El ministro de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago, Stuart Young, anunció este sábado que desde el próximo lunes, el gobierno caribeño arrancará su proceso de entrega de visados para los venezolanos que lo han solicitado para residir en dicho país. Young explicó a un grupo de periodistas que los visados serán entregados en la Embajada de Trinidad en Caracas, y que permitirán a los venezolanos trabajar y vivir legalmente en Trinidad y Tobago hasta un año.

El ministro enfatizó que los únicos venezolanos que el gobierno de la isla permitirá entrar al país serán aquellos que tengan su documento oficial y aquellos que no sean oficiales serán deportados.

El gobierno de Trinidad calcula que desde el pasado 31 de mayo 15.000 venezolanos se han registrado para obtener su visado, cuando las autoridades arrancaron el proceso de inscripción de 2 semanas en 3 localidades del país. De esos 15.000 venezolanos, al menos 2.000 personas fueron inscritas ese primer día, dijo en aquel entonces el ministro interino de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago, Fitzgerald Hinds.

El funcionario indicó que, no obstante, cientos más fueron rechazados por no contar con los documentos correspondientes y se les pidió que volvieran con toda la información necesaria.

El ministro detalló que una centena de ciudadanos venezolanos durmió en las aceras de las ciudades de San Fernando y Puerto España la noche anterior, para ser los primeros en ser atendidos durante el primer día de inscripción.

Medios locales reflejan la frustración de algunos connacionales que denunciaron que el proceso es lento y a veces frustrante. Muchos no pudieron imprimir el formulario de solicitud porque la página del gobierno en Internet se bloqueó en varias ocasiones, mientras que otros se quejaban de que los traductores que les atendieron tenían dificultades para entenderlos, lo que demoró el proceso de las entrevistas.

Los venezolanos han emigrado de su país desde que los partidos de la oposición expresaron su apoyo al gobierno de Estados Unidos, y algunos de sus aliados han exigido la salida de Nicolás Maduro del poder.

Young negó reportes periodísticos que afirman que presuntamente, aproximadamente 40.000 venezolanos –legales e ilegales– entraron al país debido al problema económico y político en Venezuela.

El funcionario dijo que luego se ofrecerán detalles de la cantidad oficial de venezolanos que se registraron, entre ellos, el número de hombres, mujeres y niños, así como el costo total del proceso.

El ministro agregó que el registro les ha provisto a las autoridades locales con información de inteligencia a aquellos que han estado vinculados a actividades ilícitas, incluso tráfico humano y prostitución.

Young aclaró que aunque a los migrantes venezolanos no se les garantizará acceso a educación, sí tendrán servicios médicos básicos gratuitos aunque tendrán que pagar otros procedimientos sanitarios.