José Miguel Vivanco sobre Venezuela
AFP

José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch, afirmó que la solución democrática al conflicto interno que vive Venezuela depende de factores que todavía no se han puesto sobre la mesa.

“Creo que las razones suficientemente poderosas y los debidos incentivos para alcanzar un acuerdo que permita el tránsito de la dictadura a la democracia en Venezuela dependen de factores que todavía no están sobre la mesa”, manifestó el experto en asuntos de América Latina en una entrevista concedida a La Gran Aldea.

Vivanco, aunque reconoció el acuerdo entre la presidencia interina de la República, el régimen de Nicolás Maduro y la Organización Panamericana de la Salud, consideró que este acercamiento no tendrá resultados ni beneficios para el país más allá de lo que se alcanzó.

“La dictadura distingue claramente entre emergencia humanitaria y acuerdos políticos que puedan sacarlos del poder. Mi impresión es que sienten temor de que una situación tan extrema pueda generar un problema de seguridad interna; y es por ello que, con un grado importante de pragmatismo, concluyeron aceptar esa ayuda en los términos y principios que exige las Naciones Unidas”, dijo.

Agregó que el régimen de Maduro ha dado reiteradas demostraciones de estar aferrado al poder y de querer perpetuarse en él.

Situación de DD HH, un desastre

El director de la División de las Américas de Human Rights Watch calificó de desastre la situación de derechos humanos en Venezuela. Expresó que la concentración de poder en manos de Maduro es total y que prácticamente, no quedan espacios de libertad en el país.

“El régimen es quien decide quién va preso o en qué condiciones hay liberaciones. Están cometiendo abusos masivos y sistemáticos, que van desde ejecuciones, torturas y detenciones arbitrarias, hasta la censura en los medios de comunicación. Es un desastre y una situación de una enorme frustración”, expuso.

Voluntad Popular en El Salvador

El experto criticó que haya asesores venezolanos, del partido Voluntad Popular, colaborando con el presidente salvadoreño Nayib Bukele, siendo víctimas del exilio al que los obligó el régimen venezolano.

“Está haciendo enormes esfuerzos por llevar a El Salvador de una democracia a una dictadura. ¿Cómo es posible y cómo se puede justificar que personas como Lester Toledo y el propio abogado Juan Carlos Gutiérrez ayuden a un líder populista que está desmantelando la institucionalidad salvadoreña? Eso es una enorme contradicción”, manifestó.

Vivanco consideró que este asesoramiento da la impresión de que hay un enorme doble estándar. Dijo que la situación requiere de una aclaratoria de Guaidó y de Leopoldo López, líder de Voluntad Popular, porque puede estar en juego la credibilidad de un sector importante de la oposición de Venezuela.

“Muchas veces en política se cae en la tentación de concluir que el enemigo de mi enemigo es mi amigo; pero no siempre es correcto. En este caso de El Salvador, el silencio de los máximos líderes de Voluntad Popular no es saludable. Cuando se lucha contra una dictadura como la de Maduro es fundamental mostrar a los ciudadanos y la opinión pública mundial, el contraste entre ese esquema de gobierno y los valores e ideales que representa la oposición”, añadió.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo