Foto: Referencial

Jean Jacques Muyembe, virólogo y secretario técnico del comité contra el ébola en la República Democrática del Congo, aseguró este martes que varios casos de la enfermedad confirman que se puede curar, gracias a un tratamiento.

Muyembe dio estas declaraciones en la ciudad de Goma, donde dos pacientes contagiados de ébola fueron hoy dados de alta.

«El ébola no es sinónimo de muerte. Es curable. Es cierto que es una enfermedad aterradora, pero hoy sabemos que existe un fármaco contra el ébola», dijo.

Reafirmó un anuncio que ayer hizo el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas del Instituto de Salud de Estados Unidos sobre la alta tasa de supervivencia que han demostrado dos de los cuatro fármacos usados desde noviembre de 2018 en un ensayo clínico aleatorio en la lucha contra este brote.

«Son los primeros medicamentos que, en un estudio científicamente sólido, han demostrado con claridad una disminución significativa en la mortalidad», aseguró el director de este centro, Anthony Fauci, en referencia a los fármacos mAb114 y REGN-EB3.

Estos dos medicamentos son ahora los únicos autorizados para tratar a los pacientes de ébola en el noreste del Congo Democrático. El análisis final de los datos se dará a finales de septiembre o a principios de octubre.

Hasta la fecha del 11 de agosto, este brote -el más mortífero en la historia del Congo- suma ya 2.831 casos, 1.892 muertes y 826 supervivientes, según los últimos datos del gobierno congoleño.

«Si el paciente llega pronto al centro de tratamiento, tiene muchas posibilidades de salir curado de él», añadió Muyembe, quien además instó a los dos nuevos supervivientes a que divulguen esa idea entre sus compatriotas.

Las personas que hoy fueron dadas de alta son la esposa y el hijo de un año del hombre que falleció a causa del ébola en Goma el pasado 31 de julio: un minero procedente de la región de Ituri y que se convirtió en el segundo caso positivo en esta gran urbe congoleña, de más de un millón de habitantes y fronteriza con Ruanda.

El virus del Ébola se transmite a través del contacto directo con la sangre y los fluidos corporales de personas contagiadas que ya manifiestan síntomas, y su tasa de mortalidad promedio ronda el 70%.