Cabello envió un mensaje por Twitter, al parecer no tiene la más mínima vergüenza, es simplemente un robo lo que él hace, pero seguramente piensa que es una gracia. Él dice: «Los tribunales competentes, dentro de los trámites de mi demanda a El Nacional, han ejecutado las medidas de fijación de carteles y notificación de embargo ejecutivo y se ha iniciado el proceso de pago de la indemnización. Nosotros venceremos!!».

De eso se trata esta dictadura del señor Maduro, de cercenar derechos fundamentales, así que haciendo honor a su naturaleza criminal viola el derecho a la libertad de expresión de los venezolanos. Sin duda, es lo que se desprende del embargo al diario El Nacional ejecutado por orden del TSJ ilegítimo. Ellos lo hacen conscientes del daño que causan, de hecho, no les importa lo que piense la comunidad internacional, incluso ahora que intentan disimular su genocidio, que es lo que podemos interpretar de las últimas acciones del fiscal del régimen, el señor Tarek William Saab, quien está maniobrando para enjuiciar a funcionarios de bajo rango por crímenes cometidos contra opositores en las manifestaciones de 2017; por cierto, una operación de lavado de cara a Maduro con el objetivo de provocar una respuesta a favor en la Corte Penal Internacional, pero el señor Diosdado no se pudo esperar, y allí lo tenemos con esta sentencia, a todas luces enajenada y sin asidero legal, logrando involucrar al TSJ de Maduro, nada menos que con su capricho de quedarse con El Nacional, algo que no han logrado ni lograrán.

Pero de algo podemos estar seguros, esta decisión del TSJ de Maduro puede estar costándole a su imagen pública mucho más de lo que pueden soportar. Sin duda, con las vueltas al mundo que está dando la noticia del embargo por no decir “robo” de las instalaciones de El Nacional, a estas alturas la reputación del régimen está por el piso, pero con Diosdado todo es posible. Quizás con el tiempo se muestren evidencias que apunten más a una suerte de sabotaje a Maduro que a la conquista de algún objetivo revolucionario; pero es que además esta acción de Diosdado pienso que llega en mal momento, ahora que el señorito Maduro se ha propuesto convertirse no solo en el presidente del PSUV, sino también de AD, de los alacranes, de Un Nuevo Tiempo, Capriles, Falcón y paren de contar opositores colaboradores. Lo cierto es que Maduro a estas alturas debe estar preguntándose qué está obteniendo con esta locura de Diosdado y si vale la pena seguirlo. Recuerden que a Diosdado le dio COVID-19 y algunas personas le quedan secuelas en el cerebro que pueden interferir en el pensamiento lógico provocando falsos delirios de poder.

Lo que puedo inferir con este robo de las instalaciones de El Nacional es que el régimen de Maduro se está moviendo en diferentes direcciones, así que intenta complacer al señor Diosdado Cabello mientras maniobra para cambiar decisiones en la CPI. Por ese motivo, ese show del fiscal Tarek está en peligro y podría quedarse sin resultados. Creo que al final, una vez más, las torpezas del mazo dando pueden terminar haciendo de las suyas. Maduro se verá mucho más perjudicado en el ámbito de los derechos humanos, a menos que nos sorprenda y amanezca dando un giro inesperado, todo es posible.

Lo cierto es que Maduro, con este acto odioso de censurar a la prensa, de cerrar los espacios de la libertad de expresión, no solo ratifica su condición de abusador, sino que además actúa como un dictador capaz de romper acuerdos y negociaciones de paz.

Con este acto de embargo de El Nacional, el señor Maduro se ha dejado envolver, una vez más, en el juego de Diosdado. Quizás su plan apunte al fracaso del mismo Nicolás para luego tomar su puesto, así que todo cobra sentido: el trabajo sucio lo hace Maduro prestando su logística y desgastando lo poco que le queda de credibilidad, mientras Diosdado, uno de los venezolanos más rechazados en las encuestas, espera en las sombras para dar el zarpazo y apoderarse de la silla en Miraflores.

Con Diosdado qué clase de futuro puede esperarle a Venezuela, se trata de un sujeto que no ha rendido cuentas acerca de sus bienes y riquezas, pero que además admite públicamente que prefiere ver a su pueblo sumergido en las cavernas, miseria, oscuridad. Esto fue lo que dijo cuando se le consultó sobre la mala calidad de Internet en Venezuela: «Que no hay Internet para estudiar online, ¿y cuando nosotros estudiábamos, cómo se estudiaba, pues? La educación se paraba y uno tenía que hacer las tareas en la casa. No se necesita Internet para estudiar». Así que esto es lo que le espera al pueblo de Venezuela en manos del señor Diosdado Cabello, los talibanes son niños de pecho.

Maduro está cerrando todos los espacios de libertad que tienen los venezolanos. Embargar o, dicho en criollo, robar las instalaciones de El Nacional tiene como objetivo convertir a Venezuela en una cárcel inexorable. Con esta medida lo que buscan es silenciar lo que queda de prensa, ellos no quieren que el mundo sepa lo que pasa en Venezuela. Quieren ocultar sus crímenes y corrupción. Este párrafo resume el metamensaje que está enviando la decisión del TSJ de Maduro en contra de El Nacional.

Finalmente, envío un mensaje de solidaridad y apoyo al Dr. Miguel Henrique Otero y al personal del diario El Nacional, con la seguridad de que desde este diario el pueblo se enterará de la liberación de Venezuela de sus opresores y la conquista de la libertad y democracia.

@estebanoria

 


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo