Debemos entender que nuestro cuerpo político tiene tres pedazos: oposición, chavismo y un diversivo artificial madurismo interpuesto, que alucina a despistados en Barinas en donde Maduro, a su favor, hizo perder a Chávez.

El madurismo no le ha inaugurado una sola estatuita a Chávez y cuando este murió se propagó la idea de enterrarlo en el Panteón, pero el madurismo era sordo.

Hoy la primera necesidad de Venezuela es el logro de una salida hacia una solución que sea respetable para todos los venezolanos.

La salida es la electoral, que debe realizarse fuera de toda la experiencia del país en este campo, pues ya tenemos una persona escogida como candidata opositora y no es permisible que se aventuren otras candidaturas que funcionan en procesos normales. Este proceso es excepcional y debe aplicarse como la más potente herramienta de la inquebrantable voluntad opositora venezolanista de hoy. Así es respetable.

Para quienes apoyan la continuación del chavismo -no madurista- la ruta puede ser escabrosa, como la que sigue el venezolano opositor.

Pero en esa tripleta hay un perdedor. Al fin y al cabo, lo muy maduro se pudre. Pero lo más importante es que los facilitantes del chavismo ayuden a exonerar del proceso electoral al madurismo, porque ello lo amerita Venezuela.

En esto es indispensable que la FANB emita su opinión pública o privada.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!