Los venezolanos dentro y fuera del país hemos perdido el último de los derechos que la dictadura madurista podía robarnos: el derecho a la identidad. Hoy, sacar una cédula o un pasaporte es misión imposible, no solo por los precios astronómicos que tienen dichos documentos en un país cuyo sueldo mínimo es menos de 1 dólar al mes, sino porque desde hace más de 20 años es política oficial del régimen complicarle la vida al venezolano y eso sin importar dónde nos encontremos. En la Venezuela madurista y socialista donde el Seniat nunca ha dejado de cobrar impuestos a causa de la pandemia, hay una institución que se fue de cuarentena antes que todas las otras y que siete meses después sigue sin ofrecerle respuestas a quienes la necesitan, hablamos por supuesto del Saime.

El llamado Servicio Administrativo de Identificación y Extranjería hacía rato que parecía de vacaciones, pero el nivel de abandono y desatención que viven los venezolanos en la actualidad, sobre todo quienes se encuentran en Venezuela, nunca antes se había visto. Por ejemplo, yo recuerdo cuando me tocó sacar mi primera cédula en tiempos de la mal llamada “cuarta república”, aunque es cierto que las cosas no eran perfectas, sacarse una cédula era tan fácil como ir a una oficina de la extinta DIEX y salir con ella en mano. Lo mismo pasó cuando tuve mi primer pasaporte. Lo que si no recuerdo es a mis padres pagando vacunas, ni altas sumas de dinero en dólares para que yo tuviera mi primera cédula o mi primer pasaporte, sencillamente estos documentos antes no eran un privilegio de unos pocos, sino un derecho constitucional.

No quiero imaginar el desastre que deben ser los registros civiles, prácticamente pudiéramos hablar de una generación de venezolanos que legalmente no existe, porque no tiene ningún tipo de documento que pruebe su existencia. Eso sin contar que la otra parte del país, aunque tenga identificación, tampoco existe de facto. Atrás quedó la promesa que hizo una vez el fallecido presidente Chávez de dotar al país de la cédula más moderna del mundo, un instrumento que iba a reunir en un microchip toda nuestra información y que sería puesta gracias a la  ̈cooperación ̈cubana. Varios años después de esa promesa no tenemos cédula, lo que sí tenemos y por millones es el carnet de la patria cuyo código QR ha suplantado nuestro número de identidad y se ha convertido en el instrumento más macabro de control social que haya existido en el mundo, el control de la gente a través del hambre. Quizás era de eso de lo que hablaba el difunto cuando lanzó su promesa, quizás por primera vez cumplió su palabra.

Mientras el régimen de Maduro juega con la necesidad de quienes dentro y fuera del país tienen que pagar hasta 1.800 dólares para obtener un pasaporte con la esperanza de reencontrarse con sus familiares. Desde el gobierno interino seguimos buscando soluciones concretas a la crisis de los pasaportes e identidad. Hemos planteado una ruta de 3 pasos para restituir el derecho a la identidad de los venezolanos. El primer paso ya entró en vigencia y es el decreto N° 006 que extiende automáticamente la vigencia de todos los pasaportes venezolanos por 5 años después de la fecha de expiración, cuyos resultados están a la vista, hoy son 10 países que han extendido y adoptado el decreto, dando validez a nuestros documentos de viaje, sin robo, sin chantaje, sin vacunas. Nuestra meta es acabar con el juego macabro y criminal que mantiene la dictadura al negarle el derecho a la identidad a millones de venezolanos, mientras le entrega pasaportes diplomáticos a terroristas y corruptos. En una segunda etapa, que es la que actualmente estamos transitando, aspiramos a que desde las embajadas y oficinas consulares podamos emitir stickers de prórrogas, ya que según la ley “cualquier autoridad consular debidamente acreditada en otro país, tiene la potestad de extender la vigencia de los documentos de identidad siempre y cuando no se vulneren los elementos de seguridad del mismo”. Y en una tercera y final etapa poder emitir documentos de identidad. La presión debe conducirnos a exigir nuestros derechos sin parar, la sola manera de conquistarlos es nunca desistiendo

@BrianFincheltub


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo