Cuando leemos los reportes económicos de diferentes países vemos como cada uno tiene comportamientos diferentes, algunos basados en sus recursos naturales, otros en sus recursos financieros; pero la mayoría se centran en la calidad de su talento humano. Por eso vemos un gran desarrollo en países desde el sur de Asia hasta Europa del norte, pasando por distintas zonas en el medio oriente, África o LATAM. La recuperación económica es un desafío para las empresas en todo el mundo y más hoy finalizando 2020 con una compleja pandemia llena de restricciones, cuarentenas y todavía un futuro incierto. Pero ya hoy sabemos que en épocas de crecimiento hay economías (y empresas) que caen, y que en épocas de decrecimiento hay economías (y empresas) que crecen. Y ¿por qué sucede esto?

En una serie de estudios realizados por el FMI, el World Economic Forum e inclusive la firma American Express, se entrevistan a los presidentes y altos ejecutivos de grandes empresas de todo el mundo para saber cómo se recuperan las empresas en momentos de dificultades. Los resultados son muy interesantes y me permito resumir aquí tres de ellos que considero son claves:

  1. Hay un claro entendimiento de la realidad y esto nos lleva al tema de la claridad. Debemos saber dónde estamos hoy y hacia a dónde nos dirigimos para definir ese plan que nos va a llevar hacia allá;
  2. Tenemos que manejar muy bien la disponibilidad de recursos, la importancia de las inversiones, en anticiparse a estas crisis y aprender de las lecciones de manera continua; y,
  3. Debemos definir mejores estrategias: esas son aquellas estrategias, planes y acciones que puedas poner en práctica para impulsar el crecimiento y navegar los desafiantes meses por venir.

En esto podemos enfatizar que la “disciplina de valor” es esencial. En años anteriores, los CEO se enfocaban en manejar una operación lean para hacerle frente a las recesiones económicas. Las empresas reducían costos, simplificaban los procesos y los sistemas, y retrasaban inversiones para mantener su rentabilidad. Algunas de ellas en esos procesos acumularon reservas de efectivo para proveer a sus compañías de caja disponible para apalear la incertidumbre; pero no a todas se les hizo posible. Dicho esto, es el valor en lo que hacemos y lo que damos a nuestros clientes lo que debe importarnos de ahora en adelante.

Consideremos tres aspectos fundamentales para el futuro de las empresas: (1) gastar con eficiencia; (2) invertir en I & D; y (3) no nos detengamos en invertir en nuevas oportunidades.

(1) Si bien sabemos que este 2020 ha sido un año muy duro para todos, hay empresas que lograron superar los obstáculos y sobrevivieron a este período tan incierto; pero no se pueden contentar con ello y deben entonces asumir un enfoque medido y cauteloso. Están tratando de extraer el máximo valor de sus gastos e inversiones, mientras que simultáneamente quieren entregar más valor a los clientes. Es decir, llegó la hora de gastar con eficiencia e invertir con estrategia; es comenzar a ver la salud financiera de la empresa a largo plazo.

(2) En un ambiente hiperinflacionario y sin acceso al crédito bancario, el gastar o invertir debe hacerse con sumo cuidado. Las empresas pasaron de hace algunos años a acumular efectivo, a tener que utilizar ahora una caja de la cual no disponen, cuando se hace más relevante financiar y mantener las operaciones en curso, considerar incremento o dar una mejor formación al personal y -en un mercado más pequeño y competitivo- considerar mejores inversiones en Investigación y Desarrollo, en un momento en el que hacerlo cuesta mucho pero el no hacerlo, nos puede sacar del mercado.

(3) Y finalmente, no tengamos miedo de invertir en nuevas oportunidades de crecimiento cuando estas aparezcan o cuando las consideremos oportunas; aquí pueden ser nuevos productos o servicios, nuevas líneas de producción o un nuevo negocio en una industria diferente a la que estamos. Aun en épocas difíciles las empresas lanzan nuevos productos acorde a las necesidades de sus clientes. Las compañías que sobrevivieron a este 2020 ahora están buscando maneras de ponerse delante de su competencia. Están identificando áreas para expandirse e innovar, en lugar de simplemente ajustar los productos o cambiar su estrategia de comercialización, cosas que también se deben hacer. Nuevos desarrollos de productos o servicios podrán generar nuevos flujos de ingresos.

Y en cada uno de estos tres aspectos, el tema del talento humano es clave. Lograr un mayor compromiso, mayor apego a la empresa, reorientar las necesidades de formación, y contratar y retener al talento clave ya no es solo responsabilidad del área de recursos humanos, sino que es responsabilidad de todos en la organización.

Venezuela ya lleva siete años consecutivos de contracción económica y tres de ellos en una elevada hiperinflación. Debido a ello, muchas compañías no reaccionan a las condiciones desafiantes por las que han atravesado, sino más bien, están utilizando un enfoque selectivo y disciplinado -especialmente forjado durante estos años- para aprovechar al máximo los recursos limitados en un entorno empresarial difícil. El trabajo que nos viene es complejo y quizás arriesgado; es un trabajo duro pero el cual los líderes empresariales sabrán llevar adelante.

En un ambiente V.U.C.A. como ha sido caracterizado, con mayores riesgos asociados a la actividad empresarial y con los desafíos migratorios y humanitarios que podemos tener por delante en el país, estos serán, sin duda, grandes retos que los líderes y gerentes tendrán por delante. Pero el ingenio y la creatividad que nos ha caracterizado nos debe llevar a la adopción de un enfoque más responsable, el seguir implementando nuestra visión de futuro sin que nada nos detenga, el mejorar el clima organizacional de la empresa incluso a la distancia y, por encima de todo, generar ese valor adicional que pueda darle a nuestros clientes y a nuestras empresas un mayor fruto en el mediano y largo plazo.

@LVGarciaG


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo