El 12 de febrero, mientras Juan Guaidó daba su discurso en Caracas ante una multitud, Cantv (la empresa de telecomunicaciones estatal) bloqueaba Youtube para que no pudiese verse y escucharse en vivo. También estuvieron fuera de línea, durante doce de los trece minutos que duró el discurso, Facebook, Twitter e Instagram.

Se descubrió que fue el propio Estado venezolano el que atacó la página VoluntariosxVe para instalar un sistema de “phishing”. El phishing esencialmente redirige las inscripciones a un formulario falso que recaba la información para el receptor menos esperado: un espía.

Cuando el usuario accedía a esa página desde su servidor Cantv, era redirigido a otra muy similar pero controlada por el régimen madurista. Como se trataba de una página para inscribirse como voluntario, la idea del régimen madurista era obtener información de estas personas que querían formar parte de la entrega de ayuda humanitaria. Afortunadamente se detectó a tiempo.

La organización no gubernamental que da seguimiento a la ciberseguridad y gobernanza del Internet, NetBlocks, confirmó este miércoles 27 de febrero el bloqueo de Youtube, Bingo y Google durante la sesión de la Asamblea Nacional 

Los mares de la desinformación

El 18 de febrero el gobernador del chavismo en el estado Zulia (vale decir que fue impuesto sobre el ganador de las elecciones) quiso documentar en fotos la llegada a Maracaibo de 7.000 toneladas de comida generosamente enviadas por el gobierno en Caracas. El gobernador distribuyó un set de imágenes en las que dirigía la llegada de los containers.

Y mientras Omar Prieto pregonaba: “Gracias al trabajo incansable del Pdte. @NicolasMaduro recibimos el buque “Manuel Gual” con siete mil toneladas de alimentos @ClapOficial para la familia zuliana”, un experto canadiense que sigue las rutas de buques en aguas internacionales a través de Internet denunciaba que ese envío nunca se realizó. Calculó el calado, la capacidad de carga y la ruta tomada para refutar la cacareada carga, pero fue la cantidad de containers en videos y fotos lo que determinó más allá de toda duda razonable que era imposible que hubiesen traído tal cantidad. Este fue su análisis.

¿Conclusión? La cantidad recibida fue ¡cero! Solo una maniobra propagandística. Luego el fact-checker venezolano @phenobarbital lo confirmó en un hilo respectivo de Twitter:

La reflexión fundamental es que el régimen madurista gasta más en estos teatros que en el envío real de comida. Su aparato de propaganda tiene prioridad sobre gastos de salud, alimentación u obras públicas. Y su simulación y “posverdad” se extienden todos los estratos y facetas de la vida nacional.

Por ejemplo las marchas. Luego del 23 de enero, día en que se reactivaron manifestaciones y encuentros, el chavismo exhibió un afán de igualar las muchedumbres… pero no con personas en la calles sino ¡con Photoshop! En el ejemplo siguiente hay dos imágenes.

La primera muestra cómo una concentración en el Puente de Angostura, medianamente asistida, fue “aumentada” por el procedimiento de clonación de un área de la foto, que permite replicar esa porción en otras partes de la imagen. La segunda foto es otro ejemplo en una marcha chavista en la que, de la misma forma anterior, un área de la foto es replicada cuatro veces. Las imágenes muestran desmontajes hechos por usuarios.

Paramilitares en la frontera

También se supo quiénes fueron los paramilitares que actuaron en la frontera para acosar y agredir opositores que intentaban hacer entrar la ayuda humanitaria: “Se trata de un nuevo grupo llamado “Colectivo de Seguridad Fronteriza”, entrenado por guerrilleros del Ejército de Liberación colombiano y desertores de las FARC. El 5 de febrero ya el portal Insight Crime había advertido que este grupo armado intentaría impedir la entrada de ayuda humanitaria

“Este grupo recibió además el ‘refuerzo’ de presos comunes, como denunciaron varios diputados de la oposición, [se muestra un video en el que] los reclusos, vestidos de amarillo, reciben instrucciones de las autoridades para ‘defender la revolución’ y en presencia de la ministra de prisiones Iris Varela.”

Otros casos incluyeron el breve secuestro de Jorge Ramos y su equipo y un nuevo bloqueo de Twitter por 40 minutos el 27 de febrero.