Para los regímenes autoritarios que se ufanan de populistas y de proletarios no existe mayor paradoja que quienes resultarían como favorecidos le protesten sus políticas sociales, al convertirse por su condición de supuestos beneficiarios en la prueba del fracaso de su demagogia.

Un dato monumental destacado a nivel global ha sido la diáspora que se proyecta para 2021 en una cifra cercana a los 7 millones de desplazados, resaltada como hemorragia poblacional hoy solo contenida por la pandemia, especie de río humano que continuará fluyendo al superarse la tempestad que afecta al mundo.

En Seminario Internacional organizado del 28 al 30 de julio de 2020 por la ONG Solidarity Center con el título “Promoviendo los derechos laborales y sindicales de los trabajadores migrantes venezolanos en América del Sur”, pudimos conocer las diferentes posturas sobre el tema en el continente. Ante la posición presentada por la Confederación Sindical de las Américas (CSA), que insiste en que la diáspora es producida por las sanciones, le manifestamos simplemente nuestra realidad, quien se queda a vivir en un país con un salario de 4 dólares mensuales, donde sus habitantes ven morir a sus familiares victimas del COVID-19 en diferentes ciudades del mundo, que los condena simplemente a no tener futuro con un destino seguro, la ruina, la indigencia y la precariedad.

Las precarias condiciones socioeconómicas de la población se están convirtiendo en el tribunal popular de la tiranía, al demostrar la incapacidad absoluta para gobernar y buscar soluciones inmediatas, ante la protesta general que se manifiesta en diferentes regiones a pesar de la feroz represión gubernamental.

Si mencionamos lo laboral, en los últimos 15 días han resurgido las manifestaciones de jubilados y trabajadores petroleros ante la oferta engañosa de algunas empresas mixtas de unos bonos mensuales de 150 dólares a cambio de engavetar en la práctica el contrato colectivo. Pues bien, ni una cosa ni la otra, hoy no le aplican los beneficios contractuales y no ven el bono caramelo de cianuro que fue ofrecido.

Los jubilados y pensionados del IVSS hicieron una protesta exitosa a nivel internacional, motivando la solidaridad global de asociaciones similares en el continente, quienes no comprenden cómo pueden sobrevivir con pensiones menores a 2 dólares mensuales, sin asistencia médica alguna.

La crítica situación ha motivado movilizaciones en las empresas básicas de Guayana, en el sector salud, educación, profesores universitarios y en los obreros petroleros activos, quienes actúan por encima de sus sindicatos y federaciones afines al gobierno madurista.  Por otra parte, al régimen le ha surgido una hidra de mil cabezas con la pandemia, que revela todos los problemas de la sufrida población, al demostrar el montaje de mentiras que denuncia su indolencia para atender los peligros de un virus mortal amenazante a millones de venezolanos.

Curiosamente, la tiranía se siente fortalecida en lo político por sentir que tiene controlado los hilos del poder ante el fracaso del opositor Frente Amplio, y al mismo tiempo sabe de su extrema debilidad en lo social y económico, al no poder frenar el repudio generalizado de un pueblo que percibe como enemigo a un gobierno que lo ha llevado a la postración de la miseria y la indigencia, cuyo objetivo es mantenerse en el gobierno mediante la manipulación del poder electoral y elecciones fraudulentas.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo