En 2020, las elecciones estadounidenses estuvieron en el centro de la polémica entre los venezolanos, especialmente aquellos en suelo estadounidense. Uno de los temas que más se discutieron fue si a los venezolanos se les otorgaría un Estatus de Protección Temporal (TPS) considerando las precarias condiciones de vida y las violaciones de los derechos humanos que continúan en el país.

Pero, ¿cuáles son las perspectivas reales de una aprobación de un TPS para los venezolanos en 2021?

Primero, lo básico: un estatus de protección temporal, o TPS, es un estatus migratorio temporal que se le otorga a personas de ciertos países que experimentan problemas que dificultan o hacen insegura su deportación. La opción del TPS fue parte de la Ley de Inmigración de 1990 que aprobó el Congreso, y fue la solución encontrada para proteger temporalmente a las personas cuyos países estaban experimentando conflictos armados, desastres ambientales o condiciones extraordinarias y temporales. Idealmente, este beneficio permite a los migrantes en situación irregular tener permisos de trabajo y evita cualquier deportación por violaciones de la ley de inmigración, si se encuentran en Estados Unidos en el momento en que se aprueba la medida.

La aprobación puede hacerla el Congreso, siempre que la ley sea aprobada en la Cámara de Representantes, luego ratificada por el Senado y posteriormente por el presidente, como cualquier ley del país, aunque también puede ser aprobada mediante orden ejecutiva por el presidente, en coordinación con su gabinete. Hasta ahora, solo cuatro países latinoamericanos han recibido el beneficio: El Salvador, Honduras, Haití y Nicaragua.

Desde hace un par de años, ha habido iniciativas y mucha discusión sobre la aprobación de un TPS para ciudadanos venezolanos en Estados Unidos; estas iniciativas no tuvieron éxito, y la administración Trump no priorizó esta aprobación. Muchos critican la discrepancia entre la política agresiva de Trump contra el régimen de Maduro y el poco apoyo que le estaban dando al creciente número de venezolanos que seguían llegando a Estados Unidos en condiciones extremas.

Ese mismo TPS fue parte de las promesas de campaña del ahora presidente electo Joe Biden. Si miramos su propuesta de programa de gobierno, la inmigración es una de las prioridades clave. No es sorprendente considerando lo candente que es ese tema en este país. El presidente electo Biden prometió priorizar una reforma migratoria integral que proporcionaría una vía legal para la regularización de 11 millones de inmigrantes indocumentados en el país. Sus propuestas garantizarían protección a los DREAMers y asegurarían el fortalecimiento del sistema de asilo del país para considerar con prontitud las solicitudes de quienes buscan refugio en Estados Unidos.

Un tema central de su campaña con los latinos también incluyó la aprobación del TPS para los venezolanos. El plan del gobierno de Biden dice que “extenderán el TPS a los venezolanos que buscan alivio de la crisis humanitaria provocada por el régimen de Maduro” en los primeros 100 días de gobierno. Estas son buenas noticias en al menos 2 frentes: primero, los venezolanos pueden estar seguros de que el gobierno de Biden comprende las flagrantes violaciones de los derechos humanos que continúan ocurriendo en el país y cómo la crisis humanitaria es un factor de expulsión de los migrantes venezolanos. En segundo lugar, Biden y su equipo ven la situación actual como una justificación suficiente para otorgar el Estatus de Protección Temporal a los venezolanos.

El TPS no resuelve el problema a largo plazo; ¿qué va a pasar cuando expiren los 18 meses, que suele ser el tiempo que duran estas medidas (aunque siempre puede haber renovaciones)? ¿Qué pasa con las personas cuyos hijos nacieron en Estados Unidos y quieren permanecer con ellos aquí? ¿Qué pasa si no quieren o no pueden regresar a Venezuela? Los críticos del TPS siempre dicen que este es su talón de Aquiles: la medida no proporciona un camino a la ciudadanía o acceso a la residencia permanente legal a las personas.

Ahora la pregunta sigue siendo si Biden cumplirá su promesa de campaña y otorgará protección a tantos venezolanos que ahora se encuentran en una situación vulnerable en Estados Unidos. Honrar y cumplir las promesas es lo que esperamos y nosotros, los venezolanos en Estados Unidos, tenemos un papel para asegurarnos de que esta promesa se cumpla.

* Las opiniones son personales. No representan las de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

@BeticaMunozPogo


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo