.

1. Caracas Blackout (f. «Apagón Venezuela». Merco Press, 2019)

«Y ahora, qué?». 

Leon Battista Alberti. 1

1. Idus de marzo

Cuando esto escribo es 15 de marzo de 2019. Es el día de los idus de marzo. En el calendario romano esta fecha marcaba el inicio del Año Nuevo y la llegada de los tiempos de buenos augurios. Hoy coincide con el lanzamiento anual de la Bienal de Venecia.

La alegría del regreso de la primavera se conjuga con la conferencia de prensa de la Biennale 2019, difundiendo a los cuatro vientos la buena nueva. Los idus marcan el reinicio de un ciclo bianual incesante para la comunidad artística y arquitectónica mundial. Año y medio toma preparar la gran fiesta, esa vitrina global donde el arte y la arquitectura se celebran y se muestran como en ningún otro lugar en el planeta.

Nos levantamos leyendo el llamado de costumbre del presidente de @La_Biennale, Paolo Baratta, a todos los países. Este 2019 toca el turno al arte, con el tema propuesto por la curadora Brooke Kamin, May You Live Interesting Times. Ni qué decir que ya hay –y desde hace rato, además–, muchos preparativos también en marcha para la fiesta venidera de la arquitectura.

Luego del difuso discurso en torno al tema Freespace propuesto en la Biennale Arquitectura 2018 por las arquitectos irlandesas Yvonne Farrell & Shelley McNamara, que diera origen a tantas respuestas intrascendentes y de cuya nebulosa –a nuestro parecer– lograron escaparse por la tangente los pabellones de Alemania, Japón, Italia e Inglaterra con sus hermosas exposiciones Unbuilding Walls, Architectural Etnography, Arcipelago e Island (ver nuestra reseña de la última en: Altanella2), había que equilibrar necesariamente las cosas, y volver la mirada de la Biennale sobre problemas más «serios».

Pero ahora qué, todo el mundo se preguntaba. Pues bien, a mediados de diciembre de 2018, no bien había concluido la mostra anterior, fue develado el tema de la 7° Bienal Internacional de Arquitectura, que se celebrará en 2020: Impostor Cities. El tema fue presentado por el nuevo comisario, el decano de la Escuela de Arquitectura y Planificación del Massachussetts Institute of Technology (@mitsap), el arquitecto de origen libanés Hashim Sarkis. Sarkis lo aclaró nada más al anunciar su título: se impone reflexionar sobre «las diversas realidades contrastantes que la sociedad actual le impone al espacio en que vivimos» y sobre «los nuevos retos que el mundo le está planteando a los arquitectos».3 Ahora se impone hablar sobre las imposturas urbanas.

Fieles a la convocatoria, ya varios países han elegido sus comités para seleccionar las propuestas nacionales y sus comisarios para trabajar en las ideas ya escogidas. Canadá, por ejemplo, ha encargado al comisario David Thedore junto con la oficina T B A mostrar ese «país de impostores», donde los cineastas logran transformar a las ciudades canadienses en farsas cinemáticas; en tanto que Italia, de la mano de Alessandro Melis y el equipo Heliopolis 21 Architects (@heliopolis21), preparan una muestra titulada Comunidad resiliente, donde se clamará por «la urgencia del regreso de  la arquitectura en Italia».4 

¿Cuántas más Ciudades Impostoras aparecerán? Una pregunta interesante. Está por verse. Seguramente, las del espacio público privatizado, como la de Hudson Yards, inaugurado con bombos y platillos la semana pasada en Nueva York.5 Y más que seguro, también, ¡las de Venezuela! Porque esta interesante pregunta también debemos planteárnosla los arquitectos de aquí, quienes entre apagones, blackout, oscurantismo y barbarie, ya estamos viviendo de una, como quisiera la #BiennaleArte2019, Interesting Times.

2. El apagón en la avenida Libertador, Caracas (f. Carlos Jasso, marzo 9, 2019. Reuters)

2. Rebeldía impostora

Hace menos de un año estuvimos en los Giardini di Castello el día de la apertura de la Biennale Architettura 2018 para celebrar el León de Oro de Kenneth Frampton y visitar los pabellones de todos los países. El Pabellón de Venezuela también.

Y he aquí que, como si fuera un Back to the Future veneciano, encontramos el mitómano planteamiento hecho por Venezuela, CCS Espacio Rebelde, saltándose a la morena el tema planteado por la bienal y respondiendo con un cierto delay no a la pregunta que les correspondía, sobre el Freespace de Farrell y McNamara en 2018, sino a la pregunta planteada para las Impostor Cities de Hashim Sarkis en 2020. Verán por qué.

Esta desvergonzada exposición tergiversó la realidad de la ciudad de Caracas y el sentir de sus ciudadanos en aras de hacerle –de nuevo– propaganda a su proyecto político. Usando la jerigonza que voltea el sentido de las palabras a las que nos tiene acostumbrado el régimen que destruye a Venezuela y manipulando las imágenes, los responsables le mintieron olímpicamente a la Biennale, a sus comisarias y a la comunidad arquitectónica internacional, presentando en todos los foros reales y virtuales tres «espacios libres en Caracas para usos emergentes e insurgentes: reocupados, revalorizados y rehabitados para el disfrute de las comunidades», donde (!?) «la ciudad no es un problema de planificadores urbanos expertos, diseñadores o arquitectos, ni tampoco un problema de las élites; es un proceso de consenso inclusivo, construcción colectiva y acuerdos comunitarios».6

En realidad, lo que hicieron fue meterle gato por liebre a la Biennale, presentando tres espacios diseñados totalitariamente por ellos mismos ignorando a todos en la ciudad y mostrándolos como ejemplo de espacios libres, cuando lo que son también es presos de la dictadura. En ellos no puede haber manifestaciones democráticas, porque junto con sus guardias nunca lo permiten. Estos tres espacios públicos son todo lo contrario de un Freespace.

Los espacios en cuestión, el eje urbano de la avenida Bolívar-bulevar de Sabana Grande, el Parque Simón Bolívar en La Carlota y el Parque Hugo Chávez en La Rinconada, fueron exhibidos con orgullo con un montaje povvero de andamios vetustos y paneles clavados a los tubos y a las paredes de concreto del pabellón de Carlos Scarpa, sin respetar su condición patrimonial (los vi haciéndolo, porque inauguraron de último. Ver imagen4). Como ustedes ya se habrán dado cuenta, todos son espacios que han sido destruidos inmisericordemente por la revolución y, peor aún, cuyas destructivas intervenciones ellas mismas siguen todavía inconclusas a la vista de todos.

Es por ello que yo me congratulo muchísimo de haber tenido mi propio delay de un año en criticar este esperpento de exposición montado con Fake News arquitectónicas. Porque me permite hoy hacer una propuesta a los que manejan nuestra participación en la Biennale Architettura 2020 en Venecia.

Habida cuenta de la negra crisis política en que nos hayamos sumidos, no nos preguntemos, como de costumbre, y ahora qué. Quid tum. No hace falta. Para 2020, utilicemos precisamente estos mismos tres espacios públicos, pero bajo una nueva curaduría. Una curaduría ante la misma Biennale de Venecia que esta vez diga la verdad. Una curaduría que cuente cómo esos espacios públicos fueron usurpados, degradados y secuestrados por unos pocos, desconociendo toda opinión pública. Una curaduría para el Pabellón de Venezuela 2020, donde usaremos precisamente todo lo que hizo el régimen con estos espacios de la capital para presentarlos como lo que son hoy: un ejemplo perfecto de ciudades totalitarias, de ciudades dictatoriales, de Ciudades Impostoras.

3. Patrimonio scarpiano en peligro. Pabellón de Venezuela, Venecia (f. @fundamemoria, 2018)

4. «CCS Espacio rebelde». Pabellón de Venezuela, Venecia (f. @fundamemoria, 2018)

NOTAS:

1. Quid tum («Y ahora, qué?»). Frase de Cicerón (Disputaciones Tusculanas, II.11.26), que el arquitecto renacentista italiano Leon Battista Alberti (1404-1472) escogió como motto.

2. Hannia Gómez. «Altanella», Opinión, El Nacional Web, Caracas, Julio 24, 2018: http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/altanella_245169

3. Peter Dizikes. «Hashim Sarjis named curator of 2020 Venice Biennale Architecture Exhibition», MIT News, Diciembre 19, 2018: news.mit.edu

4. Redacción. «Biennale Architettura 2020, Padiglione Italia: il curatore e Alessandro Melis», Architetti.com, Marzo 11, 2019:  http://www.architetti.com

5.  Michael Kimmelman. «Hudson Yards is Manhattan Biggest, Newest, Slickest Gated Community. Is This the Neighborhood New York Deserves?, Art & Design, The New York Times, Marzo 14,  2019.

6. Equipo Editorial. «Espacio Rebelde: Pabellón de Venezuela en la Bienal de Venecia 2018, Plataforma Arquitectura, Junio 12, 2018: https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/896236/espacio-rebelde-de-venezuela-en-la-bienal-de-venecia-2018