Según especialistas en el tema, crisis política es un proceso en el cual los gobernantes de un país no saben cómo reaccionar ante diversos acontecimientos y que regularmente trae consigo desconfianza y diversos conflictos. Un claro ejemplo de una crisis política son las continuas protestas que vive actualmente el país: comida, salud, gas, gasolina, malos servicios públicos… esto es una manifestación que conecta directamente con el gobierno de Maduro que está actuando de forma ineficiente ante los problemas económicos y sociales que más afectan a la mayoría de los venezolanos en su calidad de vida. La mayoría de la crisis política deriva en una crisis económica, en el caso venezolano podemos observar algunos indicadores, es decir, los índices macroeconómicos del país son muy malos, son rojos rojitos, otro ejemplo, hiperinflación y déficit fiscal.

A partir de la enfermedad del comandante Chávez, la crisis política se agudizó desde el mismo momento que Maduro fue nombrado vicepresidente por el TSJ, designación que solo es competencia del presidente electo. No olvidemos que el período constitucional había terminado y el TSJ exponía, según algunos juristas, una vaga noción de “continuidad administrativa” y esa extralimitación dio origen a algunas violaciones constitucionales. Otro aspecto que potenció la crisis política en el país fue  el 14 de abril de 2013, día en que todo el poder del Estado no pudo imponerse de una manera aplastante a sus opositores. El candidato presidente apenas ganaba por un estrecho margen de 1,49% de los votos; sin embargo, lo grave de esta situación fue que el triunfo del gobierno lo decretaba en tiempo récord el propio CNE de una manera irreversible por ser tan frágil la victoria bolivariana.

Los resultados de aquellos comicios fueron el germen del cuestionamiento del origen de la usurpación en el poder de Nicolás. Si aplicamos la lógica, con todo el control del poder, ganar por menos de 300.000 sufragios es para que emerjan fundadas sospechas de fraude electoral que se vincula de inmediato con la ilegitimidad del nuevo mandatario nacional. Su victoria no fue aceptada por una parte del pueblo de forma consensual. Es decir, se es legítimo cuando existe un consenso en la población para aceptar la autoridad. Cuando un gobierno carece de legitimidad ocurre una situación social inconveniente. Coincido con los estudiosos del tema sobre la existencia de distintas situaciones “La primera, un desánimo colectivo por parte de la población en obedecer los actos de gobierno e incluso no quieren participar en eventos electorales; en segundo lugar, una constante confrontación entre sectores organizados que rodean amparados en apoyos a favor o en contra de la ilegitimidad”.

En conexión con lo anterior, la usurpación en el poder se termina de fraguar el 20 de mayo de 2018. La revolución bolivariana con su triunfo electoral con rostro de farsa, golpeado por la crisis económica aseguraba 6 años en el poder central. Según el CNE hubo una participación de 45%, un “respaldo” de 68% de los votos a favor de Maduro, estas elecciones presidenciales fueron blindadas para preservar el socialismo del siglo XXI, comicios que valieron para reforzar la sustancia de la crisis política en Venezuela.

La crisis política se ha configurado como un riguroso problema de ingobernabilidad y éxodo, movido por posturas antidemocráticas e incapacidad para gobernar. Maduro ha demostrado, en años de gobierno, que se maneja con una visión dictatorial que se articula con impermeabilidad ante las realidades del poder, que le impide ir alcanzando esa práctica que le falta, y aprender cada día el difícil oficio del gobernante… sin embargo, se maneja muy bien del lado oscuro del poder.

Es relevante enfocar en el análisis abril 2013, mayo 2018 y ahora diciembre 2020, Nicolás Maduro gravita en nudos críticos, con una precaria popularidad y un capital político en decadencia se encuentra dentro de un laberinto con una sola salida: negociar. No obstante, Nicolás se llena de la arrogancia y mira los intereses exógenos para moverse, se radicaliza y se desliza sobre una narrativa desafiante ante una oposición dividida y hasta soberbia pierden sus timing para lograr los objetivos concretos que exige el cambio político en Venezuela.

Tendencia histórica de la decadencia del voto Chavista: Presidenciales 1998: Chavismo: 3.673.685 // Oposición: 2.863.619. Constituyente abril 1999: Chavismo: 3.630.666 // Oposición: 300.233. Constituyente Diciembre 1999: Chavismo: 3.301.475 // Oposición: 1.298.105 Presidenciales 2000: Chavismo: 3.757.773 // Oposición: 2.530.805. Revocatorio 2004: Chavismo: 5.800.629 // Oposición: 3.989.008. Parlamentarias 2005: Chavismo: 1.871.419 // Oposición: no participó. Presidenciales 2006: Chavismo: 7.309.080 // Oposición: 4.292.466. Reforma 2007: Chavismo: 4.404.626 // Oposición: 4.521.494. Regionales 2008: Chavismo: 5.541.942 // Oposición: 4.712.621. Enmienda 2009: Chavismo: 6.310.482 // Oposición 5.193.839. Parlamentarias 2010: Chavismo: 5.423.324 // Oposición 5.674.343. Elecciones presidenciales 2012: Chavismo 8.191.132 // Oposición: 6.591.304 // Elecciones regionales 2012: Chavismo 4.853.494 // Oposición 3.883.037Elecciones presidenciales 2013: Chavismo 7.505.338 // Oposición: 7.270.403 Elecciones Municipales 2013. Chavismo// 5.216.522// Oposición 4.373.910. Fuente CNE. Elecciones parlamentarias 2015 // Chavismo: 5, 625,248 // Oposición: 7, 728,025… Elecciones 2017 Regionales y Municipales cuestionadas por la parcialidad cínica del árbitro electoral. Elecciones presidenciales Mayo 2018 consideradas fraudulentas por no ser competitivas, construida por sus entramados jurídicos / político como traje hecho a la medida para mantener Maduro en Miraflores. Elecciones parlamentarias 2020 // Con tendencia negativa el voto y reveladores datos cuantitativos de la crisis política Chavismo / Madurismo:

La presidenta del Poder Electoral, Indira Alfonzo, informó que con el 98,63% de transmisión de las actas de escrutinio la participación se ubica en 30,50% de las electoras y electores inscritos.

  • Alianza GPP: 4 millones 277 mil 926 votos (68,43%)
  • Alianza AD/Copei/Cambiemos/AP: 1.095.170 votos (17,51%)
  • Alianza VU/PV/VP: 259.450 votos (4,15%)
  • PCV: 168.743 (2,07%)
  • Otras organizaciones: Suman 405.017 votos (6,48%)

herná[email protected]

Síguenos en Twitter: @Hercon44

 

 


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo