Esta semana no podemos abordar un solo tema, aunque el panorama le permitiría a uno explayarse en cualquiera de los hechos que circundan la vida política venezolana.

En estas ocasión quiero hablar de lo que sucede en Guatire, Caricom y Oriente-Guayana, y vamos a iniciar en la ciudad vecina de Caracas, esa que la tradición llama “ciudad dormitorio”.

En Guatire –allí donde emanaron los hechos que posteriormente llamaran el “Caracazo”– una multitud de ciudadanos salió a darle su total respaldo al liderazgo de María Corina Machado y a la candidatura de Edmundo González Urrutia.

Con fuerza y emoción miles de guatireños salieron a expresar su firme compromiso con el mañana, su apego a la fórmula unitaria y su cariño hacia la líder de la Venezuela libre, María Corina Machado.

Por años el oficialismo contaba con Guatire en sus fórmulas de matemática electoral; sin embargo, ya pueden ir borrando –como tantos otros– a esta población de sus estimaciones; y es más, pueden ir acomodando las maletas porque se van este 28 de julio.

Ahora, pasemos al tema del Caricom. Los países de la Comunidad del Caribe –sí, los mismos que se vivieron a Chávez por mucho tiempo– cerraron filas con Guyana para terminar de robarnos el Esequibo.

¡Como lo leen! Los socios de Chávez y de Maduro –siguiendo órdenes de Cuba– reiteraron su firme propósito de respaldar a los guyaneses en contra de los intereses venezolanos.

¿Por qué se debe esto? Porque, primero el finado y después Maduro, han mantenido una política de genuflexión y entreguismo con estos países que hoy le dan la espalda a nuestra nación.

Lo que suceda con el Esequibo y el juicio que se lleva adelante es responsabilidad de estos 25 años; donde se permitió que Guyana y sus cómplices hicieran y deshicieran a sus anchas.

Sin duda, el tema del Esequibo solo se resolverá cuando surja la era democrática de Venezuela, momento cuando sí vamos a defender los intereses nacionales sobre todas las cosas.

Y, para terminar quiero referirme a la región de Oriente-Guayana querida; quiero enviarle a todos los anzoatiguenses, neoespartanos, sucrenses, managüenses, bolivarenses y deltanos un mensaje de agradecimiento.

Pues todos han demostrado una valentía enorme al apoyar a María Corina Machado y de seguir firmes y consecuentes con la lucha por la libertad.

Por ser pulmón viviente que le da vida a ese gran movimiento de liberación nacional; y además, quiero agradecer a los amigos de Vente Venezuela en Anzoátegui, por todas sus muestras de afecto y solidaridad hacia mi persona. ¡Gracias!

Sin más que agregar, nos leemos la próxima semana.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!