Recientemente han sido difundidas dos encuestas que miden el clima político del país y la intención de votos en las primarias y en las elecciones presidenciales. Los números en cada una de estas encuestas varían poco, y ambas dan como ganadora con amplia ventaja a María Corina Machado. Sin embargo, a la hora de resumir e interpretar los datos, los encuestadores llegan a conclusiones diametralmente opuestas. La primera encuesta en orden de aparición fue la de Datanálisis en un evento privado organizado por un banco de inversión el 3 de agosto. La siguiente encuesta fue de Meganálisis difundida el 8 de agosto.

Veamos los números

Un primer dato de interés es que 75% de los encuestados por Datanálisis respondió que quiere un cambio de gobierno, mientras que 76,1% de los encuestados por Meganálisis declaró que no votaría por el régimen. A su vez, Datanálisis reporta que solo 18% votaría por Maduro, mientras que Meganálisis reporta 11,5% en su encuesta. Este resultado se complementa con el 86,2% de los encuestados por Meganálisis que respondió que “el socialismo ha traído mal vivir, desesperanzas, separación familiar y pobreza a los venezolanos”.  Claramente, el rechazo del país contra el régimen es masivo.

El siguiente dato de interés es la intención de votos en las primarias que están programadas para realizarse el 22 de octubre. Datanálisis reporta 34,1% a favor de María Corina, 11,9% a favor de Henrique Capriles y el resto de los precandidatos por debajo de 2%, hasta alcanzar 53,7% sobre el total de los encuestados. Los que respondieron “Ninguno/No votaría” en las primarias alcanzaron 29,4%, y los que respondieron No sabe/No contesta llegaron a 17,1%. Sobre la base de 53,7% de los encuestados que respondió que votaría por uno de los precandidatos, el resultado final si las primarias se hubieran realizado en los días de la encuesta, sería un triunfo de María Corina con 64% de los votos emitidos. Meganálisis mide también la intención de votos en las primarias y, descartando los que no votarían y los que no saben, da como resultado el triunfo de María Corina por 65,36% de los que participarían en estas elecciones, con Henrique Capriles y Delsa Solórzano en torno a 8% cada uno. Nuevamente, las dos encuestas parecen reportar el sentimiento de los venezolanos de forma consistente.

Las dos encuestadoras ofrecen datos sobre el resultado de las elecciones presidenciales. En el momento de realizarse el trabajo de campo, ambas encuestas coinciden en que alrededor de 60% de los encuestados manifestó su intención firme de votar. Los que respondieron “No sabe/No contesta” en la encuesta de Meganálisis llegaron a 24,65%. Aquí hay todavía un terreno amplio para que la candidatura de María Corina crezca aún más. Tomando como base la participación electoral en este momento, los datos de Meganálisis revelan que María Corina terminaría ella sola con 53,2% de los votos. Sumando los votos de los otros precandidatos a María Corina como candidata única del movimiento democrático, ella saldría vencedora con 81% de los votos comparado con 18,6% para Maduro. Datanálisis indica que Maduro tiene 23% de aprobación, pero solo 18% está dispuesto a votar por él. Nuevamente, las dos encuestadoras coinciden muy cercanamente en los datos que presentan.

A pesar de todas estas coincidencias, hay un dato muy importante en el que las dos encuestadoras difieren. Mientras Datanálisis sostiene que cualquier candidato del movimiento democrático le ganaría a Maduro, Meganálisis midió esta hipótesis y reportó que solo María Corina lograría vencerlo. Aquí están los datos de Meganálisis incluyendo los que respondieron “No sabe” y “Ninguno”: María Corina vs Maduro: 50,1% vs 12,10%, con 23,9% “No sabe” y 12,9% “Ninguno”. Henrique Capriles vs Maduro: 18,90% vs 22,8%, con 16,4% “No sabe” y 39,6% “Ninguno”. Delsa Solórzano vs Maduro: 19% vs 23,1% con 16,8% “No sabe” y 38,8% “Ninguno”.  Los demás precandidatos del movimiento democrático pierden todos igualmente obteniendo votos en un rango entre 16% y 5,3% contra Maduro que obtendría alrededor de 23%, y más de 50% de los encuestados respondiendo que votarían por “Ninguno”.

Ahora veamos las interpretaciones.

Meganálisis, de manera profesional y seria, presenta los datos recogidos por su encuesta y deja claro que María Corina es la líder del movimiento democrático y la vencedora indiscutible de una elección presidencial si se hiciera este fin de semana.

Por su parte, Datanálisis mencionó en su presentación varias conclusiones. Una primera sorpresa es que señalaron que solo 9% de la población está interesada en temas políticos, cuando sus propios números indican que 75% de la población quiere un cambio de gobierno, que es en sí misma una fuerte opinión política. Después vino el plato fuerte: aunque reconocen que María Corina está de lejos a la cabeza de las primarias, dejan colar que no podrá ser candidata a las elecciones presidenciales por estar inhabilitada por el régimen. Aseguran que Maduro está en su peor momento y que perdería con cualquier candidato democrático. Adicionalmente se preguntan si María Corina estaría dispuesta a un escenario como Barinas, apoyando a otro candidato en vez de ella. Esta parte de la presentación es claramente un argumento para descartar la candidatura de quien en el sentimiento de la población hoy es la persona que puede derrotar al régimen, y cobrar el triunfo. Cualquier otra opción, como lo muestra la encuesta de Meganálisis, pierde contra Maduro. El sentimiento ampliamente mayoritario de los electores no es solo contra el régimen, sino a favor de la persona que se perfila como irreductible ante las amenazas del poder, y que saben que jamás negociará para que todo siga igual.

Después Datanálisis ensaya otro grupo de argumentos en un escenario sin elecciones. Dicen que la probabilidad de elecciones competitivas en 2024 es baja, entre otras cosas por las sanciones contra Maduro y otros personeros del régimen. Adicionan que ya el régimen se acostumbró a vivir con las sanciones. Finalmente, concluye Datanálisis con tres escenarios para Maduro: (i) incentivar la abstención; (ii) estimular otros candidatos de la oposición; y (iii) invocar una razón de fuerza mayor -las sanciones- para suspender las elecciones presidenciales. Ninguna de las conclusiones de Datanálisis están basadas en su encuesta. Son interpretaciones interesadas que favorecen al régimen en última instancia.

El primer grupo de conclusiones busca la manera de establecer una matriz de opinión de que María Corina debe ceder su liderazgo y pasar al asiento de atrás o salirse del carro. Esto es desconocer la voluntad masiva de los venezolanos que ven a María Corina como la persona que puede finalmente aglutinar la voluntad de la inmensa mayoría para salir del régimen en forma democrática, pacífica y contundente. En política es muy poco común que se pueda transferir liderazgos y preferencias electorales. Los datos de Meganálisis son muy clarificadores cuando compara los demás precandidatos del movimiento democrático en elecciones contra Maduro, y todos pierden.

Después viene el escenario del zarpazo: el régimen decide no llamar a las elecciones, y esgrime las sanciones y cualquier otra excusa. Esto explica, por cierto, la insistencia de Datanálisis de criticar las sanciones. Es sorprendente que esta empresa, igual que algunos voceros de la oposición, estén proponiendo la eliminación de las sanciones sin contrapartida de garantías de elecciones limpias y con observación internacional.

El régimen va a seguir intentando por todos los medios sabotear las primarias y las elecciones. Pero en realidad le quedan ya solo dos opciones: aceptar elecciones libres y convertirse en una fuerza política minoritaria con representación parlamentaria, o irse por el camino de intensificar la represión y la violencia. En el primer caso, los altos responsables del régimen que han cometido crímenes y delitos durante estos 24 años deberán enfrentar la justicia. Pero la gran mayoría de los que se sigan sintiendo afectos al movimiento chavista podrán ejercer sus derechos democráticos y convertirse en una fuerza política dentro del sistema democrático. La opción represiva, tratando de acabar con toda la oposición real, y terminando de destruir cualquier vestigio de democracia, llevaría al régimen a enfrentar a la mayoría abrumadora de los venezolanos. Igualmente, provocaría un rechazo internacional masivo, incluyendo presidentes cercanos como Lula, que después de tratar de lavarle la cara al régimen hace unas semanas, tuvo que retroceder y decir que se requieren elecciones libres en Venezuela, o Petro que criticó la inhabilitación de María Corina. En este escenario, se puede prever no solo que sigan las sanciones a los personeros del régimen, sino que se hagan más duras.

Las dos encuestas analizadas muestran la masiva y creciente decisión del pueblo venezolano de acabar con el régimen socialista y llevar a la presidencia de la República a María Corina Machado para darle un cambio de rumbo radical al país.


Rafael de la Cruz es miembro del equipo económico de María Corina Machado y ex gerente general de países andinos del BID.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!