El Tribunal Supremo de Justicia en el exilio se pronunció ante los señalamientos contra el ex magistrado Gonzalo Oliveros, quien es acusado de crear una red para estafar a migrantes venezolanos residenciados en Colombia.

“De manera firme y categórica condenamos cualquier acto ilegal, en especial, aquellos dirigidos a perjudicar, engañar y estafar a las familias venezolanas que está migrando en condiciones inhumanas”, reza parte de la misiva publicada en Twitter.

En la misma, el TSJ en el exilio aclara que Oliveros, aunque fue designado como uno de sus magistrados por la Asamblea Nacional, renunció formalmente poco después, por lo que sus acciones están completamente desligadas del órgano.

El tribunal venezolano con sede en Washington dijo que, con respecto al otro venezolano señalado por estafa, Gerardo Aponte, este nunca fue nombrado magistrado y que no tiene vínculo alguno con su figura.

El órgano manifestó su deseo de cooperar, en la medida de lo posible, con las autoridades colombianas para que los responsables sean juzgados acorde a la ley.

Una investigación de Panam Post, reveló las turbias negociaciones de Oliveros y Aponte, quienes en conjunto conformaron una ONG mediante la que estafaban a los venezolanos que acudían por sus servicios.