Empresas especializadas  en mediciones  sobre tendencias, gustos y preferencias del consumidor rebaten el diálogo propuesto por el gobierno comunista por cuanto el Poder Ejecutivo solo utiliza tal mecanismo con fines propagandísticos y no para la solución de la crisis en Venezuela.

Son variadas las corporaciones que se dedican a tales funciones de consulta, muchas de estas de credibilidad por las secuelas que arrojan sus  asiduos informes, pero también hay que estar atentos a las estimaciones que presentan unidades de trabajo de reciente presencia profesional, pliegos que solo brindan resultados numéricos, mas no sistemas y procedimientos detallados del sumario irrefutable.

Tales evaluaciones científicas  de periódica consulta manifiestan el rechazo a las conversaciones entre los factores políticos  demócratas con el representante del usurpador. Es tal la convicción ciudadana que la estadística, salvo nomenclatura de error, sería adversa en la totalidad de los consultados.

Ello nos irradia el estado de angustia y desconfianza por el devenir en quienes integran la muestra seleccionada al azar.

Para ello, fundamento los índices  expuestos  en la investigación que la empresa Meganálisis hizo el mes de mayo,  primera quincena, a 1.120 personas por teléfono a escala nacional, en 32 metrópolis locales.

Tales cifras equivalen al diseño de la muestra, la cual es representativa de 80% del padrón electoral. 

Pero si esto nos llama la atención y nos convoca a buscar alternativas para conseguir otras vías en aras de la solución real, también la precisión científica sobre otras interrogantes nos indica que la falta de alimentos vitales para la subsistencia de funestas consecuencias en el común es una política de exterminio o genocidio en plena ejecución, planificada por el Estado comunista de Hugo Chávez Frías, para limitar el crecimiento poblacional.

Por esto, exige el soberano finiquitar los diálogos, puesto  que a nada conducirán.

No sucede así en cuanto a las respuestas recibidas en torno a la presencia de una fuerza militar aliada para sacar a Nicolás Maduro Moros de Venezuela, ya que 91% es afirmativa.

Como complemento, observo las limitaciones y retrasos que imponen a la Cruz Roja Internacional para la distribución de los equipos y enseres médicos donados por naciones y empresas en el mundo para mitigar la hambruna que padecen.

Tal desgracia nacional es secuela de la eliminación humana sistemática, acción a la cual Nicolás Maduro somete a la población, obligándola por desfallecimiento a doblegarse, o a partir en grupos nómadas por errantes caminos a quienes ayer en territorio patrio eran orgullosos productores de fuentes permanentes de trabajo y riquezas nacionales, hasta finales del siglo XX, en más de 80% de la economía real.

Contra viento y marea, todo esto expresado en las trabas que la administración central les impone, las caravanas que llevan bienestar y salubridad llegan a su destino.

Ya en el sitio los socorristas deben sufrir la persecución de grupos paramilitares cuando realizan  los operativos de salud, desmanes que los obligan a levantar las jornadas  médico asistenciales ante la amenaza armada de funcionarios locales de la tendencia gubernamental, a quienes no les conviene políticamente para sus planes de dominación la robustez de los vecinos.

Esta institución sirve –desde el 16 de abril– a 14 estados un total de 48 toneladas de insumos médicos, representadas  en 24 plantas eléctricas y 7 kits internacionales de emergencias quirúrgicas, además de suturas y medicamentos en quirófanos. Durante 3 meses cada uno de estos kits permite atender a 10.000 pacientes.

Tales modernas instalaciones son distribuidas en Venezuela en 20 hospitales: 8 pertenecientes a la Cruz Roja y 12 a sanatorios públicos.

Próximamente la Luna Roja/Cruz Roja recibirá una carga proveniente de Italia, que será distribuida, mitad para hospitales de la Luna Roja/Cruz Roja, mitad para clínicas comunitarias.

Protesto por el sabotaje de las jornadas en Santa Cruz de Aragua que intentó llevar a buen término la Luna Roja/Cruz Roja.

Protesto por las jornadas de encuentro que se llevan adelante en Barbados y que el gobierno informó son permanentes, tiempo que pretende ganar para continuar llenando las cárceles de presos políticos.

Agradezco el esfuerzo de los representantes de Juan Guaidó y las fuerzas políticas al asistir de buena fe a infecundos conversatorios en  favor de la libertad de la patria, pero levántense del sainete porque el pueblo ya decidió al manifestarse por la presencia de una fuerza militar, de uno o varios países aliados, para salir de Nicolás Maduro Moros.