Foto: Archivo

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ordenó un incremento sustancial de las sanciones contra Irán.

La medida se hace luego de la polémica generada en los últimos días por un posible ataque de Teherán a refinerías sauditas.

«Acabo de instruir al secretario de Tesoro que incremente sustancialmente las sanciones contra el país de Irán», afirmó el mandatario en un mensaje en Twitter.

Trump no dio de inmediato más detalles sobre las sanciones adicionales y el Departamento del Tesoro tampoco ha informado sobre esas medidas, aunque se espera que lo haga en las próximas horas.

Delegados

El presidente envió al secretario de Estado, Mike Pompeo, a Arabia Saudita para coordinar la respuesta de su país a los ataques contra refinerías sauditas, que algunas fuentes vinculan a Irán, pese a que todavía se desconocen los resultados de la investigación saudita-estadounidense.

El general Joseph Dunford, jefe del Estado Mayor Conjunto de las fuerzas armadas estadounidenses, dijo a los periodistas que acompañan a Pompeo que un equipo de forenses militares de Estados Unidos ya se encuentra en los sitios de los ataques recolectando evidencias.

En la ciudad de Yeda, en Arabia Saudita, Pompeo se reunirá con el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salmán.

Ambos conversarán sobre los recientes ataques a las refinerías y coordinarán esfuerzos para contrarrestar la agresión en la región, indicó el Departamento de Estado.

Pompeo irá a los Emiratos Árabes Unidos, socio destacado de Arabia Saudita en conflicto del Yemen. Posteriormente, se reunirá con el príncipe heredero del emirato de Abu Dabi, Mohammed bin Zayed al Nahyan.

El bombardeo a las refinerías

El pasado sábado, dos refinerías de la petrolera estatal saudita Aramco, clave para el abastecimiento mundial de crudo, fueron atacadas con diez drones. En consecuencia, hubo  una reducción de cerca de 50% de la producción.

Trump ha evitado señalar definitivamente a Irán y solo dijo que «parece que sí» fue el país persa el que estuvo detrás del ataque.

En las últimas semanas, Trump había dejado clara su voluntad de encontrarse la semana que viene en Nueva York con el presidente iraní, Hasán Rohaní, pero este miércoles rebajó las expectativas al respecto, al afirmar: «Nunca descarté nada, pero prefiero no reunirme con él».