Es cierto que estamos viviendo una realidad actual dominada por la globalización comunicacional. Gracias a la tecnología es posible la inmediatez de los contenidos a través de distintos medios que nos permiten saber al instante lo que sucede alrededor del mundo, lo cual nos ha convertido en una sociedad más integrada.

La globalización es un proceso que involucra aspectos económicos, tecnológicos, sociales y culturales de grandes dimensiones, pues conlleva a la interconexión de mercados, sociedades y culturas. En este sentido, los medios de comunicación son determinantes porque a través de la radio, la televisión, la prensa, las revistas e Internet se divulgan los mensajes globales.

Por otro lado, el avance tecnológico proporciona mayores facilidades.  Actualmente podemos, por ejemplo, adquirir bienes a través del teléfono o de Internet. Del mismo modo, nos vincula con familiares y amigos en cualquier parte del planeta.

Asimismo, la posibilidad que brinda la globalización de conectarnos con otras culturas aumenta nuestros conocimientos sobre distintas costumbres, tradiciones, valores, estilos de vida, etc., ampliando nuestra visión más allá de nuestra sociedad. En este sentido, las redes sociales permiten crear grupos de contacto que tienen intereses comunes.

Sin duda, otro beneficio que representa este fenómeno es la posibilidad de acceder a medios de comunicación internacionales, como diarios, revistas mundiales, canales de televisión extranjeros, etc. De esta manera, estamos informados sobre sus noticias referidas a deportes, política, ciencias, cultura y demás.

Otra ventaja importante es que permite el intercambio de productos de un país a otro, lo cual fortalece la economía mundial al provocar crecimiento de las industrias, fusiones de empresas, ofertas de empleos, transferencia de conocimientos y tecnología. Sin embargo, este aspecto se relaciona con una de sus limitantes, pues existe parte de la población sin recursos que no tiene acceso a estos bienes de consumo, así como a la tecnología o a los medios de comunicación. También, se le critica la gran influencia que pueden significar los medios masivos  en cuanto al fomento del consumismo.

En definitiva, a pesar sus inconvenientes, la globalización es un fenómeno positivo  que se apoya en la comunicación y que debe ser aprovechado, pues ha permitido generar la integración del mundo actual acercándonos cada vez más y propiciando mejor nivel de vida en la sociedad.