En el año 2014 se constituyó el equipo técnico integrado por destacados profesionales de tres importantes universidades de nuestro país, como son la Universidad Católica Andrés Bello, la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolívar, el cual elaboró el diseño y la temática que se iba a estudiar en la primera Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi).

Con base en tales definiciones se procedió a levantar ese mismo año la información requerida para ofrecer una radiografía social a escala nacional. El reto que entonces se planteó de realizar esa investigación con una periodicidad anual se ha venido cumpliendo hasta hoy. Así, se ha hecho manifiesto que la inteligencia del país no se rinde y sigue su lucha poniendo los puntos sobre las íes en un área tan relevante para todos nosotros.

La semana pasada, a través de Internet y desde las instalaciones de la UCAB, se hizo pública la presentación de los resultados del último estudio realizado, el cual se llevó a cabo entre noviembre de 2019 y marzo de 2020. Lo que allí se reveló puso en evidencia el alto nivel de deterioro en que nos encontramos.

Pasemos entonces a reseñar una parte representativa del rosario de desdichas de nuestro pueblo, de acuerdo con las exposiciones hechas por Anitza Freites y Luis Pedro España, ambos del equipo de la UCAB.

  • En la actualidad el número de compatriotas que vive en el exterior alcanzó la cifra de 5 millones. De ello se deriva que la población residente en el país es de 28 millones.
  • Otra consecuencia de esa emigración es la aceleración del proceso de envejecimiento de la población en virtud del número de jóvenes que se marcharon. Ello se traduce en 3,7 años de pérdida de vida.
  • Ha aumentado la feminización de la jefatura de los hogares. También se ha acelerado el envejecimiento de los hombres jefes de hogar (60 años o más).
  • 60% de la población escolarizada no asiste regularmente a clases por falta de transporte y problemas con el acceso a la alimentación, agua y electricidad. El otro 40% falta algunas veces. El número de niñas y niños afectados por esa situación es de 4 millones.
  • En cuanto al número de niños con edades comprendidas entre los 3 y 7 años de edad que se benefician del Programa de Alimentación Escolar, se pudo apreciar que 10% de ellos solo desayuna; 12% desayuna y merienda; 74% solo almuerza y 4% solo merienda. Se resalta, sin embargo, que 2 de cada 3 estudiantes reciben dicho beneficio.
  • Más de la mitad de la población más pobre no completa la enseñanza secundaria; además, hay un retroceso enorme en el acceso a la educación entre la población de 18 a 24 años. La situación de confinamiento debido al COVID-19 contribuirá a profundizar las inequidades educativas.
  • Respecto a las condiciones de empleo, ha caído la participación de la población en la actividad económica. Tenemos el nivel más bajo en la región: 44% de las personas de 15 a más años es económicamente inactiva.
  • La población que emigra sigue siendo muy joven (entre 15 y 29 años), pero está creciendo la población de 30 a 49 años que también se marcha. La causa principal de su partida es buscar trabajo. Sin embargo, la reagrupación familiar se ha estado mencionando últimamente como motivo principal.
  • 10% de los hogares recibe remesas de familiares residentes en el exterior.
  • El promedio de ingreso por persona durante el año 2019 fue de 0,72 dólares.
  • 79,3% de los venezolanos experimenta una situación de pobreza extrema. Se trata de personas que no consumen 2.200 calorías diarias de una canasta de alimentos básicos. Cuando a ese grupo de compatriotas se le agrega el número de personas que sí pueden ingerir esas calorías diarias pero no pueden costear servicios esenciales como luz eléctrica y transporte, la cifra sube a 96,2%.
  • Nuestro país tiene el singular “privilegio” de ser, después de Nigeria, el que “ostenta” mayor pobreza extrema.
  • Tenemos una pobreza de ingresos muy marcada. Eso es consecuencia de que el producto interno bruto del país ha caído 70% en el lapso que va de 2013 a 2019. Como consecuencia de lo anterior, no hay riqueza para repartir ni bienestar que disfrutar. (El PIB es un agregado económico con el que se mide el valor de mercado de todos los bienes y servicios finales, provenientes de transacciones económicas, que se realizan en un país en un determinado tiempo).
  • La pobreza actual del país es resultado directo de la destrucción de la economía nacional.
  • Una minoría insignificante come bien aquí.

Es importante que la información contenida en esta última encuesta no quede restringida a la élite culta del país. Ese estudio hay que divulgarlo en todos los rincones de Venezuela. Es fundamental que los venezolanos se compenetren con lo que no se puede negar: los culpables de nuestras desgracias despachan desde Miraflores.

@EddyReyesT


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo