícolas nos empeñemos más en la faena de examinar y calibrar el modo como nos paramos en un planeta –en la cancha, como seguramente Francisco–, cuya suerte nos concierne a todos. En este contexto, el de la Casa Común, las contiendas religiosas son, sobre todo, una estupidez


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo