Mientras Europa y Asia avanzan progresivamente hacia el desconfinamiento, en Venezuela, cuya dictadura hizo alarde durante meses del “mejor” manejo de la pandemia en todo el mundo, la situación empeora cada día más. Las cifras de contagiados aumentan exponencialmente, sin que nadie sepa cuántos tests se realizan diariamente y cuál es la capacidad real de nuestro arrasado sistema de salud para atender una contingencia mayor. Lo que sí se sabe es que mientras en la televisión oficial vemos generales con máscaras y equipos de protección dignos de una película futurista, en los hospitales, médicos y enfermeros mueren en el noble ejercicio de salvar vidas en un país que no les ofrece la más mínima protección, pero que sí los amenaza con cárcel si se atreven a denunciar.

Debo decir que hubiese deseado, por primera vez, que el régimen madurista hubiese dicho la verdad, que en realidad tenían bajo control la pandemia y que haber tenido las tasas más bajas de conectividad aérea y turismo del planeta, paradójicamente, nos había favorecido en estos momentos. Pero es imposible esperar veracidad de una dictadura que hasta cuando dice la verdad miente. No había nada bajo control, los más de tres meses que la población venezolana permaneció encerrada no sirvieron para aplanar la curva, sino para aplastar la protesta social, las ganas de cambio y las demandas que día a día se acrecientan en una Venezuela sin gasolina, sin agua, sin luz y sin porvenir.

Cuando la Academia de las Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales alertó sobre una base científica el escenario que se podía vivir en el país, lo único que hicieron fue amenazar a sus miembros con la “operación Tun Tun”. Una verdadera desvergüenza, que es propia del régimen de donde proviene. Hoy, cuando la situación empeora según las propias cifras maquilladas y grandemente subestimadas de la dictadura que muestran un repunte de la pandemia, a los represores del régimen no les queda sino gritar: “¡Cárcel para el COVID-19!”. Quizás piensen que solucionando la crisis sanitaria como “solucionan” todos los problemas del país, logren acabar con la pandemia. Quizás ordenen encerrar al virus en La Tumba, mientras la cepa de un virus mucho más mortal sigue en el poder cobrando vidas diariamente.

@Brianfincheltub


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo