fecundación in vitro
Foto: Embryofertility

Una universidad de Alabama, en Estados Unidos, suspendió temporalmente el miércoles los tratamientos de fecundación in vitro (FIV) después de que el Tribunal Supremo de este estado del sur dictaminara que los embriones congelados fuera del útero son «niños».

Hannah Echols, portavoz de la Universidad de Alabama en Birmingham (UAB), declaró que la institución educativa se encuentra «triste» por el impacto que la medida tendrá en los pacientes que buscan un tratamiento, según un comunicado a los medios.

«Pero debemos evaluar la posibilidad de que nuestros pacientes y nuestros médicos puedan ser procesados penalmente o enfrentar daños punitivos por seguir el estándar de atención para los tratamientos de FIV», afirmó Echols a AL.com.

La decisión de la universidad de suspender los procedimientos de FIV se produce pocos días después de un fallo de la Corte Suprema de Alabama en una demanda presentada contra una clínica de fertilidad, bajo la Ley de Muerte Injusta de un Menor de 1872 del estado.

La demanda fue presentada por tres parejas cuyos embriones congelados fueron destruidos por un paciente que «logró entrar» en una sala de criogenización donde estaban almacenados y accidentalmente dejó caer varios de ellos al suelo.

Un tribunal inferior dictaminó que los embriones congelados no podían considerarse «personas» o «niños» y desestimó la demanda por homicidio culposo.

Críticas de la Casa Blanca

Pero la Corte Suprema de Alabama, en un fallo de 7 votos a favor y 2 en contra el viernes, dictaminó que «la Ley de Muerte Injusta de un Menor se aplica a todos los niños no nacidos, sin limitación».

«Se aplica a todos los niños, nacidos y no nacidos», escribió el juez Jay Mitchell en una opinión salpicada de citas de la Biblia.

«El pueblo de Alabama ha declarado que la política pública de este estado es que la vida humana no nacida es sagrada», añadió Mitchell en referencia a la prohibición casi total del aborto en el estado conservador.

El fallo judicial generó críticas de la Casa Blanca y de la Asociación Nacional de Infertilidad (Resolve), que señaló que podría tener «consecuencias devastadoras» para las clínicas de fertilidad en el estado.

«Este nuevo marco legal puede hacer imposible ofrecer servicios como la FIV, un tratamiento médico estándar para la infertilidad», afirmó Resolve.

Alabama es uno de las dos docenas de estados que han prohibido o restringido el acceso al aborto tras el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos de 2022, que anuló el derecho constitucional al procedimiento.

La Asociación Médica del Estado de Alabama advirtió en un escrito al Tribunal Superior del estado que las clínicas de fertilidad corrían el riesgo de tener costos más altos o cerrar debido a «una mayor exposición a responsabilidad por homicidio culposo».


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!