En fecha reciente recibí un email de mi buen amigo y capitán Alejandro Torres, oriundo de Maracaibo, en el que nos contaba a un grupo de amigos una historia curiosa y por demás sorprendente de un avión que había pertenecido a la Gobernación del Estado Zulia.

Nos narraba que había recibido una foto, que no sabía que existía, pero que recordaba perfectamente que había sido tomada en 1978 y los personajes que lo acompañaban junto al YV-O-GEZ-2.

“El primero de la izquierda era su piloto Gustavo Otero, mejor conocido con Von Kristofen; a su lado Héctor González y Edgar Molero, hermano menor de Álvaro y Rómulo, todos de apellido Molero y pilotos que vivían por donde yo todavía vivo hoy”.

Un avión bimotor marca Aerostar, con siglas de la Gobernación del Estado Zulia.

Modelo: PA-60-601P, SN: 60-0230-032.

Nos decía que el avión había pertenecido a un señor de Barinas muy simpático, llamado Guillermo Rincón Araujo, afecto del partido Acción Democrática, y que en los años 1977 al 1979 fue nombrado Gobernador del Zulia, por Carlos Andrés Pérez, quien era presidente de Venezuela para la época.

Curiosamente el avión que le pertenecía a Araujo, tan pronto asumió el cargo, pasó a tener las siglas de la gobernación y él adquirió un King 200. Cómo fue el proceso de compra y venta, su precio y aprobación de la contraloría de la gobernación lo desconocemos, pero no dejó nunca de ser curioso.

Posteriormente nos cuenta que lo mejor de la historia era la parte de “Aunque Ud. no lo crea”.

A los meses de haber sido tomada esta foto, en un viaje a Maiquetía, el piloto Gustavo Otero aceptó de pasajero al comisario Villalobos, un miembro de la policía del estado y padre de 6 niños, quien le pidió que lo llevara.

Cuando estaban pasando Puerto Cabello, próximo a iniciar el descenso, perdió el primer motor y decidió que haría el intento de llegar al Aeropuerto Simón Bolívar de Maiquetía con el que le quedaba. Cuando faltaban 11 millas se le fue el segundo motor y amarizaron muy cerca de la planta de Tacoa, en Arrecife.

Ya con la emergencia declarada, desde hacía 10 minutos, el aeropuerto de Maiquetía había puesto en alerta a los grupos de rescate.

El comisario Villalobos, un hombre con sobrepeso, logró salir del avión pero se cansó de nadar y lamentablemente se ahogó. El piloto Gustavo Otero lo sostuvo heroicamente hasta el final, cuando unos pescadores los rescataron en un bote a punta de remos.

Tiempo después llegaron a la playa, donde un helicóptero que estaba colaborando con el SAR tenía rato esperando que remaran hasta allí. Le hicieron una primera cura al piloto y por fin despegaron. Iban rumbo al hospital con el comisario muerto y Gustavo con una herida en la frente que se hizo con el tablero.

Ya estando a la altura del Puerto de La Guaira, el helicóptero se quedó sin combustible. Luego de hacer una autorotación apagados por completo, cerca de una plaza, se estrellaron. Gustavo, todo aporreado y “turuleco”, como pudo salió de en medio de los escombros y se dirigió hacia la calle, donde le dieron una cola a la casa de una hermana que vivía en Caracas. “No vas a creer lo que me pasó”, le dijo al verla.

El piloto Gustavo Otero había sobrevivido a dos accidentes de aviación, seguidos uno del otro, como piloto y pasajero, en mar y tierra, en dos tipos diferentes de aeronave y había sobrevivido en ambos.

Lamentablemente el comisario Villalobos había fallecido dejando 6 hijos huérfanos.

Aparentemente el accidente del Aerostar fue por falla del sistema de combustible. El combustible de las alas descendía por gravedad al tanque de combustible del fuselaje y en un alto régimen de consumo, en niveles de vuelo bajo, no era capaz de mantener el suministro adecuado.

Luego de eso Piper corrigió el problema poniendo unos Croos Over Tubes de más diámetro y tres indicadores de combustible en vez de dos o instalando un selector de L & R para los dos indicadores de combustible originales.

Meses después la Administración Federal de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés) sacó una directiva de aeronavegabilidad:

AD 79-01-05 Fuel Starvation (Falta de combustible)

Efectiva: 12/27/1979

A) Se ordena instalar un sistema de luces de advertencia de bajo nivel de combustible que proporcionaba una advertencia cuando la cantidad que haya en el tanque del fuselaje sea igual o inferior a 13 galones.

B) Verificar las tapas de llenado del tanque de combustible de alas.

C) Para reducir las limitaciones máximas de cantidad de combustible utilizable para fines de planificación de vuelo, instalar una nueva placa en el panel de instrumentos a la vista del piloto.

D) Instalación de tres medidores que proporcionan una lectura continua de las cantidades de combustible contenidas en el tanque del fuselaje y en cada uno de los tanques laterales. O un medidor único que proporciona una lectura continua de la cantidad contenida en el tanque del fuselaje y, tras la selección del interruptor por el piloto, proporcionará una lectura de la cantidad de combustible contenida en cada tanque de ala.

Aunque Ud. no lo crea.

 


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo