El sábado, en la tarde y en la noche, hubo enfrentamientos otra vez entre los habitantes de Pueblo Llano, Mérida, y funcionarios de la GNB. Comisiones militares intentaron derribar una barricada que mantenía cerrado el paso hacia esta población desde el jueves pasado, cuando otras ciudades parameras cerraron el paso en la carretera Trasandina.

De acuerdo con vecinos de Pueblo Llano la GNB arremetió cerca de las 6:00 pm, a pesar de los esfuerzos de negociación que se habían realizado para evitar otra confrontación, pero este componente atacó con gases lacrimógenos y perdigones a los pobladores, ante lo cual los moradores reaccionaron con molestia ante el desmedido asedio de los militares que incluso usaron una tanqueta para agredirlos.

Varios testimonios dan cuenta de decenas de ancianos y niños asfixiados por los gases y muchas personas heridas con perdigones.

El párroco Fray Evencio denunció que la localidad estaba militarizada y corroboró que hay muchas personas asfixiadas y heridas por los ataques abusivos de la GNB.

El alcalde de Mérida, Carlos García, informó que los funcionarios “dejaron sin luz y atacaron sin piedad con bombas lacrimógenas” a los pobladores por lo que la turba enardecida de lugareños decidió correrlos del sitio.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!