muñecas danzantes
El migrante venezolano Yendri Pérez actúa con muñecas danzantes el 3 de agosto de 2023, en el municipio de Tapachula (México). Yesica y Catalina son dos muñecas danzantes que han acompañado a un grupo de venezolanos en su travesía por Sudamérica y Centroamérica, y en la frontera de México con Guatemala, donde usan su baile para sobrevivir en la ruta migratoria. EFE/Juan Manuel Blanco

Yesica y Catalina son dos muñecas danzantes que han acompañado a un grupo de venezolanos en su travesía por Suramérica y Centroamérica, y en la frontera de México con Guatemala, donde quienes las manejan usan su baile para sobrevivir en la ruta migratoria.

Para realizar esta danza, usan alrededor de unos ocho palos de manera y tubos de plástico que se amarran a los pies de Yendri Pérez y las dos muñecas que llevan alegría a sus compatriotas.

Este migrante suramericano, de unos 30 años de edad, era camillero en Venezuela, pero migró a Colombia y fue en ese país que empezó con esta actividad danzarina para subsistir y avanzar en su tránsito a los Estados Unidos.

“Nosotros venimos en una lucha porque queremos un mejor futuro y esto es lo que hacemos para seguir adelante y le da a uno motivación”, indica a EFE.

muñecas danzantes
EFE/Juan Manuel Blanco

El migrante recorrió al menos ocho países desde Venezuela a México con sus muñecas danzarinas que lo han acompañado en toda su travesía y llevan mensajes de fortaleza y esperanza a los migrantes que, como él, cruzan los países para llegar a Estados Unidos.

Wilson Farías González, otro compatriota venezolano, lleva una bocina para acompañar a las muñecas y ganarse un dinero para comprar sus alimentos y seguir su tránsito.

“Lo hacemos para que la gente se sienta orgullosa y sacarle ese rumor que lleva, la alegría y sonrisa que se siente. Yo trabajo en pintura y con Nicolás Maduro todo se fue a nada, nos tocó salir del país”, relata.

Estos migrantes y sus muñecas llevan un mes en su travesía desde Colombia hasta la frontera de México con Guatemala, donde ahora llevan su espectáculo a cientos de migrantes que están varados en Suchiate, además de algunos comercios y espacios públicos para ganar algo de dinero.

Al ver el espectáculo, la empresaria de Suchiate Dilma Barrios Escobar pide resolver la situación migratoria en los límites de México con Centroamérica, donde miles están en espera de una solución en sus trámites.

“Aquí el Instituto Nacional de Migración (INM) tiene que hacer su fuerza de trabajo para agilizar los trámites de los migrantes, yo sé que la Secretaría de Gobernación (Segob) puede hacer muchos vínculos, se está trabajando, pero se requiere mayor agilidad», indica la mujer.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!