Para todos aquellos ciudadanos que aún se preguntan cuál es la solución que necesita Venezuela para avanzar hacia un proceso de desarrollo y globalización, y es sin duda alguna un sistema político de gobierno que promueva la libertad, la propiedad privada, el capitalismo, el libre mercado. Es la salida real que tenemos para erradicar el socialismo perverso que se ha instalado en Venezuela, no desde ahora. Es importante recordar que este país ha estado en manos de la centroizquierda (socialdemocracia) desde la caída de Marcos Pérez Jiménez. Durante los 40 años de Acción Democrática y Copei se pusieron en prácticas métodos que desembocaron en el resentimiento para darle cabida a esa izquierda radical comunista que llegó en manos de Hugo Chávez.

Los venezolanos tenemos décadas huérfanos de una derecha capitalista que defienda el derecho a la propiedad y el libre mercado, una derecha que se declare enemiga del socialismo que solo trae miseria, una derecha que no se doblegue a una tiranía comunista por migajas o negocios. Ciertamente, una derecha de principios y valores que obviamente será todo lo opuesto a la barbarie que representa el comunismo que se ha implementado en el país.

Ante esta ausencia de esa derecha política con una dirigencia, ha nacido en los jóvenes un profundo desprecio hacia el oprobio que representa el socialismo y se han organizado, y hoy vemos movimientos como Movimiento Libertario de Venezuela, Rumbo Libertad y diversas voces de jóvenes que defienden la libertad, el libre mercado, el capitalismo y desafían este sistema criminal, pero también denuncian a esos “opositores” que lejos de luchar por un país libre de mercados proponen seguir con este sistema, pero con otras caras.

La derecha liberal en Venezuela ha nacido durante estos años de comunismo, y precisamente ha nacido porque el ciudadano cuando ve sus derechos más esenciales socavados se defiende para subsistir. El socialismo, más allá de la destrucción económica, política y social que todos conocemos ampliamente, ha logrado un país de parásitos; es un término muy duro pero no debemos esconder la realidad. Hoy vemos un país que exige alguna “ayuda social” y que olvida sus capacidades para lograr sus objetivos de acuerdo con sus conocimientos.

Aquí no estamos luchando solo por salir de unas mafias o de un color. Esta es una lucha ideológica. Se trata de socialismo o libertad; para decirlo más en criollo: socialismo o capitalismo. El socialismo ya lo conocemos y padecemos todos los días; el capitalismo no lo hemos vivido ni en el pasado y ahora menos.

Necesitamos jóvenes que asuman su posición política, que defiendan con orgullo aquello en lo que creen, sin miedo a ser satanizados como lo hemos sido durante esta larga década de miseria socialista. Debemos asumirnos de derecha liberal capitalista para erradicar la oscuridad del comunismo que nos acecha y nos destruye, no podemos seguir apoyando a esos partidos políticos que hoy solo buscan cambiar de cara y no de sistema. Nuestra lucha es por erradicar el socialismo.