Foto: Cortesía

Colombia no caerá en las provocaciones del régimen de Nicolás Maduro, dijo la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez sobre los ejercicios militares de Venezuela.

«Sabemos que aquí lo que se quiere es hacer una provocación a Colombia. No se puede caer en provocaciones. No hemos sido nunca un país belicista», manifestó Ramírez.

La vicepresidenta llamó a los colombianos a «tener la serenidad del caso» porque el país sabe que tiene «una fuerza pública suficientemente equipada y capaz de atender amenazas».

Maduro declaró la semana pasada alerta naranja en la frontera que Venezuela comparte con Colombia. También ordenó realizar maniobras castrenses y desplegar misiles en esa franja desde hoy hasta el próximo 28 de septiembre.

Maduro argumentó que Colombia pretende generar un conflicto armado en la zona después de que autoridades de ese país denunciaron que les brinda protección en su territorio a grupos armados ilegales como la guerrilla.

«Colombia no será jamás un país agresor, y si llegáramos a ser agredidos, que Dios quiera que esa hipótesis jamás se produzca, pues, sabemos que también tendríamos no solamente nuestra capacidad de defensa, sino la reacción de nuestros aliados en la comunidad internacional», afirmó la vicepresidenta.

Activación del TIAR

Ramírez destacó que el gobierno colombiano trabaja para activar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca. Dijo que con ello esperan evitar cualquier tipo de acción criminal.  «Queremos evitar cualquier tipo de provocación militar, porque Colombia, no es, no ha sido y no será jamás un país agresor», afirmó.

La vicepresidenta reconoció que Colombia no debe descuidarse, porque los dos últimos gobiernos de Venezuela protegen al ELN y a las disidencias de las FARC, lo que supone un peligro para el país.

«Aquí no hay que bajar la guardia. Aquí sabemos que deliberadamente, desde Chávez, y especialmente con Maduro, han estado alimentando en Venezuela el terrorismo colombiano, el terrorismo internacional. Por supuesto, los grupos ilegales están de la mano del narcotráfico», puntualizó.