Foto: EFE

Unidades terrestres del Ejército de Turquía, apoyadas por milicias sirias, entraron en el noreste de Siria como parte de su ofensiva contra las fuerzas kurdas.

La invasión se dio después de varias horas de bombardeos aéreos y artilleros, informó el Ministerio de Defensa de Turquía en Twitter.

“Nuestras heroicas Fuerzas Armadas turcas y el Ejército Nacional sirio empezaron la operación terrestre al este del Éufrates”, escribió el ministerio.

La cadena CNNTürk aseguró que la ofensiva terrestre se lanzó desde cuatro puntos, desde los municipios de Tel Abiad y el Ras al Ain, a unos 100 kilómetros al este.

El ministro del Interior, Süleyman Soylu, dijo que la operación Fuente de Paz, como se denominó a la ofensiva, no consiste en una guerra, sino en una legítima acción transfronteriza antiterrorista.

La invasión terrestre comenzó después de varias horas de intensos bombardeos tanto aéreos como de la artillería turca apostada en la frontera.

CNNTürk informó que los cazas turcos recorrieron una distancia de 30 kilómetros en territorio sirio, de acuerdo con la pretensión de Ankara de tomar el control de una franja de 32 kilómetros de ancho a lo largo de toda la frontera turcosiria entre el río Éufrates e Irak.

Este territorio, habitado en su mayor parte por la población kurda de Siria, está ahora bajo control de las milicias kurdas Unidades de Protección del Pueblo, que Ankara considera terroristas por sus vínculos con el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán, la guerrilla kurda de Turquía.

Las Unidades de Protección del Pueblo son las principales aliadas de Estados Unidos en su lucha contra el yihadista Estado Islámico.

Las regiones al oeste del Éufrates, hasta casi la costa mediterránea, ya están bajo dominio de tropas turcas debido a dos operaciones militares llevadas a cabo en 2016 y 2018.