El año 2020 fue catastrófico para el mundo del cine. Aun así, la temporada de premios ha homenajeado a producciones que, a pesar de los contratiempos, se convirtieron en reflejo de una época complicada. Y en medio de los inevitables cambios, las nominadas a la mejor película dejan claro que hay un nuevo trayecto que recorrer. La hora del streaming llegó y también, su peso sobre las posibles ganadoras de las más importantes estatuillas. 

El 25 de abril la entrega de los Oscar celebrará la que ha sido, quizás, la temporada de premiación más atípica de la historia. Con el peso de un 2020 convertido en una prueba de fuego para la industria, el máximo galardón del cine no solo celebra la calidad.

También es una muestra de los cambios considerables que atravesó el séptimo arte durante los últimos meses. La combinación de ambas cosas hacen que la ceremonia sea una demostración de confianza en el futuro del cine. A la vez que un recorrido por cada una de las transformaciones que atravesó el ámbito cinematográfico en medio de la pandemia.

La película ganadora sin duda será un homenaje que rendirá tributo a la capacidad del cine para mantenerse en pie. También, una demostración de que, a pesar de todo, la industria siempre puede superar los obstáculos. Incluso, más allá de esa visión esperanzadora sobre un arte masivo, está el hecho de la repercusión del cine como espejo de la cultura. El 2020 y por ahora, el 2021 han sido años para comprender el valor del público y su relación con las grandes producciones. Hay una evolución evidente en la producción del cine y el Oscar será la gran vitrina para comprender ese impacto.

Basado en lo anterior, ¿cuáles son las posibilidades de las nominadas a mejor película y por cuál motivo podrían ganar? Hacemos un análisis pormenorizado aquí:

El padre de Florian Zeller

Basada en la obra de teatro del mismo nombre del director, la película muestra a un Anthony Hopkins en plena forma. Pero no solo se trata de la espléndida actuación del actor, sino también, del repaso consciente del guion al miedo y la incertidumbre. Olivia Colman completa un reparto en que el dolor, la angustia y al final, la pérdida es el centro de un diálogo discreto. Un drama de alto calibre que, además, tiene todas las características que suelen agradar a los votantes de la Academia. Con su ritmo pausado y brillante es una colección de grandes escenas sustentadas por una dirección ejemplar.

A favor 

Es uno de los grandes dramas del año. Anthony Hopkins reflexiona sobre la vejez en una puesta en escena sobria y sofisticada. Usualmente, los votantes de la Academia suelen inclinarse por historias de alto impacto emocional. Es probable que la situación de la pandemia pueda favorecer esta historia delicada e íntima sobre una relación dura.

En contra 

La distribución de la película ha sido limitada, además de que apenas hace dos semanas llegó a Google Play. Puede parecer un detalle intrascendente, pero en medio de las nuevas reglas de la Academia, no lo es. En realidad, el peso de invitar a los votantes lo llevan a cuestas los productores.

Con salas limitadas y movilidad reducida, el hecho que El padre haya tenido que atravesar complicaciones para su proyección influirá en sus posibilidades. Hay poco interés del gran público, a pesar de la poderosa actuación de Hopkins y su popularidad. También, Variety comentaba sobre la posibilidad de que los votantes se inclinen por argumentos más elaborados y políticos.

Judas And The Black Messiah de Shaka King

La película más controversial de la selección. El argumento se basa en la traición de William O’Neal al partido Pantera Negra de Illinois. En un año especialmente convulso con respecto a lo político, la película de King parece reflejar el pulso cultural estadounidense. El drama crítico que hace hincapié en el racismo ha tomado fuerza durante las últimas semanas entre la crítica especializada. En especial, por el hecho de que, en conjunto, la película es una estructura brillante sobre la lucha social en Estados Unidos.

A favor 

Un elenco coral extraordinario. Lakeith Stanfield, Daniel Kaluuya, Dominique Fishback, Jesse Plemons y Martin Sheen crean una visión creíble sobre un conflicto complejo. Tanto Kaluuya como Stanfield están nominados en el rubro de actores. Pero en realidad el punto más alto de la trama es su guion (coescrito por su director) que analiza el racismo sistémico sin contemplaciones. La más elaborada de nivel argumental del grupo de nominadas.

