Trump agencia

El gobierno de Donald Trump está enviando a agentes de élite, quienes normalmente trabajan en la frontera mexicana, a grandes ciudades como Nueva York y Chicago. Esto forma parte de una gran operación secreta para arrestar a inmigrantes indocumentados.

Según informó este viernes The New York Times, que cita a dos funcionarios que conocen el operativo secreto, se espera que también se distribuya a esos agentes en San Francisco, Los Ángeles, Atlanta, Houston, Boston, Nueva Orleans, Detroit y Newark (Nueva Jersey).

Se trata, de acuerdo con el diario, del último movimiento del gobierno de Trump en su batalla contra las llamadas «ciudades santuario», lugares donde las autoridades locales se niegan a cooperar con las autoridades federales para encontrar y deportar a indocumentados.

Un portavoz de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza confirmó al Times que la agencia va a desplegar a 100 agentes para trabajar con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, la agencia que se encarga de capturar a inmigrantes dentro del país para su deportación.

El despliegue se hará desde febrero hasta mayo, partiendo de un correo electrónico interno visto por el periódico, que señala que entre los agentes habrá miembros de un grupo especial de la Patrulla Fronteriza conocido como Bortac.

Entrenamiento especial

Esas unidades tácticas, que operan en la frontera sur, se utilizan, por lo general, en operaciones de mucho riesgo contra personas violentas y grupos criminales y del narco.

Los agentes disponen de equipamiento y entrenamiento especial, además de preparación como francotiradores.

En las «ciudades santuario» su trabajo será apoyar a compañeros del ICE en las operaciones habituales.

Según este servicio, la medida se emplea en respuesta a las políticas adoptadas por estas zonas, pues están dificultando el trabajo de sus funcionarios.

El gobierno de Trump mantiene un duro enfrentamiento con ciudades como Nueva York por este asunto. En las últimas semanas ha tomado medidas para presionar a las autoridades a fin de que cooperen.

Para el ex jefe de la CBP, Gil Kerlikowske, la decisión de usar el Bortac es un «error notorio», pues estos agentes no están acostumbrados a trabajar en ciudades y pueden dar lugar a situaciones violentas.

«Si eres un jefe de policía y vas a hacer una detención por un delito relativamente menor, no envías a un equipo de Swat», dijo Kerlikowske al Times en referencia a las fuerzas especiales de la policía.