Gabriela Cuevas, presidente de la Unión Interparlamentaria, exigió a Nicolás Maduro respetar los derechos humanos de los venezolanos y reiteró el llamado de enviar una comisión al país para dialogar con todos los sectores políticos y conocer de primera mano la situación.

Cuevas alegó que dicho pedido, realizado en 2018 y del cual no tuvo respuesta por parte del régimen madurista, se debe a las recientes amenazas que han recibido los legisladores Delsa Solórzano y Renzo Prieto, específicamente por parte del presidente de la Constituyente, Diosdado Cabello.

“Los hechos relatados nos ponen en alerta, debido al curso que han seguido acusaciones similares contra otros parlamentarios que, violando el derecho al debido proceso, han culminado en detenciones arbitrarias o en el inconstitucional despojo de la inmunidad parlamentaria”, señaló la presidente del organismo internacional que agrupa y ampara a los Parlamentos de todo el mundo.

Cuevas indicó que de permitir que una comisión liderada por ella visite Venezuela, esta tendrá como principal misión visitar a los parlamentarios detenidos, además de reunirse con sus abogados y familiares para constatar su situación.

La presidente de la UIP fue reiterativa en su exhorto a Maduro, con la finalidad de que impida que las amenazas de detención contra los diputados se lleven a cabo, puesto que, de lo contrario, solo profundizará aún más la crisis política en la que está sumido el país.

Tanto Solórzano como Prieto, ex preso político, denunciaron amenazas de muerte del gobierno chavista y haber sido acusados de planear el asesinato de los oficalistas Freddy Bernal y Valentín Santana.