En contra 

La confusa distribución para los votantes. Eso a pesar de que la mayoría de las películas de Warner de este año se estrenó de manera simultánea en cine y HBOMAX. Además de lo anterior, la mayoría de la crítica especializada tildó a la película como “apología a la violencia”. Una versión inquietante de la realidad en una época dura de la política estadounidense. ¿Podrían los diferentes gremios premiar una película con un duro mensaje cultural en pleno juicio por el asesinato de George Floyd?

Mank de David Fincher

La más publicitada del grupo de nominadas. Y por una razón simple: es la gran apuesta de Netflix para la temporada de premios. Como si eso no fuera suficiente, la película es un homenaje extraordinario al Hollywood dorado, en una época crítica. A su favor también se encuentra la actuación de Gary Oldman, que asombró a público y a crítica por su solidez. Con su aire casi épico, la obra de Fincher ha sido considerada una mirada renovada al cine clásico.

A favor 

Mank disfruta del aparato publicitario de Netflix. La plataforma ha invertido una considerable cantidad de dinero no solo a distribuir el filme, sino a que llegue a las manos correctas. Además, la película se encuentra en su catálogo, lo que impide que cualquier restricción sanitaria impida que los votantes puedan disfrutar de ella. Se suma también un importante despliegue técnico, un guion que se sostiene sobre guiños a la historia del cine y una puesta en escena lujosa.

En contra

Las críticas a su guion. Escrito por el padre de Fincher, desdeña la estructura de tres actos de la historia tradicional, por usar algo más parecido a una obra teatral. ¿El resultado? la sensación de una historia desordenada contada en bloques. Además, el filme ha sido criticado por sus líneas argumentales sin resolución.

Minari de Lee Isaac Chung

Una obra sencilla que sorprendió a la crítica estadounidense. La historia de una familia de inmigrantes en busca del futuro en la Norteamérica de los ochenta, también es un delicado mosaico de emociones. Es la película más discreta de la selección que, además, lleva a cuestas el inevitable aire de filme independiente. En algunos casos eso podría ser un punto a favor. Pero en el caso de Minari llega a la selección en un año en que hay varias contendientes de peso con la misma etiqueta.

A favor 

Su carácter emocional y profundo. Luego de una época política convulsa en que la identidad del inmigrante fue denigrada, este homenaje resulta enaltecedor. La productora A24 basó su campaña de marketing en un recorrido elocuente por un reverso de la cultura norteamericana que pocas veces se analiza.

En contra

De nuevo, la distribución. Sin el respaldo de las grandes plataformas streaming, Minari tuvo que recurrir al VOD en medio de una agresiva campaña de promoción. Eso incluye alquiler en Amazon Prime y también, la posibilidad de proyección en salas limitadas. Pero A24 no encontró la fórmula de hacer más popular su película entre los votantes. Y necesita hacerlo, en especial, con una contrincante de peso como Nomadland entre el resto de las nominadas.

Nomadland de Chloe Zhao

La gran favorita del año y sin duda, la triunfadora de la temporada de premios. Con su aire onírico, intimista y de enorme profundidad emocional, la adaptación del libro homónimo de Jessica Bruder ha sido la gran sorpresa del año. No solo se trata de una narración con aires autorales que logró recibir la atención del cine comercial, sino además una obra inteligente. El guion de Zhao logró reflexionar sobre Norteamérica desde un ángulo nuevo y doloroso. Uno que muestra los desgarros de la sociedad de consumo y al final, una cultura basada en el desarraigo.

A favor 

La película ha logrado un impulso tal que prácticamente se le considera la ganadora del Oscar 2021. Eso, a pesar de llevar a cuestas algunas críticas que la acusan de producto prefabricado en una época políticamente correcta. Pero hasta ahora, la obra de Zhao ha superado todas las pruebas y sigue siendo una sólida propuesta de corte autoral. Además, buena parte de la crítica la considera una instantánea al viaje interior que la pandemia ha provocado en la cultura. Un motivo más que suficiente para su visibilidad en diversos ámbitos.

En contra

La película lleva a cuestas el estigma de ser la carta de los votantes y gremios para celebrar inclusión y representatividad. El rumor de que el Globo de Oro premió a Chloe Zhao para redimirse en un año en especial complicado opacó la celebración de su triunfo. Por si eso no fuera suficiente, también debe enfrentar su trasfondo político, incómodo y, sin duda, uno de sus puntos más evidentes. La gran pregunta podría ser si la Academia desea premiar una película que pone en relieve a la Norteamérica profunda y pobre. ¿Es el año en que necesita hacerlo?

Una joven prometedora de Emerald Fennell

Con su aire desafiante y perturbador, el filme de Fennell ha sido considerado la apuesta feminista del grupo de nominadas. Razones no faltan. La actuación Carey Mulligan es de hecho, el epítome de ideas sobre el género, la mujer y el consentimiento que forman parte del debate actual. Pero más allá de eso, también es una película brillante, con una estructura bien planteada sobre el sexo, la sexualidad y el machismo. ¿Podría resultar incómodo ahora mismo? No hay un momento sencillo para una película semejante, así que la audacia de Fennell es bien recibida.

A favor

Su aire de propuesta audaz, provocadora y en especial, la dirección de Fennell, innovadora y sorprendente. La directora y guionista convierte su historia en un recorrido angustioso y duro por la complejidad de nuestra época. Y lo hace, sin recurrir a dobles discursos y manipulaciones obvias. Por supuesto, la película juega con el imaginario feminista con buen pulso. Pero por extraño que parezca, ese no es su mayor punto de interés.

En contra 

En un año lleno de propuestas reivindicatorias, la de Fennell es la más débil y efectista. También es la más simple, a pesar de sus buenas intenciones y su estupenda construcción. No obstante, este juego de venganza y enfrentamientos, pierde su solidez en el tramo final. Y en un año de profundos discursos políticos, eso resulta casi imperdonable.

Sound of Metal de Darius Marder

Alejada de los grandes debates políticos, la película de Marder es todo un homenaje al rock y a la sustancia que sostiene el género. Brillante, bien construida, con una banda sonora asombrosa, es una bocanada de aire fresco entre las seleccionadas. También es, quizás, la que más apela a lo artístico metafórico en medio de un año de grandes discursos morales. Una obra íntima, introspectiva y dolorosa que resulta asombrosa por su efectividad.

A favor

Su estupendo guion y su elenco encabezado por Riz Ahmed, Olivia Cooke, Paul Raci, Mathieu Almaric y Lauren Ridloff. La película sigue con cuidado una historia de profundo impacto emocional y lo hace con toda la alegría y el dolor del arte. En un año de producciones enfocadas en un mensaje político, la película de Marder podría ser la gran sorpresa por su mirada introspectiva al arte.

En contra

A pesar de ser parte del catálogo de Amazon Prime Video desde su estreno, la película ha tenido poca publicidad. O al menos no la suficiente para contrarrestar la de Netflix con sus dos producciones en contienda. También podría afectarle justo lo que le identifica: su abierta interpretación metafórica. En un año en que se debate feminismo, política y racismo entre las nominadas, su lenguaje intimista podría afectar su selección.

El juicio de los 7 de Chicago de Aaron Sorkin

La otra gran apuesta de Netflix en la ceremonia de los Oscar. El juicio más mediático de la historia judicial de Estados Unidos llega a la pantalla con un despliegue de estrellas y un guion impecable. Y por supuesto, con un experto en la ficción política como lo es Aaron Sorkin detrás de las cámaras. El resultado es una combinación elegante y precisa de muchas actuales, bajo un lustre burlón y alegórico.

A favor

La producción fue considerada una de las mejores desde su estreno y ha dispuesto de una buena temporada de exposición. Éxito en crítica y en audiencia, es también una reflexión inteligente sobre el clima político de Estados Unidos. Pero a diferencia de la película de King o de Fennell, hay un juego argumental rico en matices mucho más digerible. Por si eso no fuera suficiente, buena parte de la crítica la celebra como el filme más “equilibrado” del año.

En contra

El profundo impacto de Nomadland y en especial, la batalla de productoras por lograr un Oscar a una película independiente. Es probable que la considerada la película más simple de Sorkin no pueda competir con el profundo mensaje cultural de Zhao en un año político.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo