El día 30 de mayo de 2020, en cadena de radio y televisión, el Ejecutivo Nacional indicó que a partir de este 1° de junio se flexibilizaría la cuarentena social. Esta flexibilización se llevaría a cabo de la siguiente manera: 5 días de trabajo y 10 días de cuarentena.

La referida flexibilización abarca los siguientes sectores:

  1. Bancario: las agencias bancarias trabajarán de 9:00 am a 1:00 pm.
  2. Salud: los consultorios médicos y odontológicos puedan abrir entre las 7:00 am y las 2:00 pm.
  3. Construcción: no se ha precisado en qué horario realizarían sus actividades.
  4. Ferreterías: podrán operar entre las 11:00 am y las 4:00 pm, para servir de apoyo al sector construcción.
  5. Peluquerías: podrán prestar servicios entre las 10:00 am y las 4:00 pm.
  6. Productores de materia prima para la agroquímica, la industria textil y de calzado, así como la higiene personal y la industria del hogar, prestarán servicios entre las 10:00 am y las 4:00 pm.
  7. Talleres y ventas de autopartes, entre las 9:00 am y la 1:00 pm.
  8. Servicios personalizados de refrigeración o plomería podrán trabajar entre las 9:00 am y las 2:00 pm.
  9. Transporte público, funcionará entre las 7:00 am y las 5:00 pm.

Asimismo, el 31 de mayo el ministro de Petróleo, Tareck el Aissami informó medidas temporales para intentar regular el abastecimiento de combustible en todo el país.

Dentro de estas medidas, se estableció un plan de subsidio de combustible por vehículo de 120 litros de gasolina mensual y para motos de 60 litros de gasolina mensual, únicamente para aquellas personas que estén inscritas en el sistema Patria y que tengan registrado su vehículo en el referido portal. Los usuarios que no estén registrados en esa plataforma deberán pagar por litro de gasolina el equivalente a 50 centavos de dólar.

Todas estas medidas parecieran un paliativo para afrontar la grave crisis económica y social que enfrenta nuestro país desde hace ya varios años y que se agudizó desde el pasado 13 de marzo de 2020, cuando el Ejecutivo Nacional decretó el “estado de alarma en todo el territorio nacional, dadas las circunstancias de orden social que ponen gravemente en riesgo la salud pública y la seguridad de los ciudadanos (…) A fin de que el Ejecutivo Nacional adopte las medidas urgentes, efectivas y necesarias, de protección y preservación de la salud de la población venezolana, para intentar mitigar y erradicar los riesgos de epidemia relacionados con el coronavirus covid-19 y sus posibles cepas…”, lo que provocó  suspensión de actividades y la cuarentena social, prorrogada hasta el 12 de junio de este año.

No obstante lo anterior, la realidad para la mayoría de la población y para el trabajador común es que la medida de aumento del precio de la gasolina y el supuesto subsidio pondrá en jaque a un gran número de personas, que no tenían previsto dentro su estructura de gastos lo que significará llenar un tanque de gasolina, un monto que golpea fuertemente el bolsillo de los venezolanos, por lo que de esa manera el salario no alcanzará ni para ir a trabajar.

Cuando pensamos en el aumento del precio del combustible, imaginamos que esta medida solo nos afecta a nosotros como pequeños consumidores y olvidamos que tan solo somos uno de los eslabones de una larguísima cadena, por lo que con toda seguridad encarecerá aún más los productos y servicios.

Si bien podemos entender que era necesario un ajuste del precio del combustible, debido a su bajísimo costo, no es menos cierto que los salarios de los trabajadores en nuestro país no estan equiparados a los salarios internacionales.

Actualmente en nuestro país, para poder llenar un tanque de gasolina de un vehículo regular se necesitan 45 litros aproximadamente, por lo que se tendría que pagar 4.455.000 bolívares aproximadamente, y para llenar el tanque de una camioneta se necesita un promedio de 70 litros de gasolina, lo que significa que tendríamos que pagar la cantidad de 6.933.850 bolívares aproximadamente. Siendo el salario mínimo actual de 400.000 bolívares mensuales, esto significa que se requieren más de 10 salarios mínimos para poder llenar un tanque de combustible de un vehículo al mes.

El venezolano común consume en promedio un tanque de gasolina semanal, si utiliza su vehículo regularmente, por lo que en el mejor de los escenarios, estando inscrito en el sistema Patria y accediendo al subsidio de 120 litros de gasolina al mes, esto solo le alcanzaría para abastecerse por 3 semanas de combustible, lo que obligaría a pagar un tanque de gasolina a precio internacional por lo menos una vez al mes, si se quiere seguir utilizando el vehículo de manera regular.

Lamentablemente, en nuestro país, trasladarse en transporte público (autobuses,  camioneticas, Metro, etc.) no es una opción viable para muchas personas por los siguientes motivos:

1. Falta de unidades: los usuarios pueden pasar horas a la espera de ser trasladados y poder hacer uso del servicio, sumado al hecho deque muchas de estas unidades no están acondicionadas para trasladar pasajeros, convirtiendo camionetas, camiones y hasta carros en medios improvisados para trasladar más personas de lo permitido y en condiciones totalmente inseguras.  Este tipo de vehículos se les conoce como “perreras”.

2. Mal estado de las unidades de transporte: el mal estado de las unidades, falta de ventilación, pocos asientos, falta de mantenimiento y la suciedad, son algunas de las razones que hacen que viajar en transporte público sea una pesadilla.

3.  La inseguridad: La necesidad económica, la falta de fuente de empleo y puestos de trabajo, la falta de presupuesto para contratar más policías o pagarles mejores salarios, han influido en el aumento de la inseguridad en el país, por lo que al utilizar los servicios de transporte público se está más propenso y expuesto a sufrir algún robo o hurto.

Tomar este tipo de medidas económicas sin ningún tipo de planificación o plan macro, en vez de traer bienestar para la población lo que trae consigo son más dificultades, ya que encarecen la mayoría de los bienes y servicios, elevan el costo de la vida y pulverizan el salario de los trabajadores, violando de esta manera lo establecido en el artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el cual señala que “…todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales”.

Home

Twitter: @sjuradoblanco

Instagram @sjurado


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo