Por segundo año consecutivo Venezuela está en la sexta posición de la lista de las crisis más olvidadas del mundo, que encabezan países africanos. 

«Una combinación de crisis socioeconómica aguda y la falta de soluciones políticas llevaron al deterioro de las condiciones dentro de Venezuela en 2018 y a los movimientos de población a gran escala», indica el Consejo Noruego de Refugiados en su informe.

Aproximadamente 7 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en el país y casi 4 millones de venezolanos padecieron desnutrición en 2018, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, citada en el estudio.

«El juego político en Venezuela ha recibido mucha atención y muchos países se han interesado en cómo evoluciona. Sin embargo, los involucrados hasta ahora han mostrado poca voluntad de compromiso», agrega el documento.

La lista, elaborada por el Consejo Noruego de Refugiados,  recopiló 10 países en crisis en los que prevalece falta de voluntad política, de atención mediática y de apoyo económico.

Junto con Camerún, en la cima de esa lista anual se mantiene el conflicto en la República Democrática del Congo, que el año anterior ostentó el primer puesto, y el de la República Centroafricana. También repiten en el decálogo Etiopía (noveno puesto), Palestina (décimo) o Burundi (cuarto), mientras que otros como Sudán del Sur, Myanmar, el Yemen o Nigeria han salido.

Han entrado Ucrania, en una quinta posición por seguir «sin una solución real» en su sexto año de conflicto armado; Mali (séptimo lugar), por las tensiones suscitadas entre comunidades, y Libia (octavo puesto), donde una de cada diez personas necesitan asistencia humanitaria tras años de inestabilidad política.