El logro de las vacunas es un éxito ejemplar e histórico que nos permite dar una luz de esperanza para el manejo de esta pandemia. La plataforma Covax (Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 por sus siglas en inglés) fue creada  en abril de 2020 y representa uno de los pilares en la colaboración para un acceso equitativo mundial a las vacunas contra la COVID-19.

Esta iniciativa, dirigida por la Organización Mundial de la Salud, que busca corregir las desigualdades globales de la vacunación, se ha enfrentado a continuos retrasos. Prometió entregar 22 millones de dosis a América Latina para finales de mayo, pero hasta la fecha solo ha distribuido una cuarta parte. Está codirigida por la OMS y la Alianza Mundial para las Vacunas y la Inmunización (GAVI), la cual desde el año 2000 tiene experiencia en la vacunación global dirigida a la infancia desfavorecida. GAVI tiene entre  sus promotores, aparte de la OMS, la Unicef, el Banco Mundial y  la Fundación Melinda y Bill Gates.

El impulso fundamental de estas alianzas nace de los siguientes preceptos: 1. Cuando una pandemia avanza rápidamente, nadie estará salvo a menos que todo el mundo lo esté 2. El país más fuerte es realmente tan fuerte como el país más débil en vacunación debido a la recirculación de las variantes. En otras palabras, nadie ganará esta carrera hasta que todos la ganemos o dicho de otra manera, no se puede apagar solo una parte del fuego.

¿Qué ofrece Covax? 1. Dosis de vacunas para al menos 20% de la población de los países  2. Una cartera de vacunas diversificada y gestionada activamente 3. Entregar las vacunas tan pronto estén disponibles 4. Poner fin a la fase aguda de la pandemia 5. Reconstruir las economías de los países involucrados.

Actualmente, 190 países forman parte de esta alianza. Apartando los países más ricos donantes, globalmente hay 90 países financiados y el resto son autofinanciados. Casi toda Latinoamérica es autofinanciada.

Algunos países en regiones como América Latina solo tendrían acceso a las vacunas de Covax en 2022, en condiciones favorables. En esta región tenemos 19 países, de los cuales 14 son autofinanciados y 5 son financiados. Cabe mencionar que estos últimos países son: Bolivia, El Salvador, Haití, Honduras y Nicaragua. ¿Por qué en esta última lista no está Venezuela?

Para la clasificación de los países se usa el ingreso nacional bruto (INB), el cual representa el valor producido por la economía de un país en un año determinado. El  requisito para ser considerado como país elegible a ser financiado es tener un INB de 4.000  dólares medido en 2018/2019 en la base de datos del Banco Mundial. El detalle está en que Venezuela no reporta cifras macroeconómicas a los organismos multilaterales desde 2014. La última cifra reportada por Venezuela es de un INB per cápita de 13.080 dólares. Se alega que el INB ha colapsado aproximadamente en 80%, lo cual pondría a Venezuela en el grupo de países de ingresos bajos y por ende elegible a tener vacunas gratis.

El único país de la región que no se ha sumado a Covax es Cuba, que prevé vacunar a toda su población con vacunas de producción nacional. Además, la membresía de Venezuela estuvo en riesgo después de que inicialmente no hizo su segundo pago a Covax, pero lo hizo el 18 de abril de 2021. Haití, con 11 millones de habitantes, es el único país de la región que no ha iniciado su proceso de vacunación, al rechazar su asignación de segunda ronda por temor a los efectos secundarios de la vacuna AstraZeneca, al igual que Venezuela.

Covax está trabajando con siete fabricantes de vacunas diferentes. De estos, tres han sido aprobados para su uso por la OMS: AstraZeneca-Oxford, Pfizer-BioNTech y Johnson & Johnson. Las otras vacunas, en las que están trabajando fabricantes como Novavax, Sanofi y GlaxoSmithKline, no han recibido la aprobación regulatoria y se encuentran en varias etapas de desarrollo. China y Rusia presentaron una solicitud para participar en el programa Covax, la cual todavía no ha sido aprobada.

Venezuela es el país de Suramérica que ha administrado menos dosis de vacunas contra la COVID-19 en relación con su población, a  dos meses y medio después de iniciada la vacunación. Nuestro país tiene niveles de vacunación similares a Pakistán, Namibia, Sierra Leona, Irak, Uganda y Egipto, todos con tasas menores a una dosis administrada por cada 100 habitantes. En la región de Latinoamérica, Venezuela solo se equipara con Nicaragua, Guatemala y Honduras como aquellos países con las tasas mencionadas.

Venezuela ha recibido varios cargamentos de vacunas contra la COVID-19, con lo cual acumula un total de 930.000 dosis y 4% de las 10 millones prometidas por Sputnik V. Se espera que las  vacunas del mecanismo Covax se comiencen a recibir entre junio y julio, alianza con la cual acordó la compra de millones de dosis de vacunas.

Según publicaciones de prensa reciente, Venezuela también participará en ensayos clínicos de la  vacuna cubana denominada Abdala, en homenaje al poema de José Martí, y de la rusa EpiVacCorona. Ambas   vacunas deben completar todas las fases de investigación en grandes ensayos internacionales y tener una efectividad probada superior a 50%, como lo exige la OMS, antes de proceder a la inmunización masiva de la población.

Todos debemos contribuir a que las vacunas anticovid no se retrasen más por algunos puntos focales de conflicto. El marco de valores de Covax advierte que no debe haber «tolerancia para los conflictos de intereses personales, financieros o políticos o la corrupción». Sin embargo, puede resultar difícil o quimérico lograr cumplirlos sin un seguimiento independiente y con buena experiencia en el campo de vacunología.

@santiagobacci


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo