El Vaticano recalcó la necesidad de que se encuentre una solución »justa y pacífica» a la crisis venezolana, al recibir su «número tres» a una delegación de ese país enviada por Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela.

La Santa Sede expresó su «profunda preocupación» y abogó por que «se encuentre urgentemente una solución para poder superar la crisis, en el respeto de los derechos humanos y buscando el bien de todos los habitantes del país, evitando un derramamiento de sangre», señaló en un comunicado el portavoz de la Santa Sede, Alessandro Gisotti.

Informó que la delegación venezolana fue recibida en la Secretaría de Estado, en concreto por el «número tres» en el organigrama de la Santa Sede, el también venezolano Edgar Peña Parra. 

«Ha sido reiterada la cercanía del Santo Padre y de la Santa Sede al pueblo venezolano, principalmente a aquellos que sufren», agregó el portavoz. 

La delegación, que será recibida por el vicepresidente del gobierno italiano, Matteo Salvini, está formada por Francisco Sucre, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional (cuyo presidente es Guaidó), Rodrigo Diamanti, su representante en Europa para la Ayuda Humanitaria, el diputado Gabriel Gallo y el ex alcalde de Caracas Antonio Ledezma.

La delegación venezolana ha sido enviada a Roma para tratar de lograr el reconocimiento de Italia, uno de los pocos países de la Unión Europea que no ha reconocido a Guaidó como presidente interino de Venezuela, tras negarse Nicolás Maduro a convocar nuevas elecciones presidenciales tras las cuestionadas de mayo de 2018.