¡La historia se nos muestra con hitos de claridad en sus categóricos resultados! Hechos incontrovertibles que, por más que se quieran discutir, analizar o juzgar sobre el pensamiento y acción de aquellos hombres, no se podrá tergiversar la indestructible verdad: trascendieron al cambiar la realidad existente, iniciándola hacia un nuevo paradigma.

Es hacia finales del siglo XV, año de 1492, mismo del descubrimiento de América, cuando España lograba echar definitivamente de su península a los árabes bajo la alianza construida a través de la unión de Isabel la Católica y Fernando de Aragón. Tras ocho largos siglos, después de que los godos con sus guerras intestinas y a consecuencia de inmiscuir a los árabes en ellas, mostraron sus propias debilidades por las que luego estos los subyugarían.

La Venezuela que empezó a ser conquistada en 1498 con la llegada de Colón a las costas de Macuro, región nororiental del hoy provincial estado Sucre, vio su primera ciudad fundada en la isla de Cubagua justo en el año 1500. De allí a parir demostrados ciudadanos, con pensamiento libertario, amantes de la dignidad de la condición humana, fieles a su patria a la vez que a su libertaria identidad universal, hubo que esperar dos siglos y medio, cuando en 1750, el 28 de marzo, Sebastián Francisco de Miranda y Rodríguez fuera parido en Caracas. “Todo lo demás es historia», reza el lugar común que despeja este artículo para traernos otros dos siglos y medio más adelante, al aquí y al ahora, a nuestro tiempo en pleno siglo XXI.

Con profunda humildad y orgullo a la vez, exhorto a que asumamos todos los realmente ciudadanos el deber indeclinable de construir una Alianza Internacional por la Libertad en nuestra América. Apelo a ustedes conmovido por las escenas de una guerra diaria que se libra en nuestros territorios contra nuestra gente indefensa, por parte del narcoestado instaurado por fórmula del castrismo en mi patria venezolana. Lo hago gracias a este ”aliado de la libertad de expresión” que es el combativo diario El Nacional de Venezuela.

Llamo a los gobiernos democráticos de nuestra América para que entendamos, y atendamos, de una vez por todas, la vital importancia y extrema urgencia que los auténticos informes científico-sociales han mostrado y demostrado en mi país. La causa internacional de derrotar la tiranía que secuestra nuestra amada Venezuela es una causa internacional.  Detener, mas que una amenaza regional, la catastrófica calamidad humanitaria convertida en cáncer social que va anulando las fuerzas democráticas que intentan contenerlo,  antes de que sea demasiado tarde. Su poder corruptor y de disolución del tejido familiar ha ido estableciéndose en todo la subregión productora de cocaína, con intromisión ahora de definidos intereses de Rusia y del medio oriente, ahora haciendo foco en Venezuela, como desde hace muchos años perfilaron desde Cuba, Colombia, Nicaragua,y otros narco movimientos. Solo que ahora han logrado hacer metástasis a través del gran narcotráfico y el narco lavado mundial, con nuevas rutas y con ingentes recursos movilizados desde el otrora rico petroEstado venezolano.

!No era posible! se pensó. Miren como es hoy la realidad al ver convertida Venezuela en un hub internacional. Las Farc y ELN son narcos movimientos mundiales de un crimen de lesa humanidad en crecimiento exponencial. Miren como va mutando por todo el cuerpo de nuestra América, haciendo bases de negocios en México, Estados Unidos, Canadá y Europa. Con sus “aliados del mal” van pervirtiendo todos los rincones del planeta por donde se le permite moverse, aliándose con el terrorismo, trata de personas, o a quien necesiten a su paso. Hay que enfrentarlos ahora, o será mucho más costoso y más difícil luego.

La Alianza Internacional por la Libertad debe, y tiene que ser, un amplio movimiento de la sociedad mundial. Movimiento liberador de todo el continente americano y más. Movimiento que cambie paradigmas y haga historia digna de ser contada por los hijos, de los hijos, de nuestros nietos. Tal como jamás serán olvidados los líderes del ayer, tales como Washington, Jefferson, Miranda, Bolívar, Morelos, O’Higgins, Goncalves, Pedro, Belgrano, San Martin, Nariño, Santander, Artigas, y sigue la lista de inmortales de la historia de la libertad, así será con los que ahora asuman nuestro tiempo, ¡en el aquí  y ahora!

Presidentes de América: ¡a ustedes les ha tocado un tiempo vital necesario para ejercer el auténtico liderazgo liberador y transformador de la realidad. Si el Estado democrático, desde lo nacional y lo internacional, no actúa eficazmente contra este maligno enemigo será mas que evidente que no existe eficazmente, o se ha tornado cómplice por infiltración y dominación del crimen que lo secuestra para sus fines. Es  ahora presidentes demócratas del mundo. ¡América la alianza y la trascendencia es ya!

[email protected]

 

Loading...