El Tribunal Superior Electoral de Brasil recibió hasta el miércoles en la noche un total de 16 impugnaciones contra la candidatura presidencial del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, actualmente preso por corrupción, informaron fuentes oficiales.

Entre los que exigen que se vete la participación del líder socialista en las presidenciales del 7 de octubre, destacan la propia Fiscalía General de la República, el Ministerio Público Electoral y partidos políticos.

A pesar de que lidera con gran ventaja todas las encuestas de intención de voto para los comicios, Lula está virtualmente inhabilitado debido a que la legislación prohíbe las candidaturas de condenados en segunda instancia por tribunal colegiado, como es su caso.

La última palabra la tendrá el Tribunal Superior Electoral, que aún no se ha pronunciado sobre el asunto y tiene plazo hasta el 17 de septiembre, 20 días antes de la consulta.

Entretanto, 11 juristas y abogados europeos y latinoamericanos, entre ellos el ex juez español Baltasar Garzón, reclamaron en una carta dirigida al presidente de Brasil, Michel Temer; al canciller Aloysio Nunes; al ministro de Justicia, Torquato Jardim, y a los 11 magistrados del Supremo Tribunal Federal, que respeten la decisión del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre la candidatura presidencial de Lula.