Donald Trump, presidente de Estados Unidos, descartó este jueves una negociación a corto plazo de su gobierno con Irán al asegurar que Teherán no está preparado para ello después de que el líder supremo iraní, Ali Jamenei, frenó los intentos japoneses de que hubiera un acercamiento entre ambos países.

«Aunque aprecio mucho que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, haya ido a Irán para reunirse con el ayatolá Ali Jamenei, personalmente siento que es demasiado pronto para pensar siquiera en llegar a un acuerdo. ¡Ellos no están preparados y nosotros tampoco!», escribió Trump en Twitter.

Al momento de la publicación del mensaje en la red social, Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, declaraba ante la prensa y acusaba a Irán de estar detrás de los presuntos ataques perpetrados este jueves contra dos cargueros en aguas del golfo de Omán; sin embargo, Trump no mencionó los ataques a los cargueros en su tuit, que parecía, más bien, una respuesta a las declaraciones de Jamenei.

Un comunicado de la oficina del líder supremo iraní indicó que Abe lo visitó este jueves y le dijo que quería enviar un mensaje de su parte a Trump.

«No considero a Trump como a una persona con la que merezca la pena intercambiar ningún mensaje y no tengo ninguna respuesta para él», le respondió Jamenei, de acuerdo con la información recibida.

«¿Qué sentido común permitiría una vez más las negociaciones con un Estado que ha desechado todo lo acordado?», preguntó Jamenei al recordar que Estados Unidos se retiró unilateralmente el año pasado del acuerdo nuclear de 2015, que había negociado con Irán y otras cinco potencias.

Durante su visita a Japón a finales de mayo, Trump se mostró dispuesto a dialogar con Irán para superar la tensión bilateral y abrió la puerta para que Abe tuviera una labor de mediación en esas gestiones.

Abe pasaba este jueves su segundo día en Teherán con ese objetivo, pero la respuesta de Jamenei parece haber llevado a Trump a cerrar la puerta a ese proceso.

La tensión con Irán ha repuntado desde que Estados Unidos decidió aumentar su despliegue militar en Oriente Medio, reforzar sus sanciones contra Teherán y designar a los guardianes de la revolución iraníes como grupo terrorista. Además, hubo un par de incidentes en el golfo Pérsico que despertaron la alarma este jueves, cuando dos barcos fueron atacados en el mar de Omán. Mientras que Estados Unidos responsabilizó a Irán de ese incidente, el ministro de Exteriores de este país, Mohamad Yavad Zarif, destacó que uno de los barcos tenía armador japonés y señaló que el suceso era por lo menos sospechoso debido a que coincide con la visita de Abe a Teherán.